Fútbol inglés

article title

Sterling: las altas aspiraciones que podrían marcar su destino

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Destacar en el mundo del fútbol parece una tarea complicada sólo reservada para las grandes estrellas que, por nivel técnico y deportivo, marcan la diferencia como pocos. Futbolistas que son determinantes, que desequilibran partidos a favor de los suyos y que se llevan, claro está, grandes titulares mediáticos.

El fútbol actual vive un mayor nivel competitivo. Los futbolistas son atletas, preparados física y deportivamente para el más alto nivel, y evidentemente, las jóvenes perlas, cada vez más, aparecen con mayor frecuencia que hace unas décadas. Es por ello que ya es casi habitual ver jugadores jóvenes (muchos de ellos que no llegan a la veintena) disputando partidos de primer nivel.

Uno de esos casos de jóvenes perlas que explotan y se mantienen en la élite ha sido, en las dos últimas temporadas, el del inglés Raheem Sterling, joven futbolista del Liverpool que ha conseguido adaptarse a la primera plantilla de Anfield y alcanzar el estatus de estrella e ídolo del club inglés.

Durante la temporada 2013/14 sufrió su explosión mediática. Con minutos durante la pretemporada, en verano, fue ascendiendo en el porcentaje de minutos, y su calidad fue apareciendo de forma progresiva hasta convertirle en una de las piezas claves de Brendan Rodgers. Tras la marcha de Luis Suárez, el club le otorgaría más galones. Querían que fuera uno de sus estandartes, una de las referencias del club, y así encaraba su segunda temporada en la élite inglesa.

Sin embargo, parece que Anfield se le queda pequeño. Dos años sin títulos, quedando incluso esta temporada fuera de la UEFA Champions League (jugarán Europa League) ha hecho que el jugador haya tomado la delicada decisión de abandonar, a sus 20 años, el Liverpool. Oficialmente, las posturas no se conocen, pero la prensa inglesa (antes incluso de acabar la Premier League 2014/15) aseguró que Sterling ha decidido dejar el equipo este verano, y que así se lo comunicó al técnico Brendan Rodgers.

La noticia corrió como la pólvora y la postura de la afición fue rotunda, por ejemplo, en el último partido liguero, en el Britannia Stadium. Sterling, sonando a castigo por su rebeldía, fue suplente, y durante el rondo de suplentes las imágenes de los aficionados visitantes en Stoke On Trent dejó el contraplano del jugador sobre el césped y, al fondo, sus aficionados dedicándole todo tipo de gestos despectivos, a modo de ofensa por su decisión.

Calidad tiene de sobra, pero lo cierto es que es una decisión delicada. Ha sufrido una evolución gigantesca en apenas dos años. De ser una perla de la cantera del Liverpool a ser considerado uno de los mejores jugadores del mundo, disputando incluso la pasada edición del mundial de Brasil, en 2014. Dos años que, parece ser, ya le han servido de mucho para no seguir en la ciudad de the Beatles y aspirar, así, a otros retos.

Muchos aseguran que su entorno no le beneficia, y que son sus representantes los que le habrían presionado para tomar una decisión así cuando, realmente, tan sólo tiene 20 años. Toda una carrera deportiva por delante. Y el Liverpool ha hecho todo lo posible por retenerle, pero la postura de los representantes ha sido rotunda, afirmando incluso que “ni por 900.000 libras semanales renovaría“.

Sterling siempre ha destacado por su gran personalidad. En su debut, con sólo 18 años, ya dejaba claro que le sobraba desparpajo, que no se cortaba ante las presiones, e incluso fuera de los terrenos de juego ha mostrado una vida alejada de los cánones.

Es por ello que no es de extrañar que haya decidido dejar el Liverpool, club que le ha dado la gran oportunida de su vida, con toda una carrera por delante y con la posibilidad de triunfar en otros clubes, pero también con un porcentaje real de ver cómo su carrera se queda estancada. Ahora, falta por conocer si acaba saliendo, el destino y tocará, entonces, seguir de cerca si sigue progresando o, como muchos temen, queda en el olvido.

Sterling, cuando los entornos meten mano a las carreras deportivas de los jóvenes valores del fútbol.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados