Firmas

article title

‘SpettacolAru’ y Quintana se asegura el Giro

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZ – La dura, larga y emocionante cronoescalada al Monte Grappa ha podido suponer el nacimiento de una estrella y la consolidación de otra. Más de una hora de esfuerzo extremo sobre la bicicleta, en tierra de disputas bélicas en la I Guerra Mundial y duelos ciclistas como el recordado entre Merckx y Fuente en el inolvidable Giro de 1974, marcada por dos nombres propios: Nairo Quintana y Fabio Aru

Los cerca de 20 kilómetros de ascensión a la cima dolomítica, precedidos por los siete de llano desde Bassano del Grappa, confirmaron a Nairo Quintana como el más fuerte, no solo hoy sino también en el global del Giro, que vencerá salvo hecatombre mañana en el brutal Zoncolan. El colombiano, que partía como favorito de inicio, se hizo con el liderato el martes, el día de la polémica del descenso del Stelvio y el final en Val Martello, arrebatándoselo a Rigoberto Urán tras dos semanas en las que sus sensaciones no eran buenas. Y va a mantener el carismático color rosa hasta el final.

En las rampas del Monte Grappa, abarrotadas de aficionados al ciclismo y un ambiente que nunca falla en las etapas dolomíticas de la Corsa Rosa, Nairo voló para aumentar todavía más las distancias con sus rivales, esta vez sin controversias de ningún tipo. Con mantener el tipo en las rampas del Zoncolan le bastará. Con su papel como gregario de Valverde en la Vuelta 2012 comenzó a asomarse al gran público, y con su segundo puesto en el Tour 2013, solo tras el sobrehumano Chris Froome terminó de ganárselo. Ahora, su primer triunfo en una gran vuelta por etapas ya está al caer. La estrella consolidada.

Solo un ciclista pudo mantenerle el tipo a Quintana. “SpettacolAru”, juego de palabras entre 'espectacular' y Fabio Aru, con ese característico final en 'u' del difícilmente entendible dialecto sardo, rezaba una de las muchas pancartas en la cuneta, con no pocos aficionados con banderas y motivos de la isla de Cerdeña. De allí es originario el joven escalador italiano, que ya el año pasado destacó en la última semana de carrera como gregario del vencedor Nibali, realizando también una gran ascensión bajo la nieve a las míticas Tre Cime di Lavaredo.

En Montecampione, Aru logró su primera victoria profesional en un escenario inmejorable y con un ataque que dejó sentados al resto de favoritos. Y esta cronoescalada ha significado su definitiva presentación ante el gran público. Una ascensión portentosa, en la que dobló a Rafal Majka -que había salido tres minutos antes-, y mantuvo el suspense del triunfo de etapa hasta el final, cuando Nairo Quintana y su rictus impertubable batieron su tiempo por 17 segundos. Con un físico muy similar al de su jefe de filas Nibali, Fabio Aru ya ha repartido su tarjeta de visita, con el podio casi asegurado. La estrella naciente.

Una diferencia mínima comparado con las grandes distancias con el resto de ciclistas. 1:26 a Rigoberto Urán; 1:57 a Pierre Rolland; 2:24 a Domenico Pozzovivo; 3:22 a Franco Pellizotti; 3:28 a Rafal Majka; 4:26 a Cadel Evans y 4:57 a Wilco Kelderman. También destacables los cronos de dos jóvenes promesas, el belga Tim Wellens y colombiano -otro más- Sebastián Henao, primo de Sergio. De nuevo en este Giro, como en Barolo, las diferencias no se marcaron en las etapas de alta montaña en línea, donde los ataques han escaseado por su ausencia en favor del conservadurismo, sino en la lucha individual contra el reloj, cuando cada uno debe dar el máximo esfuerzo.

En la general, Nairo Quintana ya supera por más de tres minutos a Rigoberto Urán, que a su vez apenas tiene 40 segundos de ventaja sobre Aru. El sardo, si no se hunde tras su exhibición de hoy, podría intentar el asalto a la segunda plaza. Si hay desfallecimiento, a la espera estará Rolland. Por detrás, Pozzovivo y Majka, que llegaban muy igualados ayer en la lucha por el podio, una disputa desnivelada hoy. Evans, Kelderman, Hesjedal y Kiserlovski completarán el Top-10 del Giro. Y mañana, el ascenso al Monte Zoncolan, probablemente y junto al Angliru, el puerto más duro jamás subido en una vuelta por etapas. Sobran las palabras.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados