Fútbol asiatico

article title

Siria se lo cree

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Cuando conoces la guerra te enfrentas a la muerte y pierdes amigos y familiares cada semana, tu personalidad cambia. Te haces más fuerte. Mientras, tu casa se ha convertido en escombros y viajar de un pueblo a otro es lo más normal del mundo. Siria lo sabe mejor que yo. Tierra de sufrimiento desde hace cinco años, el país asiático futbolísticamente tiene una razón para sonreír. Aunque solo sea una.

Los jugadores sirios han tenido mil problemas que son fáciles de imaginar. Aun así, el sueño de viajar a Rusia parece más cercano. En la primera jornada Uzbekistán venció a Siria pero los dos últimos choques han dado esperanzas a las águilas de Qasioun. Frente a Corea del Sur, jugando como locales en Malasia, la selección del espectacular Heung-Min Son no fue capaz de batir al conjunto de Ayman Hakeem. Un empate a 0 daba optimismo para el viaje a China, un mes más tarde. En Xian, un solitario tanto de Al Mawas dio la victoria a los visitantes y les aupó a la cuarta plaza del grupo A. En un grupo en el que los dos primeros tienen billete al Mundial y el tercero va a la repesca, Siria se encuentra a tres puntos de la clasificación directa y a dos de la repesca.

Ayman Hakeem, y la esperanza de un sueño | Getty

Ayman Hakeem, y la esperanza de un sueño | Getty

Un combinado, además, que ha tenido la complejidad de ir cambiando muchas cosas. Su seleccionador Ayman Hakeen llegó después de las desavenencias de su predecesor -Fajr Ibrahim- con la federación. Hakeen, que cobra 300 euros mensuales, parece envalentonarse ante todos los obstáculos.  Obstáculos vividos con algunos jugadores ya que unos se unieron a luchar como soldados, otros escaparon del país y unos pocos, incluso, han perdido la vida en su intento por sobrevivir.

Este martes, en Qatar, que va colista, Siria viaja con la oportunidad de sumar una victoria que les pondría más cerca de los puestos de acceso a Rusia. Además, se abriría una brecha enorme con los combinados de atrás. Todo lo malo no importa durante 90 minutos. El fútbol tiene una impresionante capacidad de convertir los  sueños en realidad y los sirios tienen un lugar en mente: Rusia 2018. Aun queda mucho, pero el deseo está más vivo que nunca. El primer mundial de Siria podría tener una connotación que será imposible olvidar. Tan solo queda esperar.

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados