Se habla de:

NBA

article title

Tenemos que hablar, Kevin

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Tenemos que hablar, Kevin Durant. Tenemos que hablar muy seriamente de tu decisión y de las consecuencias de la misma. Kevin, ¿Golden State? ¿De verdad? Sé de sobra que tienes tus motivos y casi que hasta los puedo entender, pero no me pidas que comparta una postura que, siempre desde mi perspectiva, denota cierta cobardía. Cobardía y si me apuras, también ansiedad. Cuando (insisto siempre hablando en primera persona), para mí no procedía. No tras estos últimos playoffs y los movimientos recientes de los Thunder en el mercado.

Kevin, me pongo en la piel de los fans de Oklahoma y siento dolor. ¡Con lo bien que se movió la franquicia en la noche del draft! Se desprendieron de Serge Ibaka pensando en rodearte de la mejor manera posible. Un banquillo con puntos por fin. La llegada de Oladipo e Ilyasova hacía crecer la segunda unidad sobremanera. Y con Domantas Sabonis, además de al presente, se miraba al futuro. Supongo que para Serge aterrizar en Orlando no fue plato de buen gusto y creo que los directivos de los Thunder lo pasaron mal cuando decidieron prescindir de alguien que llevaba aportando tanto durante todos estos años. Pero lo llevaron a cabo. Solo con un motivo: que tú te sintieses arropado.

Kevin, ¿a los Warriors? Explícamelo, si eres tan amable. ¡Pero si hace nada los llevasteis al límite en una final de conferencia antológica! Solo un Klay Thompson en trance durante el Game 6 pudo privarnos de reeditar aquel duelo con LeBron James en unas finales. Kevin, ¿después de sufrir tanto tiempo a Scott Brooks abandonas la nave? Billy Donovan ha demostrado ser un coach de verdad. Sus trampas fueron capaces de desactivar los ajustes de Gregg Popovich y sus Spurs y de poner contra las cuerdas a Steve Kerr y los suyos. En un primer año… Y Kevin, ¿qué le has dicho a Russell Westbrook? Tu amigo, tu hermano. A ese que defendías por encima de todo y del que llegaste a decir que era el mejor base de la competición. Le has partido el corazón a un tipo que precisamente es todo corazón. A pesar de que además, por el contrario, has dado de comer a la bestia: si tuviera que apostar en este instante todo mi dinero, iría a la opción de Russ como MVP del próximo curso.

Compañeros el próximo curso | Getty Images

Compañeros el próximo curso | Getty Images

Kevin, ¿te acuerdas de cuando en 2010 renovaste con los Thunder? Twitter sí. Varios aficionados te preguntaron en la red social al respecto de lo que ibas a hacer en ese momento, y ante los cantos de sirena de por entonces unos Lakers campeones y de Heat, dijiste que lo sencillo sería ir a un equipo ganador. ¿Dónde te coloca eso ahora exactamente? ¿Dónde, hoy que eliges al conjunto que ha batido el registro histórico de los Bulls de Jordan en temporada regular para dejar el “73-9” como marca inalcanzable en mucho tiempo? Ya algunos hablan de que contigo eso quedará atrás. Habría que verlo…

Kevin, vas a configurar con Curry y Thompson el mejor perímetro jamás visto en una cancha de baloncesto, de eso no me cabe duda. Y junto con Green formaréis un “Big Four” de videojuego. Aunque te aviso, ya una vez vi a cuatro “hall of famers” vistiendo la misma camiseta, y el eco de su tortazo aún no se ha apagado, cuidado con eso. Y con la ansiedad. Mira, supongo que tienes prisa por ganar. Es lícito. Solo que cuando todavía no has cumplido los 28 años me resulta irritante. Sé que te has guardado la opción de rescindir en tu segundo año. Muy listo. Pero es otro motivo más para tacharte de temeroso. Y no pretendo que seas un temerario, solo valiente. Si querías dejar Oklahoma tal vez otras candidaturas hubieran sido más desafiantes. El juego también demanda conocer hasta dónde es capaz un jugador de condicionar una liga. Boston, por aquello del romanticismo, hubiera sido una gran decisión; franquicia histórica necesitada de un líder para asaltar de nuevo los cielos. O San Antonio. ¿No me digas que ser un soldado de Popovich no te atrae como profesional? Claro, que en tu balanza pesa más la inmediatez que cualquier reto. Como consuelo, yo que soy un declarado aficionado ‘spur’, tengo que agradecerte que con tu elección, Pau Gasol, nuestro Pau, esté más cerca de convertirse en un hombre de negro. Si vosotros tendréis el mejor perímetro del campeonato, en Texas serán testigos del mejor juego interior, al menos a nivel ofensivo.

El camino fácil, la elección de KD35 | Getty Images

El camino fácil, la elección de KD35 | Getty Images

Kevin, que me estoy enrollando. Y solo quería hacerte saber que no, que me resulta imposible alegrarme porque hayas puesto rumbo a la bahía de Oakland. Y que con ello me creas un conflicto interior irremediable. Te explico para ver si así entiendes mi desencanto: cuando eras la alternativa de LeBron, quería que lo destronases. Con el tiempo, él ha ido ganándose mi respeto. Y no tanto por su juego (que siempre he admirado, no deja de ser el jugador capaz de hacer más cosas en un parquet) como por sus decisiones. Por el coraje de volver y luchar contra los elementos. Tú, por contra, me haces esto. Nos haces esto a todos los aficionados a la NBA no seguidores de los Warriors. Dirás que ya él había ganado antes. De acuerdo, pero siempre fue la cabeza visible de cada plantilla de la que ha formado parte. Tú vas a ser compañero de Stephen Curry, no de Dwyane Wade (con todos mis respetos hacia “Flash”, dicho sea de paso, uno de mis favoritos). ¿Entiendes la diferencia?

Kevin, a punto de cerrar esta misiva, leo de reojo la carta de despedida por parte de los Thunder. Clayton I. Bennett y Sam Presti, lejos de atacarte, te dan las gracias por lo que hiciste por ellos, por Oklahoma. Tal vez algún día, con perspectiva, yo sea capaz de hacer lo mismo. Pero hoy no me sale. Hoy sin quererlo, estoy seguro, me has decepcionado un poco. Ojalá te vaya bien, pero sería de justicia que le fuese aún mejor a la franquicia que dejas huérfana.

Suerte, Kevin. Pero poca. Que ya la suerte la has buscado tú con tu decisión.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados