Fútbol alemán

article title

Thorben Marx, adiós al berlinés más borusser

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Por Robbie Ruud | A sus 34 años, el mítico ex-jugador del Borussia Mönchengladbach anunció su retiro este 2015. Con un apellido famoso, y una cabellera en ocasiones casi platinada, dio lecciones de buen fútbol y sencillez. Thorben Marx dice adiós a su carrera como futbolista.

Marx en el mundo es sinónimo de un sinfín de postulados y cuestiones políticas, sociales y antropológicas. Si le incluimos por delante el nombre de “Thorben”, los significados cambian, y se transforman en fútbol, pasión, disciplina y modestia.

Thorben Marx se retiró el pasado curso junto a Daems, otro histórico del Borussia Mönchengladbach, sin embargo, este manuscrito le pertenece al volante germano. 

El volante alemán nacido en Berlín en 1980, fue testigo en su infancia de cómo el histórico muro de su ciudad, que dividía a su país, se venía abajo, y con el mismo, un cambio en el orden mundial.

Pero antes del hecho histórico de la reunificación alemana, con apenas 5 años, ingresó al Stern Marienfelde, donde dio sus primeros pasos rumbo al profesionalismo. Más tarde, y con un poco más de uso de razón, llegó en 1994 al Hertha Zehlendorf, un equipo del suburbio de Zehlendorf, al sur oeste de Berlín. Ahí se forjó bajo las órdenes de grandes entrenadores regionales Thomas Grunenberg, Gerd Pröger y Gino Ferrih. Cuando ascendió al primer equipo en 1996 con tan solo 15 años demostró su calidad excelsa para manejar y administrar el balón.

Del Hertha Zehlendorf salieron grandes jugadores para Alemania, de entre los que destacan los hermanos Niko y Robert Kovac, el “gran” Pierre Littbarski, el durísimo Carsten Ramelow, la “Zurda de Oro” Sejad Salihović y el polifuncional y velocísimo Christian Ziege.

Apenas dos años más tarde de su ingreso al primer equipo, Marx llamó la atención de los scouts del Hertha Berlin que miraban un día y de forma presencial el torneo regional al Hertha Zehlendorf en 1998. Optaron por terminar de liquidar su formación y prepararlo para el enorme reto de jugar en Bundesliga.

 

Tardó tres años para saltar al primer equipo del Hertha, donde debutó bajo las órdenes de Falko Götz, otrora gloria germana que vistió la camisa de clubes tanto del lado oeste como del este alemán.

Marx compartió la media berlinesa en el año de su debut con los legendarios Marcelinho, Sebastian Deisler y Pál Dardai (Ahora manager del Hertha). Con los capitalinos, Marx anotó 6 goles, se mandó 9 asistencias y jugó 79 partidos.

Con el Hertha, Marx logró sus únicos títulos profesional, la extinta Copa de la Liga de Alemania, llamada como tal: DFL-Ligapokal. Este torneo se jugaba siempre previo al arranque de la Bundesliga por medio de un sistema de eliminación directa, y la edición de 2002 fue para el Hertha. Participaron siempre los primeros cinco de la tabla de la última temporada de Bundesliga, más el campeón de la DFB Pokal para totalizar siempre seis participantes. Su última edición fue en 2007.

En 2002, Marx fue pieza fundamental de los berlineses, quienes ganaron 4-1 al Schalke en el Ruhrstadion de Bochum su segunda Copa de Liga de Alemania. Cuando Marx cumplió 24 años buscó tener más minutos, ya que la competencia fue dura en busca de un puesto en la media del Hertha: Basturk, Gilberto, Niko Kovac y un pujante Kevin Prince Boateng. Eso le llevó a Arminia Bielefeld, donde jugó 77 partidos, se anotó dos goles y brindó 5 asistencias.

El Borussia Mönchengladbach, que no lo venía haciendo bien en esos años (Segunda década de los 2000’s), pidió referencias a un exfutbolista: Oliver Kirch, compañero de Marx en el Bielefeld, para la contratación del volante del Arminia. Marx llegó a los Potros en la campaña 2009-2010, donde ahuecaron grandes maestros del medio campo como lo fueron el checo Tomas Galasek y el holandés Patrick Paauwe. A Marx se le encargó acompañar, aconsejar y ser referente para los jóvenes Jantschke, Neustädter, y por supuesto para el gran Marco Reus.

En el Gladbach, Marx jugó 99 partidos, anotó 3 goles y brindó 6 asistencias. Uno de sus goles más recordados fue ante el Bayern München, en 2012. El volante berlinés tuvo la responsabilidad de tirar un penal en un Allianz Arena copado, hogar del en ese entonces campeón de Europa. Marx no dejó intimidarse y anotó ante un Neuer que pensó que el cuero iba al centro. Ese partido terminó 1-1.

Por ser su club de retiro, y por haber sido el club donde más partidos de Bundesliga jugó, Marx se considera un borusser, sin dejar de lado su pasado en Hertha.

La competencia durísima nunca le ofreció ni una tan sola convocatoria a la selección germana absoluta en juegos oficiales. Sin embargo, sí fue convocado a la absoluta en juegos amistosos entre los años 2004 y 2006, jugando solo en dos cotejos, ante Austria y Turquía.

Entre amistosos U21 y  la fase de clasificación de la Euro U21 del año 2004, jugó 14 partidos, pero con poca fortuna, Marx no logró participar en la ronda final de dicho certamen, donde se consagró Italia.

Marx siempre se caracterizó por ser cubrir el balón muy bien, quizás su cualidad más destacada, y que le permitió formar parte del centro del campo de los equipos donde jugó 15 años ininterrumpidos la Bundesliga. Su estilo de juego era bastante honesto, no simulaba faltas, solo las sufría. También le gustaba tirar de larga distancia y pasar siempre en corto el esférico.

 


En toda su etapa con el Gladbach, no bajó del 70% de efectividad de pases, algo que siempre su último manager, Lucien Favre, se lo agradecerá. Sus debilidades: poca fuerza en el tacle, no ganaba muchos duelos aéreos, y si no le pasaban el balón, desaparecía de los partidos. Ese fue en resumen Marx de forma más precisa en el Borussia Park, donde lo despidieron en grande el pasado mes de mayo.

Para dimensionar la hazaña de Marx – de sostenerse 14 años SEGUIDOS en Bundesliga de los futbolistas nacidos en su año (1980) – solo hay dos nombres en Bundesliga que se le acercan: Roman Weindenfeller (13) y Clement Fritz (12), ni uno más.

“Es difícil decir adiós a la carrera de futbolista, pero es más difícil decir adiós definitivamente al fútbol”, dijo Marx, el día de su último juego con Borussia Mönchengladbach.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados