Real Madrid

article title

Susto y pegada en una tarde plácida en Almería

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Christian DÍEZ – Ancelotti lo tenía claro, tras los partidos internacionales los partidos para el Real Madrid suelen ser dificultosos, por eso avisó a los suyos del peligro que podían correr en Almería. Campo complicado para el conjunto blanco, donde hasta la fecha había logrado sólo tres victorias en seis vistas, una leyenda negra que los jugadores merengues quisieron borrar con brochetazos de talento. Cinco, nada más y nada menos, pero con susto incluido, el que dio el hombre más en forma del equipo madridista, Cristiano Ronaldo, quien tuvo que abandonar el terreno de juego en el minuto ocho de la segunda parte, tras haber hecho sus deberes a los dos minutos de juego del primer tiempo, abriendo el marcador. Un golpe en el muslo izquierdo que parece que no es más que eso, un susto.

Tras un arranque arrollador, el Real Madrid acabó cediendo el pulso al Almería, que creció en intensidad en el tramo final de la primera mitad. Un Madrid que no encontró su mejor fútbol, pero que fue resolutivo como de costumbre. La genial pareja Xabi e Illarra demostraron que sólo un loco puede pensar que no se pueden complementar. Ambos funcionaron a la perfección en la medular, dando criterio al juego blanco en la salida del balón y en la circulación del mismo.

Isco, pese a su brillante asistencia a Cristiano en el primer tanto de la noche, tardó en aclimatarse al juego de su equipo. Tras una primera parte sin su luz, una genialidad encendió la chispa de su magia. Desde ahí su aptitud cambio, no fue el Isco de principio de temporada, pero se animó. Resultado de ello fue el cuarto tanto del equipo, justo tres minutos después de que Bale cerrara el circulo de la BBC (Benzema, Bale y Cristiano).

Con el resultado a favor, y con un equipo repleto de jóvenes talentos en la zona de ataque, todos buscaron su gol. Jesé, que había entrado al campo sustituyendo al omnipresente Cristiano Ronaldo, no tuvo su premio en forma de gol, pero sí de asistencia, la doble que generó en los tantos de Benzema e Isco. Mientras que Morata cerró la goleada con una vaselina perfecta tras un genial pase de Casemiro, la otra gran noticia del equipo madridista. El brasileño volvió a sentirse importante tras dos meses de ausencia. El ex del Sao Paulo dio muestras de su talento en los poco más de 15 minutos que estuvo sobre el césped. Una retahíla de pases en largo, de criterio en los movimientos, una asistencia y un disparo al palo son una perfecta ‘re-bienvenida’ para el joven paulista.

El Madrid venció en una tarde plácida, sin ornamentos ni florituras. Sin mostrar su mejor versión, pero con una pegada que le hace tener esa chispa que bien refleja el carácter de un equipo joven que necesita seguir madurando.

[Sigue la actualidad del Real Madrid en @RMSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados