Fútbol italiano

article title

Skriniar, el defensa elegante

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Milan Skriniar ya es un jugador formado, con enormes virtudes y defectos corregibles. Hijo de una escuela de defensas centrales que impone visión de juego y buena técnica, está conquistando el fútbol italiano ante un estupor en parte injustificado.

Tras una buena -tampoco excelente- temporada en la Sampdoria, Milan Skriniar habría pasado desapercibido en Appiano Gentile si no hubiera sido por su precio: 30 millones de euros. Solo ha estado un año y medio en Italia, suficiente para que Walter Sabatini apostara fuerte por él. Tras 18 meses en la Sampdoria, además de disputar los Europeos con la selección absoluta y Sub21 de Eslovaquia, los aficionados mostraron un discreto optimismo ante la llegada del joven central.

Sin embargo, en este inicio de temporada, lo que el director deportivo veía en él ya es evidente para todos. Skriniar ha sido el mejor defensa del Inter en esta primera parte del campeonato y ya es un fijo junto a Miranda. 22 años, 187 centímetros y un físico escultural le facilitan la tarea.

En Italia comenzó en la Sampdoria, a donde llegó en enero 2016 para cubrir las exigencias de la plantilla y apuntalar la zaga de Giampaolo. El entrenador blucerchiato ha tenido una influencia clave en su breve período de adaptación al fútbol italiano. Ya en el Empoli, Giampaolo había manifestado una clara intención de querer jugar siempre con el balón al pie. Así, los defensas -incluso el portero- inician el juego de ataque y por tanto deben ser hábiles con la pelota.

De este modo, Skriniar se adaptar perfectamente a las peticiones de su entrenador. Es un defensa moderno, modernísimo: siguiendo la estela de centrales como Bonucci, Boateng o David Luiz, el eslovaco conjuga el ars difendendi con una envidiable técnica y una iluminada visión de juego. Se encuentra cómodo con el balón, tiene una gran técnica de conducción y ritmo de juego de metrónomo. Es la mecha del equipo. No le falta personalidad, y junto a Handanovic y Miranda -con diferentes características con el balón- no ha necesitado mucho tiempo para tomar galones para iniciar la jugada en el Inter.

En fase de posesión es capaz de dar tranquilidad y limpieza a la salida del balón, pero también de dar la aceleración decisiva a la circulación baja. Sobre todo, impacta su innata capacidad para elegir siempre la solución ideal. Spalletti, a diferencia de Giampaolo, pide que el balón circule lo menos posible en defensa, que se mantiene amplia para mantener la presión al rival. Sin importarle el riesgo y la responsabilidad, Skriniar sabe interpretar esta petición con precisión meticulosa y consigue manejar con eficacia todas las opciones disponibles: avanzar hacia Vecino o Gagliardini, descargar cómodamente en los laterales, abrir a los extremos o romper líneas de presión rival con un pase preciso hacia Borja Valero.

La capacidad con balón no debería ser la principal característica mencionable para un defensa, pero en Skriniar es una cualidad tan evidente que no puede no merecer el primer puesto. Spalletti lo usa como portador o como chispa que inicia la creación y desencadena la profundidad del equipo. A pesar de su uso más vertical, la precisión de pase de Skriniar es de un envidiable 91%.

En el paso de Giampaolo a Spalletti, para el joven defensa también cambió el mediocampo por delante de él. De un regista dinámico como Torreira, que ofrecía líneas de pase limpias evitando su marcaje, ha pasado a una pareja de mediocentros estáticos -Vecino y Gagliardini-. Él, simplemente, no ha cambiado los principios de su juego, sino que los ha adaptado a su entrenador: no espera que el mediocampo se ofrezca, sino que adapta su posición al contexto, buscando a menudo la diagonal para hacer avanzar más el balón, desde la centroderecha de la defensa la centroizquierda del mediocampo. Una capacidad de explotar la verticalidad del equipo que le ha valido la estima incondicional de un técnico experto como Spalletti.

La gran confianza con el balón le permite aventurarse con éxito en zonas más altas del campo. Ya ha anotado dos goles en este inicio de 2017/18, mientras en el Zilina eslovaco, su equipo de proveniencia anotó 12 goles en 84 partidos.

Defensivamente, Skriniar hace de la lectura su mejor virtud. No se encuentra muy cómodo en la anticipación, también porque el cambio de una defensa alta a una más estática y baja se nota. Sin embargo, sabe leer maravillosamente las intenciones del rival en el uno contra uno. No se descompone nunca, entiendo con gran tempismo cuándo el rival intentará encararle y cuando intentará un apoyo. La consciencia de su físico y la calma para gestionarlo le permiten realizar intervenciones limpias.

Con 22 años es difícil no tener defectos. En la Sampdoria, por ejemplo, mostraba evidentes dificultades para interpretar el marcaje a zona, en especial en la zona caliente del campo. Además, de vez en cuando perdía la concentración y Skriniar se ganó cierta fama de mal marcador. No es del todo erróneo, pero un sistema táctico que fuerza a los defensas a concentrarse solo en el espacio y el balón no es ideal para desarrollar la atención sobre el hombre. Así, el sistema más flexible de Spalletti le ha permitido potenciar sus virtudes y enmascarar los defectos. Por ejemplo, así puede mostrar su capacidad en el marcaje al hombre: que se le pregunten a Mertens…

El hecho de haber mostrado una formidable inteligencia para entender el juego y su envidiable capacidad en la toma de decisiones le convierten en un futbolista de bases sólidas. Este es un aspecto clave en un campeonato que cada vez requiere más calidad a los jugadores: es más fácil enseñar a defender posicionalmente que no a acariciar el balón, sobre todo en Italia. Precisamente porque demuestra conocer las bases que no pueden ser enseñadas, es difícil encontrar límites a su evolución a medio plazo.

El Inter puede estar contento, porque tiene entre manos una joya. Vista su brillantez, debe estar atento para desarrollar sus ambiciones a la vez que las del jugador, antes de que los grandes equipos europeos se interesen en Skriniar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados