España

article title

Thiago Alcántara, la solución de la roja

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Es por todos sabido que la selección española no es la misma desde el Mundial 2014. La cita brasileña hizo daño a los nuestros. Recibir una goleada ante Holanda y ser incapaces de vencer a Chile, pusieron de manifiesto el final de parte de la mejor generación de la historia de nuestro fútbol. Vimos como dos jugadores importantes dejaban la selección, Xavi Hernández y Xabi Alonso decidieron acabar su etapa como internacionales después de haberlo dado todo, se sentían vacíos de ambición y querían dar paso a una genial generación sub-21 que venía haciéndolo bien. Se habían llevado los dos últimos campeonatos europeos sub-21 (2011 y 2013).

Esa prolífica generación sub-21 tenía como principales nombres a Morata, Carvajal, Koke y Thiago Alcántara. De hecho el buen hacer de algunos de ellos en sus clubes les hizo merecedores de ir al Mundial de 2014 antes incluso de que llegara su momento, como fue el caso de Koke y Thiago. Todo sonaba perfecto para esos dos jugadores, eran jóvenes y tenían ganas de comerse el mundo. Pero todo cambio una vez Thiago Alcántara se rompió el ligamento anterior de su rodilla derecha, esa lesión le haría perderse el Mundial del país de su padre, Mazinho, por lesión. Esa baja significó un trastocó de lleno los padres de un Vicente Del Bosque que quería reinventar el equipo dándole la batuta del medio campo a Thiago.

A Del Bosque siempre le gustó reinventar la selección, aunque el sector más crítico con el seleccionador no lo recuerde. En el Mundial 2010 Del Bosque decidió apostar por un doble pivote formado por Xabi Alonso y un jovencísimo Sergio Busquets que sirvió para que esa selección se coronara en la cita de Sudáfrica. Aparte el mal estado de forma de Fernando Torres, que llegó tras lesión, hizo que Del Bosque decidiera apostar por un delantero centro y dos extremos, como el Barça de Guardiola, en lugar de la pareja Torres-Villa de la Eurocopa 2008. De cara a la Eurocopa de 2012 Vicente lo tuvo claro, apostar por un falso 9 como Cesc Fábregas sería una innovación y sorprendería al resto de rivales. Cesc era un mediocampista con llegada que de cara a portería, era un jugador muy móvil que servía como complemento perfecto a ese mediocampo de tantos quilates. En ese equipo, Jordi Alba asumió el hueco en el lateral izquierdo que dejó Joan Capdevilla, Arbeloa el hueco de Ramos en el lateral derecho y Ramos el de Puyol en el centro de la zaga. La conjugación de ese equipo fue perfecta y se demostró consiguiendo el título tras golear en la final a Italia.

Cuando estás en lo alto del éxito es difícil hacer autocrítica, pensar que hay cosas que dejarán de funcionar y cambiarlas. En el Mundial de Brasil 2014 se vislumbraba el comienzo del ocaso de Xavi Hernández como futbolista, era un jugador importante, pero le tocaba pasar más a un segundo plano y ceder su puesto a Thiago Alcántara. Desafortunadamente llegó esa dichosa lesión que impidió a Del Bosque comenzar con la transición en el mediocampo por lo que hubo que volver a ceder la batuta a un Xavi. El problema llegó cuando nos dimos cuenta de que ese Xavi no era el de los anteriores torneos, seguía siendo un gran pelotero, pero le faltaba esa chispa creativa que tantos goles generaba.

Tras esa cita de Brasil sin Xavi ni Xabi Alonso, España tuvo que dar paso a la siguiente generación, el equipo parecía preparado para ese cambio. Arriba se mantenía Diego Costa a pesar de no haber encajado de todo bien al equipo. Aparecían además dos nuevas opciones, Morata y Alcácer. El hueco de Alonso sería bien ocupado por Koke y el lateral derecho pasaría a ser de Dani Carvajal. Pero a esa equipo le faltaba el hombre llamado a asumir el hueco de Xavi Hernández, Thiago Alcántara el cual volvió a caer lesionado del ligamento.

Del Bosque no dejó de hacer pruebas buscando a un jugador que aportara esa fantasía que había perdido la selección, Isco Alarcón parecía el hombre idea para aportarla, pero quizá conociendo sus virtudes, aportaría más un poco más escorado a la banda como interior, al igual que le pasa a Koke Resurrección. El hueco creativo del medio campo, el del encargado de dar el último pase, pertenecía y aún sigue perteneciendo a Thiago Alcántara. Del Bosque lo sabe y lleva meses esperándole. Sabe que será importante en la cita del verano de 2016 y ahora parece que ya está de nuevo de vuelta.

Thiago Alcántara se ha recuperado de la lesión que le ha mantenido casi un año parado. Paradójicamente volvió a entrenar con el Bayern Munich a la par que se disputaba la última jornada de selecciones. Desde su vuelta, Thiago ha vuelto a ser un hombre importante para Guardiola, Alcántara fue una petición expresa del técnico para fichar por el Bayern y eso se nota. Lo pudimos comprobar en la tanda de penaltis ante el Bayer Leverkusen en los cuartos de la DFB Pokal alemana, en la cual se encargó de tirar el penalti definitivo. También lo vimos en Champions al darle la titularidad en los cuartos de final ante el Oporto, correspondiendo esa titularidad con un gol que dejó vivo al equipo en la ida de la eliminatoria. Y finalmente en la vuelta fue el encargado de dar el primer paso para la remontada del Bayern anotando el primer gol y cuajando un gran partido con asistencia incluida. Seguro que Vicente Del Bosque no se ha perdido detalle de la vuelta de Thaigo y piensa en él como la pieza que falta para completar su esquema de juego.

Pero ojo, como bien dijo Thiago Alcántara en una entrevista al diaro El País, él no es el nuevo Xavi, es un jugador diferente, un jugador rápido con la pelota en los pies, llegador, capaz de dar el último pase con una facilidad pasmosa, es el asistente perfecto. Es difícil compararlo con Hernández y más viendo el legado que deja el de Tarrasa, sin duda alguna, uno de los mejores centrocampistas de nuestra historia. Pero Thiago no tiene miedo a coger ese rol, no quiere comparaciones con nadie, él es el que es y está llamado a revolucionar el sistema de la selección española. La vuelta de Thiago a la selección daría lugar a un mediocampo casi de ensueño formado por Busquets, Koke, Isco y el propio Thiago. Un nuevo centro del campo que ayudaría a la selección española a recuperar las buenas sensaciones perdidas en el último verano. Si todo va según lo previsto, en junio comprobaremos si vuelve a España la magia de Thiago Alcántara y si por tanto, es el solucionador de problemas que tanto necesita Del Bosque.

Sobre si Thiago Alcántara es el solucionador de problemas de la selección debatimos en el último programa de Road To Euro 2016.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados