Valencia

article title

Sufrimiento y oxígeno con los octavos al fondo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Se acabó pidiendo la hora. Con los molares apisonados y comprimidos en clara señal de nerviosismo. A la lluvia y al fresquito sólo le faltó un desenlace tan encogido para compartir convulsiones. Pero se logró el objetivo que perseguía el Valencia desde que los futbolistas se vistieron de corto. Ganar. Pudo golear al Gent en una primera parte sustanciosa y nutritiva en cuanto a ocasiones, regaló el esférico y el protagonismo en la segunda y acabó cogiendo aire al final. Oxígeno del bueno. Del que rehúsa la contaminación. Ése que te hace sumar seis puntos y deja el pase a octavos a tiro de piedra.

Un golazo de espuela de Feghouli abrió la puerta a un vendaval blanquinegro. Alcácer, Parejo, Mustafi y Santi Mina, por dos veces, pudieron dejar al Gent con ganas de volver a Bélgica. Sin un fútbol lustroso pero tremendamente voraz el Valencia hurgó en la propuesta valiente del entrenador belga (1-3-5-2) para conseguir un ramillete de ocasiones clarísimas. Pero, de nuevo, la pegada fue el obstáculo que impidió llegar a la línea de meta sin moratones.

‘Sosó’ sigue en modo “renuévame a cualquier precio” y volvió a ser decisivo en un partido de Champions League. Como ya pasase en Lyon. Además del sensacional remate en el primer gol, ofreció fosforescencia en momentos tenebrosos. Trazó con escuadra y cartabón una asistencia a Rodrigo extraordinaria y cada vez que buscaba las cosquillas a su par, acababa por encontrárselas. Junto a André Gomes, que fue entonándose según subía la complejidad, es el único jugador que saca al Valencia del encefalograma plano en el que reside diariamente.

Me volvió a gustar Aderllan Santos. Un joven rascacielos con idoneidades balompédicas. Seguro en la anticipación, rápido y agresivo al corte volvió a formar una buena pareja con Shkodran Mustafi, el capitán velado de este Valencia. A pesar de un error grave al final, que casi lanza por la borda el triunfo, siguió su asentamiento como central de garantías. El siguiente paso será progresar adecuadamente ante un miura. El domingo en el Vicente Calderón tendrá la oportunidad de examinarse ante un grande de la Liga. Como Jaume Domènech. El caballero oscuro de Almenara lo volvió a hacer. Dejó en mera anécdota el error del central brasileño con una estirada felina. Ese despliegue flotante sirvió para que los de Nuno salvaguardasen la pequeña ventaja que tenían tras el gol de Mitrovic en propia puerta. Batman sigue defendiendo a su pueblo.

Me sorprendió gratamente el Gent. Un equipo trabajado que vive del discurso y alegato del balón. Con una propuesta atractiva que escudriña siempre la portería contraria. Le es indiferente a Hein Vanhaezebrouck el rival que tienen delante y el escenario que visitan. Siempre juegan de la misma manera desde que se hizo cargo del equipo en 2014. Y mal no le ha ido ya que ‘Los búfalos’ son el vigente campeón de la Júpiler Pro League.

La victoria deja a los de Nuno con un pie en octavos de final de la máxima competición continental. La próxima jornada será trascendental para el devenir del grupo. Un buen resultado en el Ghelamco Arena de Gante dejaría prácticamente al Valencia entre los 16 mejores equipos del continente. Y eso sí sería respirar aire puro.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados