Se habla de:

Athletic

article title

Sucesiones en el fútbol

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En el fútbol como en la muchas cosas hay sucesiones. personas que recogen el relevo de otras para ser el líder o la persona que debe realizar una tarea.  Estos son algunos casos:

 

Zarra y Artetxe

Zarra, el otro ‘Pichichi‘ del Athletic de Bilbao. En sus comienzos en clubes como el Asúa, se le apodaba ‘Telmito, el miedoso‘. En palabras del propio Zarra “era muy precavido”. Su primer contrato fue con el Eradio que jugaba en Segunda División. Su punto de inflexión fue en un partido entre futbolistas vizcaínos y guipuzcoanos. Siete de los nueve tantos de la Seleccion de Vizcaya, fueron obra suya. En ese momento el Athletic buscaba rehacer su equipo, disuelto por el caos ocasionado en la Guerra Civil. Se fijaron en este futbolista y en la 1940-41, lo incorporaron a su club. Ocho encuentros y dos goles en su primera campaña. Finalizaría una trayectoria con el club bilbaíno de quince campañas en los que tuvo disputó algo más 310 partidos y marcando aproximadamente 300 goles. Fue además, como no, internacional con la Selección, casualmente una cifra redonda tanto en goles como encuentros,20. Conocido es por ser el goleador de la victoria ante Inglaterra por uno a cero. Fue durante el Mundial de Brasil de 1950. Entre sus títulos indivuales y colectivos está el ser máximo goleador de la Liga en seis ocasiones, conseguir el título liguero en una ocasión, campeón de la Copa del Generalísimo en cinco ocasiones además de una vez la de Duarte.

Durante cinco años tuvo de compañero y aprendiz a otro futbolista que pertenecería también a la leyenda del club de Lezama. José Luis Artetxe. Llegó en 1950 tras disputar dos temporadas en el CD Mungia y una en el equipo de su ciudad, Getxo. Casualmente las mejores campañas de este futbolista en cuanto a goles fueron la última campaña del máximo goleador en la historia del Athletic como es Zarra y la primera sin él. 16 y 15 tantos respectivamente. Dos temporadas después (1957-58) volvió a tener dobles digitos, siendo goleador en 14 ocasiones, como ya tuvo también las tuvo en la 53-54 pero con tan ‘solo’ 10 tantos. La sombra de Telmo Zarra era muy alargada.A pesar de ello, fue imprescindible en prácticamente todas y cada una de las quince campañas que vistió la camiseta rojiblanca. Aparte de la Copa Duarte y Generalísimo que ganó junto a su mentor, consiguió además dos más de la segunda y una Liga, que le valió para jugar la recién creada Copa de Europa.

 

Di Stefano y Ramón Grosso

Hablar de la ‘Saeta‘ es repetir lo que todo el mundo sabemos. Vino del equipo colombiano Millonarios, aunque hubo un conflicto federativo entre cuatro partes. Barcelona y Real Madrid habían negociado con Millonarios y River respectivamente. Aunque FIFA propuso una solución, ésta no gustó al conjunto blaugrana y finalmente el equipo blanco compró los derechos que había obtenido el club catalán. El resto de la historia deportiva ya es sabida por todos. Un futbolista ‘todocampista‘ llegaba al fútbol español, un futbolista que no tenía una posición clara, subia y bajaba como el que más. Once campañas defendiendo la camiseta madridista. Hasta que en 1964 unas desaveniencias deportivas con Santiago Bernabéu le hacen salir del club. Su destino el Espanyol de Barcelona. Dos años en los que coincide con Kubala, éste siendo su entrenador en su primera campaña durante 30 jornadas.

La última temporada que estuvo el hispano-argentino, en el mes de mayo, había vuelto un futbolista que había sido prestado al Atlético de Madrid. Casualmente un futbolista del que se veía en ese momento que en el futuro, fuera un gran futbolista (13 goles en 15 partidos en el ‘B’ merengue, entonces denominado Plus Ultra y el año anterior, 71 goles con el Madrid Amateur). Ese es Ramón Grosso. Se le cede hasta final de Liga con la condición de no poder jugar ante el club blanco ni disputar la Copa. De hecho vuelve a su club para disputar ésta con su club de propiedad, y se viste el ‘9‘ de Di Stefano. Debuta, anecdóticamente, ante el equipo al que había sido cedido. Su carrera es meteórica en el equipo merengue y, aunque se le recuerda como ‘El salvador del Atlético‘ ya que durante su época de prestamo mejoró y mucho la posición en el equipo rojiblanco, durante las doce campañas y media en el Real Madrid perteneció al Real Madrid ‘ye-ye’ consiguió innumerables títulos: siete Ligas, la Copa de Europa y tres del Generalísimo. Fue entrenador durante dos etapas del equipo ‘B’ del Real Madrid, además de una jornada en el senior merengue. Un empate ante el Oviedo en la 1990-91.

Ramón Grosso

Carmelo Cedrún e Iribar

Carmelo posiblemente para el gran público no sea un nombre muy conocido. Sin embargo antes del meteórico ascenso de Iríbar, durante doce de las trece temporadas en el Athletic, fue el portero titular de un equipo que consiguió tres Copas del Generalísimo y una Liga. Fue integrante del primer equipo bilbaíno que disputó la tercera edición de la Copa de Europa. Además disputó 14 partidos con la camiseta de la Selección y encajó en ellos 20 dianas. Casualmente fue compañero de Di Stefano en el Espanyol durante las dos campañas que el delantero estuvo en el equipo blanquiazul, ya que a mitad de la campaña 63-64 salió en dirección al conjunto catalán. Permaneció allí dos temporadas más que el goleador. Posteriormente fue durante ocho temporadas míster de equipos como el Logroñés, Cultural Leonesa, Celta de Vigo (tres temporadas), Murcia (dos campañas) y Barakaldo. No tuvo mucha suerte ya que solo vivió un ascenso, eso sí a Primera con el club vigués por cinco descensos.

 

En lo que respecta a Iríbar, es posiblemente de los mejores porteros que ha habido en el panorama nacional. Rápido, sobrio y con una gran calidad en los balones en alto, pasó en dos años de ocupar la portería del Basconia en Segunda División a todo un grande como el Athletic. En cuanto a títulos no consiguió una Liga como si el anterior y sí dos títulos del Generalísimo, pero fue ‘Zamora’ siendo solo goleado en veinte ocasiones durante los treinta partidos que disputó en la temporada 1969-70. Durante sus casi veinte años defendiendo la portería de Lezama fue considerado un mito por sus actuaciones y por ser un futbolista que a pesar de ocupar los tres palos, podría considerársele un mito a la altura de Telmo Zarra. Nacido en Zarauz, el ‘Txopo‘ se podría considerar el mejor portero español de las décadas 60 y 70. Su sucesor generacional es otro gran portero vasco, Arconada.

 

Butragueño y Raúl 

Emilio Butragueño. Pocas veces una persona es considerada el creador de una forma, de un estilo… pero de una época. El madrileño tuvo tal repercusión que Julio César Iglesias nombro a un conjunto de jugadores liderados con el apodo de ‘La Quinta del Buitre‘. Con 20 años ascendió del segundo equipo, el Castilla para jugar en el Primer equipo. Es en ese Real Madrid, el de 1983, con futbolistas experimentados y de renombre el que convierte en ‘su’ equipo. El Real Madrid de la ‘Quinta’. Casualmente fue otro mito merengue el que le dio la oportunidad. No fue otro que Alfredo Di Stefano. Su debut ante el Cádiz marcando dos goles en la victoria por dos a tres fue el comienzo de una meteórica trayectoria, solo acortada por la llegada de otro mágico jugador en la temporada 94-95. La temporada siguiente a su debut, comienza una larga temporada de once años en los que durante diez de eños consiguen al menos un título. Dos Copas de la UEFA seguidas, Cinco Ligas consecutivas (conseguiría una más en su última campaña, 1994-95) cuatro Supercopas, dos Copas del Rey,  una Copa de la Liga. Aun se recuerda su jugada pegado a la línea de fondo regateando a varios contrarios del club gaditano y sorprendentemente empujando el balón dentro de la portería; o los cuatro goles endosados a Dinamarca, remontando un resultado inverso en el Mundial de México.

Raúl ha sido, exceptuando dos temporadas el portador del ‘7‘ merengue. Desde la 1994-95 en la que casualmente otro argentino, Jorge Valdano, le dio la oportunidad hasta 2009 ha sido santo y seña de la delantera blanca. Futbolista trabajador, todoterreno, el primero que estaba para atacar y el primero para defender, que defendió la camiseta merengue (aunque fue formado en el Atlético de Madrid) como el que más. ‘Pichichi‘ en dos ocasiones a pesar de ser un goleador incansable durante toda su trayectoria. Un futbolista que con tan solo 17 años fue convocado por primera vez para el Real Madrid, con 19 comenzaba su andadura en la Selección Española y con 20 era participe de la plantilla que devolvía al conjunto de Chamartín la Copa de Europa 32 años después. Campeón de Liga seis veces, cuatro de la Supercopa, tres de la Copa de Europa, dos de la Intercontinental. El único título a nivel nacional que le faltó por conseguir es la Copa del Rey. Sin embargo y a pesar de no ser parte de los grandes éxitos de la Selección, es considerado y con razón uno de los mejores futbolistas españoles de la historia. Jugó dos temporadas en el Schalke donde fue despedido como un ‘héroe‘.

Guardiola y Xavi

Si Butragueño y Raúl es la continuación en el club blanco, estos dos lo son en el máximo rival. Además es con la intención de continuar una forma de jugar. El juego del toque. Rexach cuenta como le dio Johann Cruyff la opción de entrenar en el primer equipo procedente de los juveniles y le hizo debutar ante el Cádiz, como hizo el ‘Buitre’. También con victoria por dos tantos a cero. Jugaría tres jornadas más con el primer equipo y a partir de la siguiente  en 1991 formaría parte de la plantilla del primer equipo hasta su salida en 2001, aunque disputó varias con el ‘b.’ en su primera al completo con el ‘senior’. Perteneció a la plantilla que ganaría la primera Copa de Europa para el conjunto catalán, así como ser participe de la Selección Española que ganó la medalla Olímpica en 1992, en Barcelona así como seis Ligas, cuatro Supercopas, dos Supercopas de Europa, dos Copas del Rey y una Recopa. Se le reconoce que como futbolista tenía el campo en la cabeza y una facilidad de juego que pocas veces se había visto además de estar constantemente hablando a sus compañeros en el campo, un entrenador-futbolista en toda regla. Salió para jugar en Italia jugando en el Brescia y la Roma. En este periplo italiano fue compañero de entre otros futbolistas Andrea Pirlo, Totti, Roberto Baggio o Luca Toni entre otros.

Xavi es otro caso de futbolista que casi con toda seguridad acabará de míster. Un futbolista que hace conducir el balón y ser el metrónomo del juego en el campo. Debutó gracias a otro holandés, Van Gaal. En un partido de Supercopa que el equipo catalán perdería por dos a uno ante el Mallorca, sin embargo eso no le impidió para que su segundo partido fuera un partido de Champions en Old Trafford, ante el Manchester United; este acabado en empate.La campaña de su debut en la 1998-99 tuvo doble valor ya que consiguió la Liga con el primer equipo y la copa del Mundo sub 20 con futbolistas como estaban Iker Casillas, Aranzubia, Orbaiz, Gabri, Yeste, Barkero, Aganzo…entre otros dirigidos por Iñaki Sáez. Casualmente la lesión de Guardiola la temporada siguiente le aupó a tener plaza en el once, fortaleciendose ya como titular en la salida del de Santpedor. Anecdóticamente otro neerlandés, Frank Rijkaard tuvo poca confianza inicialmente en el ‘6’ blaugrana algo que hizo que no tuviera la importancia, inicialmente, que si tuvo en temporadas anteriores. Pero esa escasa confianza duró poco, ya que Xavi pudo demostrar que era imprescindible y ayudó a que el holandés fuera posteriormente campeón de Europa. A partir de ahí gracias a las actuaciones del de Terrasa, el Barcelona volvió a tener unas campañas llenas de títulos. Eso unido a la importancia que le dio Luis Aragonés en la Selección, continuada por Del Bosque le hace junto a Iniesta, el bastión principal de una forma de jugar que hace que el fútbol español sea envidiado en el Mundo. Dos Eurocopas y un Mundial, todo ello conseguido consecutivamente, dan razón de ello. En el Barcelona, ocho Ligas,cinco Supercopas de España, cuatro Copas de Europa, tres Copas del Rey y dos copas del Mundial de Clubes, han sido conseguidas con Xavi siendo participe y en la mayoría parte importante y varias de ellas con su antecesor como su entrenador.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados