Fútbol ex-soviético

article title

Talentosos argentinos tiñen de albiceleste San Petersburgo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Argentina, tierra de grandes talentos y futbolistas que maravillan al planeta fútbol. El último equipo en empaparse de la cultura albiceleste ha sido el Zenit de San Petersburgo, dirigido por Roberto Mancini y comandado por una manada de jugadores del país.

Cuando llegó Roberto Mancini al Zenit, todos pensábamos que el club de Petrogrado se llenaría de italianos broncos y curtidos en el fútbol de élite. Ni mucho menos ese fue el resultado. Leandro Paredes abrió la veda y, a partir de ahí, hasta cuatro compañeros de nacionalidad le acompañarían en la exótica aventura rusa. Sebastian Driussi guiado por Paredes al vestuario del Zenit, donde el centrocampista le enseñó una taquilla que, posteriormente, se convirtió en el lugar de encuentro de los cinco componentes, formando un grupo unido y familiar. No obstante, hasta el momento hemos podido observar que todos los jugadores se están desenvolviendo bien con el resto de compañeros, sintiéndose integrados desde el primer día. Emanuel Mammana, Emiliano Rigoni y Matías Kranevitter fueron los siguientes en dar comienzo una época argentina en San Petersburgo.

Desde el primer día, algunos de estos fichajes generaban -y generan- dudas, sobre todo el del ex Atlético, Matías Kranevitter, al que se le ve lejos del nivel del resto de compañeros. Pero vayamos por partes, ya que hacer una valoración global sería injusto, no es la misma adaptación la que puede tener Rigoni o el ex centrocampista del Sevilla, llegados a final del mercado de fichajes, que Driussi o Paredes, que recalaron en el conjunto de la llamada “Perla Báltica” en pretemporada.

El Zenit es un equipo que no solo destaca por su capacidad económica, sino también por los habituales problemas de disciplina en sus jugadores. Desde Aleksandr Kerzhakov, hasta Aleksandr Kokorin o Artem Dzyuba, el club azulón se ha visto obligado a hacer convivir en sus filas a estrellas nacionales e internacionales. Es por ello que, a algunos entrenadores, como André Villas-Boas o Mircea Lucescu, el vestuario se les ha descontrolado hasta perder el total dominio, de manera que éste se convirtió en una auténtica selva dominada por la ley del más fuerte. Ahí es donde entra en escena Roberto Mancini. El técnico transalpino llegó con dos objetivos: traer la paz y las victorias. Lo primero lo logró y, lo segundo, también. Pero Roberto sabía que, en un vestuario con tantas nacionalidades y donde un grupo de argentinos llega completamente nuevo el mismo año, podría tener problemas. Es por ello que, desde el primer día, se ha encargado de que los sudamericanos se sientan integrados en el equipo, de manera que en ningún momento se formasen diversos grupos enfrentados (argentinos contra rusos, por ejemplo). Esta es, hasta el momento, una de las claves del éxito.

Antes hablábamos de que no podemos valorarlos a todos por igual, y es que hasta el momento la repercusión de unos y otros está siendo completamente distinta. Sebastian Driussi, Emanuel Mammana y Leandro Paredes llegaron y se hicieron con un puesto en el once titular. El primero lo hizo a base de goles, y aunque su racha se frenó en seco, el “11” está demostrando tener calidad de sobra para despuntar en la élite europea. Velocidad, chispa y olfato goleador definen a un jugador que, hasta el momento, se está compenetrando muy bien con, justamente, el delantero que lo eclipsa, Aleksandr Kokorin, el ruso lleva ocho goles en 12 partidos, aunque este tema es mejor que lo tratemos otro día.

Mammana, central de 21 años, le costó al Zenit la friolera de €16M. Una apuesta arriesgada que, hasta el momento, está saliendo de lujo. El joven zaguero se ha convertido en un indiscutible en el esquema del técnico italiano, contundente atrás y con buena salida de balón, ha arrebatado a Ivanovic el título de indiscutible. Tanto con el ex del Chelsea como con Miha Mevlja forma una pareja formidable y sólida, superando con creces las dudas que generaban Neto y Lombaerts en temporadas anteriores. Ya en Lyon dejaba detalles de crack, y ahora en Rusia puede consolidarse como uno de los futuros grandes centrales de Europa. Seguro que Jürgen Klopp ya se ha fijado en él.

Los casos de Matías Kranevitter y Emiliano Rigoni van prácticamente de la mano. Ambos llegaron con la temporada más que empezada y, ambos, se encontraron con dos competidores que, cuando ficharon, no esperaban tener. El ex del Atlético quería ser titular, y Roberto Mancini le dio la oportunidad, pero el paso de las jornadas ha dado la razón a Daler Kuzyaev, centrocampista ruso de 24 años recién llegado del Akhmat Grozny. El bueno de Kuzyaev es un box to box y el complemento perfecto de Leandro Paredes. Cuando Daler no ha estado, el Zenit y Paredes han bajado sus prestaciones considerablemente, lo que ha provocado que Roberto Mancini haya tomado ya la decisión de que, si quiere jugar con dos en el medio, Kuzyaev tiene que ser uno de ellos. Emiliano Rigoni es un extremo veloz, con chispa y gol. El argentino anotó ante la Real Sociedad, pero hasta el momento solo anotó en Europa League, competición donde sí está encontrando minutos, ya que, en liga, Oleg Shatov, Dmitry Poloz y Aleksandr Erokhin se reparten los minutos, además de un Kokorin que también ha jugado de extremo para dar entrada a Artem Dzyuba.

Al que mejor le va, sin duda alguna, es a Leandro Paredes. Konstantin Sarsania, director deportivo del Zenit, comentó que Leandro, en un futuro, costaría más de €50M y sería un jugador fundamental. No estoy seguro del precio, y más tal y como está el mercado, pero a día de hoy Leandro Paredes es el jugador por donde pasa todo el fútbol del líder de la categoría. Tiene todo lo necesario para triunfar como centrocampista, una gran capacidad de pase en largo y una visión de juego y de los tiempos espectacular.

Veremos cómo avanza la vida de los argentinos en San Petersburgo, junto a un Roberto Mancini que sacará el máximo jugo de ellos, en una temporada donde el Zenit es uno de los grandes favoritos para ganar la Europa League, y donde en Sphera Sports estaremos muy atentos a su evolución.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados