Se habla de:

Fútbol alemán

article title

Thomas Christiansen, entre contrastes y azares

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En este nuevo capítulo de la sección “Tú Eliges” les dimos a elegir entre futbolistas que acabaron como máximos goleadores en la Bundesliga en clubes que, en esta temporada, no militan en la primera categoría del fútbol germano. Competían Stefan Kuntz, Fredi Bobic, Klaus Allofs y Thomas Christiansen. Salió elegido el hispano-danés y en las próximas líneas les vamos a contar su curiosa historia.

Thomas Christiansen es hijo de padre danés y madre española. Nació en Hadsund, una localidad de unos 5.000 habitantes. ¿Qué tiene de particular ese lugar? Pues, pasaría desapercibido si no fuera porque los dos máximos goleadores de la 1.Bundesliga con nacionalidad danesa nacieron allí, con unos ocho meses de diferencia. Ebbe Sand y Thomas Christiansen comparten origen, premio y, por poco, año de nacimiento y cantidad de goles marcados. Sin embargo, mientras la carrera de Sand estuvo vinculada a tan solo dos clubes, el Brondby IF  y el Schalke 04, la del internacional español fue dando vueltas, pasando por varios equipos y países diferentes. No obstante, en los orígenes de Thomas no está el club de su localidad y sí en los inicios de Sand.

Pero, ¿cómo comenzó la historia de Thomas Christiansen en su segunda tierra, España? Llegó en 1991 a la cantera del FC Barcelona, siendo, con Óscar García, el jugador más jóven de la plantilla (18 años). Thomas compartió filial con gente como Guardiola, Sergi, Lluís Carreras, Maqueda o Carles Busquets. Futbolistas que, con los años, fueron haciéndose un nombre en el fútbol profesional y en la selección española. El primer año en ese Barça B no fue muy demasiado bien. Contó con poco más de 1.400 minutos de juego en Segunda División y aportó cuatro goles. El filial blaugrana acabó sexto aquel año, a cinco puntos de la promoción, aunque, claro está, no podían optar a ello por ser un equipo de cantera.

La explosión de Thomas llegó la temporada siguiente. En la 1992/93 compartió plantilla con otro danés, Ronnie Ekelund. Además, en la primera plantilla estaba Michael Laudrup. Era la temporada posterior a la primera Copa de Europa del FC Barcelona. Aquella temporada fue convocado por el primer equipo del Barça en competición europea, ante el Werder Bremen, entrando en el minuto 83 en sustitución de Julio Salinas. En la liga, sin embargo, pudo ir convocado tres días después, ante el Atlético Madrid, pero no disputó ni un minuto. ¿Por qué es importante este detalle? Hasta su aparición en Bremen y su convocatoria para el partido de liga frente al Atlético Madrid, Thomas Christiansen no había disputado ni un minuto con el primer equipo culé y eso no fue un impedimento para que, en enero, Javier Clemente le convocara para jugar con la selección española. En tres meses, la carrera del de Hadsund había cambiado: convocatoria absoluta con España, debut en la Copa de Europa y convocatoria en Primera División.

Christiansen debutó en la selección española absoluta sustituyendo al mismo jugador al que sustituyó un mes antes en su debut en Copa de Europa, Julio Salinas. Salió en el minuto 68 y tuvo tiempo para marcar el cuarto del partido y compartir cartel de goleadores con Cristóbal Parralo, Bakero, Begiristain y Aldana. Aquella goleada ante Lituania sirvió para clasificarse para el Mundial de Estados Unidos de 1994. No volvió a ir a una convocatoria hasta septiembre de 1994, en una victoria ante Chipre por 1-2, pero ahí ya no jugó. En aquella fase de grupos de clasificación para la Eurocopa de Dinamarca de 1996, que había sido campeona en 1992, fue rival de España, pero Clemente ya había dejado de contar con él y no pudo jugar ante su otro país. Fíjense lo prematuro que fue Thomas, que Sand, aquel que había nacido en el mismo pueblo que él, no llegó a debutar con Dinamarca hasta 1998.

Poca gente entendió que Javier Clemente convocara a Thomas Christiansen sin haber jugado aún un minuto con el primer equipo del FC Barcelona. Pero es que era el ‘Dream Team’ de Johan Cruyff, casi nada al aparato. Aquella temporada marcó 18 goles (14 con el Barça B y 4 en el Sporting Gijón, donde acabaría cedido). Aquella aparición temprana en la selección de Clemente y el estar en un equipo de ensueño de la época nada más asomar la cabeza, le perjudicó. Tras el paso por Asturias fue, de préstamo, los dos años siguientes, a Pamplona y Santander; luego, traspasado a Oviedo, Villarreal y Terrassa. En esos clubes su rendimiento no fue el de una estrella, pero cumplió marcando algunos goles. El problema es que había caído desde un Villarreal de Primera División a un club catalán de la 2ªB. Su carrera como futbolista estaba empezando a decaer y el recuerdo de su curioso debut con la selección de España sería lo que quedaría de él.

No fue hasta una década después de su aparición en el FC Barcelona y la selección española, cuando el nombre de Thomas Christiansen volvió a tomarse en serio. En la 2001-02, con Ebbe Sand jugando en el Schalke 04 ya desde un par de temporadas atrás, el español nacido en Dinamarca contribuyó, con 17 goles, al ascenso del VfL Bochum a la máxima categoría del fútbol alemán. Ese año, en la 1.Bundesliga, el Borussia Dortmund de Amoroso se proclamaba campeón. El Bochum consiguió la permanencia con tranquilidad al año siguiente, quedando en novena posición en la liga. Consiguieron victorias importantes en ciudades complicadas como Leverkusen y Kaiserslautern o empates en Hamburgo y Mönchengladbach. Resultados muy buenos que permitieron al club quedarse una temporada más.

En el duelo de Hadsund, entre Sand y Christiansen, en el global venció el minero, pero en lo que se refiere a actuaciones personales, Thomas fue el único de los dos que marcó un gol, concretamente en la vuelta, donde venció por 1-2 el Bochum al Schalke 04. Lo curioso de aquella temporada es que, quizás sea Thomas Christiansen el principal culpable de la permanencia de aquel equipo, puesto que fue máximo goledor de la temporada con 21 tantos, empatado con el brasileño Élber, campeón de la 1.Bundesliga en la 2002-03. El gran momento de su carrera profesional no le había llegado a Thomas en España, ni en su otro país, Dinamarca. Su mejor momento ocurrió en Alemania, con 29 años. Y es que su carrera no duró mucho más. Su gran temporada le valió para fichar por el Hannover 96 y allí jugó sus últimos tres años como futbolista profesional. En Hannover fue de más a menos por las lesiones. Fue operado de un tobillo y se rompió la tibia de la pierna derecha en dos ocasiones. Esa mala suerte obligó a anunciar su retirada con 33 años.

¿Qué es de Thomas Christiansen ahora? Hace dos temporadas inició su carrera en los banquillos como entrenador del AEK Larnaca de Chipre. Ahora dirige al APOEL Nicosia, club con el que está disputando la Europa League. Curioso, ¿no? La historia de un jugador que, de la nada, apareció en el panorama internacional por un polémica decisión prematura del seleccionador de turno. Porque en su palmarés consta La Liga de 1993 sin haber disputado un minuto y habiendo sido convocado tan solo un día. Un jugador que quedó tercero con España en un campeonato sub-21 un año después de haber debutado con la absoluta. Un Europeo sub-21 que ganó la Portugal de Rui Costa y Figo y en la que destacaron nombres como Vieri, Dugarry o Julen Guerrero. Allí, en Francia, compartió ese tercer puesto con su compañero Óscar García Junyent, los más jóvenes de aquel Barça B de 1991.

Así fue su historia, de promesa fugaz a criticado y olvidado. De la nada al estrellato en la última parte de su carrera. Dinamarca y España fueron los países que le vieron nacer como persona y como futbolista y Alemania el lugar donde cerró un círculo de manera exitosa y traumática a la vez. Así fue la historia de Thomas Christiansen, una historia de contrastes y azares.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados