Polideportivo

article title

Teddy Riner: el emperador del tatami

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Mundial de Budapest ha sido el escenario elegido por Teddy Riner para volver a combatir después de pasarse un año sabático, puesto que no pisaba un tatami desde su oro olímpico en Rio de Janeiro.

El francés, nacido en el territorio de ultramar de Guadalupe es, con tan solo 28 años, el hombre con más títulos mundiales individuales en la historia del judo y, aparte del título, mantiene un par de rachas de imbatibilidad a cada cual más asombrosa.

Las últimas derrotas

Teddy Riner hizo su debut en categoría absoluta en la Copa del Mundo de Viena de 2006 con 17 años, acabó quinto y desde entonces sus derrotas se cuentan con los dedos de una mano. La última que sufrió se produjo el 13 de septiembre de 2010 en el Mundial en categoría Open de Tokio donde fue superado, por decisión no unánime de los tres jueces-árbitro, por el judoka local Daiki Kamikawa.

En su categoría, +100 kilos, su último tropiezo fue en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos Beijing 2008, derrotado por el uzbeko Abdullo Tangriev. Riner, beneficiado por el sistema de repescas, terminó siendo bronce.

Las rachas

Con unas derrotas tan alejadas en el tiempo Teddy Riner acumula cifras de escándalo en cuanto a victorias consecutivas: 134 entre todas las categorías y 148 en el peso pesado (+100 kilos). Pero Riner continúa lejos de la cifra que se considera como récord mundial de triunfos seguidos en judo. El japonés Yasuhiro Yamashita llegó a 203 victorias consecutivas entre octubre de 1977 y abril de 1985, fecha de su retirada con 28 años.

Año 2008

Con su medalla olímpica colgada del cuello Teddy Riner no tuvo ningún reparo en competir en el Mundial sub-20 de Bangkok donde ganó el título tras vencer todos sus combates por ippon, la llave que finaliza cualquier enfrentamiento. Riner cerró el año ganando en Levallois, la ciudad de su antiguo club porque en 2017 ha sido fichado por el PSG, su primer título mundial en categoría Open.

Año 2009

Comenzó ganando el torneo de París para ser el primer hombre que repetía título en su categoría, logró el oro en los Juegos del Mediterráneo en Pescara, quedó campeón Mundial en Rotterdam y terminó la temporada ayudando al Levallois Sporting Club a ser campeón de Francia y subcampeón de la Copa de Europa, el mejor resultado en la historia del club en la máxima competición continental hasta ese momento.

Año 2010

El año de su última derrota también le dejó con una espina que todavía tiene clavada, el Europeo por equipos, única competición en la que ha tomado parte y que jamás ha podido ganar (plata en 2010 y 2011 y bronce en 2014). En lo demás tuvo éxito ganando el Masters de Suwon, el Grand Slam de París, la Copa del Mundo de Lisboa y el Mundial del peso pesado en Tokio.

Año 2011

Es, y parece muy difícil que algún día pueda superarlo, su año más ocupado. Disputó 37 combates ganándolos todos y consiguiendo ocho títulos. Los más importantes fueron el Europeo, el Mundial y el cuarto triunfo consecutivo en el Grand Slam de París. Pero los más especiales son los que consiguió a nivel de selecciones (el Mundial por equipos que Francia solo había ganado en 1994) y a nivel de clubes: el título nacional y la ansiada primera Copa de Europa en la historia del Levallois. Cerró la temporada ganando el campeonato de Francia individual, competición que ha vencido en otras tres ocasiones (2008, 2014 y 2015).

Año 2012

El sueño olímpico redujo su programa de competición y antes de la cita de Londres solo participó en el Grand Slam de París y en la Copa del Mundo de Lisboa ganando ambas. Ya en los Juegos, su camino hacia el título fue mucho más difícil de lo esperado, nadie consiguió puntuarle pero todos sus combates superaron los cuatro minutos y medio (están previstos a cinco minutos), ganando dos de ellos por ippon.
2012, es junto a 2015, los únicos años donde Riner ganó todas las competiciones que disputó tanto individuales como por equipos.

Año 2013

Fue el año de lesión, un problema en el hombro que le respetó en la primera parte de la temporada –así pudo ganar el Grand Slam de París, el Europeo y el Mundial– pero que le mantuvo de baja más de siete meses.

Año 2014

Recuperado del hombro Riner ganó el Europeo y el Mundial individual y ayudó a Francia a lograr los bronces continental y mundial por equipos ganando todos sus combates menos uno (la final del Mundial ante el japonés Shichinohe) antes de los cinco minutos estipulados. La temporada la concluyó conquistando el campeonato de Francia y el Grand Prix de Jeju.

Año 2015

El debut anual de Riner se hizo esperar hasta mayo –nunca había tardato tanto– y le supuso la victoria en el Masters de Rabat. Con cuatro combates en la ciudad marroquí se presentó al Mundial de tres meses después donde volvió a salir campeón y concluyó el año con un calendario muy cargado ganando el Nacional y de los Grand Prix de Rouen y Qingdao.

Año 2016

La temporada camino de su segundo oro olímpico comenzó con una competición fácil, el Nacional de clubes, pero donde tuvo que disputar siete combates en un día que no bastaron a su club, el Levallois, para lograr el título.

Después, más títulos, el Grand Prix de Samsun, el Europeo y los Juegos Olímpicos donde tuvo, por primera vez en cinco años, tres combates seguidos que agotaron los cinco minutos.

Año 2017

El mayor paréntesis de su carrera (385 días sin competición oficial) y la reducción de los combates a cuatro minutos, no han acabado con la racha de Riner que, además, y por primera vez desde 2011, tuvo que disputar seis combates para hacerse con el título mundial.

Es verdad que en las rondas finales necesitó de la ‘prórroga’ (Golden Score, como se denomina en judo), tanto en semifinales como en  la final, pero también lo es que ningún rival ha sido capaz de puntuarle en sus últimos 28 combates en Mundiales de +100 kilos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados