Se habla de:

Multideporte

article title

Super Bowl XLIX, la previa de la final esperada

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

New England Patriots vs Seattle Seahawks, la final esperada. Así podríamos titular este año al mayor evento deportivo de los EEUU, y es que Seahawks y Patriots parecían destinados a disputarse el Lombardi. Tras un inicio de temporada algo titubeante de los dos equipos, ambos acabaron por ganar sus respectivas divisiones, así como sus conferencias. Podríamos entrar a valorar distintos factores como el bajo nivel de la AFC o las circunstancias que pudieron facilitar el seed 1 a los de Seattle, pero creo que pocos dudan de que, ahora mismo, son los mejores.

SEATTLE SEAHAWKS

 

Los de Pete Carroll son la definición de equipo y quizás también el modelo a copiar por parte de muchas de las franquicias de la liga. Estamos viendo como la mayoría de head coaches que se están contratando en los últimos años había sido anteriormente DC y eso no es casualidad sino causalidad. En una competición que parece diseñada para que triunfen equipos liderados por QB de élite, han aparecido estos Seahawks proponiendo la vuelta a los orígenes.

Este es un conjunto construido principalmente a base de draft y siempre desde la defensa. Una defensa montada a conciencia contra el juego de pase compuesta por jugadores espectaculares a los que han sabido sacarle el máximo rendimiento. Tienen una DL que mete mucha presión con Michael Bennett a la cabeza, al mejor CB de la liga como es Richard Sherman y un FS que cubre toda la zona profunda del campo llamado Earl Thomas. Y si a todo esto le sumas un tal Kam Chancellor, un SS que es una bestia física y que aprovecha esa cobertura para controlar la zona media, tienes una defensa impresionante.

Pero no sólo defendiendo puede ganar un equipo, y eso también lo han sabido gestionar a la perfección. Hace tres temporada los Seahawks seleccionaban en tercera ronda a Russell Wilson, y la adaptación del ataque a un juego basado en la read option les ha dado grandes resultados. El punto débil es el grupo de receptores, compuesto por jugadores como Kearse o Baldwin que no están entre los mejores de la liga.

Pero este ataque se basa sobre todo en un juego de carrera potente, y ahí entra la principal arma ofensiva del equipo, Marshawn Lynch. Es prácticamente imparable debido a que, pese a que su tamaño hace indicar que es un RB norte-sur, la mayoría de sus carreras las hace en zona. Es capaz de leer a la perfección las puertas que abre la OL, y eso a alguien con su potencia y velocidad lo convierte en una auténtica bestia.

NEW ENGLAND PATRIOTS

 

El equipo de Brady y Belichick. Es difícil imaginarse a estos Patriots sin ninguno de los dos, ambos llegaron a la franquicia en el año 2000 y desde entonces no han parado de hacer historia. En quince años han conseguido ganar su división doce veces, su conferencia otras seis y, lo más importante, tres superbowls. Si además consideramos que de los tres años que no llegaron a playoffs, dos de ellos no jugó Brady (suplente su primer año y lesionado todo el 2008), la gesta es aún más impresionante.

Cada principio de temporada los Patriots son uno de los favoritos casi por costumbre, aunque cuando ves sus elecciones del draft y su roster comienzas a dudarlo. Y es que, a pesar de tener a uno de los mejores QB de la historia como es Tom Brady, el ataque no parece nada del otro mundo. Un grupo de receptores formado por Amendola (casi siempre lesionado), Edelman o LaFell no da demasiada confianza, y menos aún cuando en el backfield tienes a Vereen, Gray o Ridley. Pero hay un jugador que les da algo distinto a los Patriots, y ese es Rob Gronkowski. Un TE demasiado grande para un safety y demasiado rápido para un linebacker, que hace a la vez de válvula de escape y de receptor estrella. Además, hay que destacar la aparición en los últimos partidos de un repudiado Legarrette Blount que está sorprendiendo a todos.

Pero si por algo se caracteriza el ataque de este equipo es por su versatilidad. De un partido a otro parecen equipos distintos. Y es que un partido puedes ver a Brady lanzando 10 pases a Edelman, a Gronko en el siguiente, y en otro acaba siendo Vereen el que más recepciones acapara. Además, hay encuentros en los que casi no pasan y se dedican a correr, y entonces más de lo mismo, porque puede ser cualquiera de sus RB el que haga 30 carreras. Todo eso es mérito de Belichick y de su OC McDaniels.

Si de algo ha carecido New England estos años es de una buena defensa. La contratación de Darrelle Revis y Brandon Bowner, sumados a la buena temporada de Devin McCourty como FS han mejorado de forma sustancial una desastrosa secundaria. Además, en el front seven tienen jugadores que pueden presionar bastante como Jones, Hightower, Ninkovich o Collins. El principal problema de esta defensa es el juego de carrera, aunque hasta ahora han sabido adaptarse a los rivales.

LAS CLAVES

 

  • Marshawn Lynch. El cómo pararlo va a ser la gran asignatura que van a tener los Patriots, y es que si centran demasiados jugadores en él pueden ver como Wilson sale corriendo desde el pocket o lanzando a zonas medias. Van a tener que dejar a un LB haciendo un spy al QB e intentar cerrar todas las puertas posibles a Lynch. ¿Podrán contener a la bestia?
  • Gronkowski vs Chancellor. La gran ventaja ofensiva de los unos contra la gran ventaja defensiva de los otros. Ambos son dueños de esa zona media del campo, y si hay un jugador en la liga con el físico suficiente para intentar parar a Gronko, ese es Chancellor. Puede ser uno de los duelos más espectaculares de la NFL.
  • Brady-Belichick. Se las saben todas y esta es la sexta vez que llegan a la SB. Si desde la banda tienen claro cómo meterle mano a la defensa de Seattle, Brady será el ejecutor. No sabemos qué inventarán esta vez, pero lo que es seguro es que algo tendrán pensado. Además, puede ser su última oportunidad de conseguir su cuarto Lombardi.

 

JUGADORES A SEGUIR

 

  • Seahawks: Marshawn Lynch (RB) y Kam Chancellor (FS)
  • Patriots: Rob Gronkowski (TE) y Vince Wilfork(NT)

 

PRONÓSTICO

Gana Seahawks. Creo que será un partido muy igualado, voy a apostar por ellos por la solidez de su defensa y su juego de carrera. Sin Belichick en la banda, daría muy favorito a Seattle, pero estos Patriots son capaces de cualquier cosa. La lógica me dice que gana Seattle pero a la vez que no me fie de Brady y compañía. Esperemos que el partido sea un espectáculo y que gane el mejor.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados