Fútbol alemán

article title

Sin producción en la mina

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La pasada campaña el Schalke 04 no cumplió su objetivo de clasificar a UEFA Champions League, escenario predilecto por los mineros en años recientes, por el contrario, estuvieron muy cerca de no clasificarse a competición europea alguna, pero tras una serie de resultados negativos del Mainz 05 y el bajón del Hertha Berlin tras una campaña impresionante, lograron entrar en la competición plateada del continente, la UEFA Europa League.

Con objetivos renovados y nuevos aires soplando en Gelsenkirchen, se sumó quien por mucho tiempo fue el técnico deseado para el banquillo minero, Markus Weinzierl, ex-timonel del FC Augsburg y con una gran reputación en todo el entorno de la Bundesliga, este elegido por Christian Heidel, quien tomó el cargo de director deportivo en febrero de este mismo año y que junto a Weinzierl encabezan e inician desde el interior el ‘nuevo’ proyecto del Schalke 04 que a largo plazo busca cosechar grandes frutos, pero sin perder la competitividad de los años recientes, aunque eso, por el momento, está lejos de la realidad.

A pesar de ver emigrar rumbo a la Premier League a jugadores de peso como Leroy Sané y Joel Matip, la dirección deportiva pudo suplir esas -y otras- bajas con jugadores de distintas características, proyección, talento, presente y experiencia, pero todos con el nivel para darle un salto de calidad al equipo, Breel Embolo (Basel), Benjamin Stambouli (Paris-Saint Germain), Coke (Sevilla), Naldo (VfL Wolfsburg) y las cesiones de Abdul Rhaman Babá (Chelsea), Nabil Bentaleb (Tottanham Hotspur) y Yevhen Konoplyanka (Sevilla), los espacios estaban cubiertos y los refuerzos habían llegado.

Los mineros comenzaban la temporada en la parte baja de la clasificación tras un 1-0 en la visita al Eintracht Frankfurt, un marcador que pudo ser más abultado y que hizo presente falencias defensivas que serían una constante en partidos siguientes, en la jornada dos se cumpliría el pronostico tras la visita del Bayern München y un 0-2 en el marcador final, partido en donde Weinzierl hizo numerosos cambios en su once e incluyó desde el inicio a cinco de los jugadores que llegaron esta temporada a Glesenkirchen (Naldo, Bentaleb, Stambouli, Babá y Konoplyanka), aunque esto sin efecto en el marcador, algo estaba pasando.

Olympiastadion, jornada tres ante el Hertha Berlin, una nueva derrota para el Schalke (2-0), otro partido más sin poder anotar, nuevamente con muestras de debilidades en la defensa, además de escasa proyección de los laterales y un Choupo-Moting que comenzaba a pesar, la situación comenzaba a ser preocupante mientras la clasificación los ubicaba en lo profundo de su lista de ocupantes.

En la cuarta jornada sucumbieron 1-3 ante el Köln, tras mucho tiempo marcaban su primer gol y aunque de poco serviría, el juego mostrado ante los dirigidos por Peter Stoger mostraba varias mejoras en cuanto a sus presentaciones anteriores, eso si, con la constante ‘pesadez’ de la defensa, que en el análisis individual no están mal, pero como conjunto muestran detalles negativos que con urgencia se deben corregir.

A pesar de dos lesiones para los locales durante el partido, el Schalke no pudo vencer al TSG Hoffenheim, 2-1 en el WRN Arena que los dejaba nuevamente sin sumar punto alguno, 0/15 tras cinco jornadas disputadas, una situaciones critica en donde Markus Weinzierl tras diferentes planteamientos, sustituciones y tácticas, sigue sin encontrar la formula. Falencias defensivas, inconsistencia en el nivel de varios jugadores, falta de adaptación en varios de los recién llegados, esos y otros factores han llevado al Schalke al peor arranque de su historia.

En la Europa League, la realidad es muy diferente, pleno de victorias en dos partidos, notable, más teniendo en cuenta que conforman el grupo más competitivo del certamen junto a OGC Nice, FC Krasnodar y RB Salzburg, una dimensión paralela que quisieran se transmita a nivel domestico.

En la próxima jornada enfrentan al Borussia Mönchengladbach, uno de los rivales directos cada inicio de campaña teniendo en cuenta las aspiraciones de ambos, aunque en el presente y a corto plazo, para el Schalke esas aspiraciones y rivales han cambiado, la necesidad de sumar y salir de la zona roja es ahora la principal necesidad de una ‘mina’ que hasta ahora, está sin producción.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados