Atlético

article title

Simeone, carácter y corazón para el Balón de Oro

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Tras la sorpresa de la temporada pasada en la que el entrenador argentino no estuvo nominado entre los 10 mejores técnicos según FIFA, esta temporada ha saltado al primer plano internacional y será uno de los tres finalistas que optará a ganar el Balón de Oro al mejor entrenador del año 2014.

La corta trayectoria de Diego Pablo Simeone como entrenador empezó en su país natal, Argentina, en apenas 4 temporadas consiguió un torneo Apertura (Estudiantes de la Plata) y un torneo Clausura (River Plate). Su primera experiencia europea la tuvo en Italia, donde el ‘Cholo’ disputó cerca de 300 partidos como jugador entre Pisa, Inter y Lazio, como entrenador en el país transalpino salvó al Catania del descenso en la mejor campaña del conjunto siciliano en Serie A.

En diciembre de 2011 tuvo lugar la decisión por la cual la historia del Atlético de Madrid cambió hacia el éxito actual, la destitución de Gregorio Manzano trajo a la capital de España al ídolo de la afición, Diego Pablo Simeone, en un intento de los dirigentes de desviar la atención de sus mediocres actuaciones.

En su primera temporada llevó al equipo al campeonato de la Europa League tras una fase final perfecta dónde ganó todos sus partidos que disputó, la segunda temporada se saldó con una Supercopa Europea en una exhibición de fútbol en una inolvidable final de Mónaco, una tercera posición liguera y una Copa del Rey ganada en el Santiago Bernabéu ante el eterno rival.

Con respecto a la pretemporada pasada, por la cual está nominado al balón de oro, empezó de la peor manera perdiendo a su goleador y estrella Radamel Falcao, que con la mediación de Jorge Mendes se fue camino del Principado de Mónaco. La respuesta de la directiva fue firmar por 2,1M € a David Villa, ‘el Guaje’ había pasado a un segundo plano en el FC Barcelona y decidió firmar por el conjunto madrileño por un año con opción a otro. Del grupo de la temporada anterior esta fue la novedad más representativa, aunque hubo algunos movimientos más en la rotación rojiblanca, sólo Alderweireld logró sumar minutos con cierta asiduidad.

La temporada comenzó de manera excepcional, sólo cedió 7 puntos en la primera vuelta y avanzó con paso firme en la Champions League dónde sólo cedió un empate en la última e intrascendente jornada en casa del Zenit de San Petersburgo con un autogol en los últimos minutos. El mes de febrero fue el más complicado de la temporada, la exigencia de la Copa del Rey dónde el sorteo deparó cruces frente a Valencia y Athletic Club, unido a la dificultad de los partidos ligueros hicieron que el equipo pasara por una crisis de juego y resultados cuyo resultado fue la derrota en semifinales de Copa del Rey frente al Real Madrid y la consecución de 7 puntos de 15 posibles en el campeonato de Liga que llegó a dejar al Atlético de Madrid a 4 puntos del liderato a finales de dicho mes.

Llegó el tramo final de la temporada y a pesar de la opinión victimista de parte de la prensa y los aficionados, el Atlético siguió avanzando con paso firme tanto en Champions League eliminando a AC Milán, FC Barcelona y Chelsea FC, como en Liga, dónde encadenó 9 triunfos consecutivos que le subieron al liderato de la Liga. Durante marzo y abril el Atlético encadenó su mejor racha de resultados hasta que llegó mayo y las lesiones y el cansancio acumulado de toda la temporada llevó al equipo a sufrir ante Levante y Málaga dejando al equipo en la una difícil situación, ganar la Liga en el Camp Nou. El partido comenzó con las lesiones en la primera mitad de Arda y Diego Costa, los dos futbolistas más determinantes del equipo, con todo ello Alexis Sánchez remató un balón imposible a la portería de Courtois dando la ventaja y el título liguero de manera momentánea al FC Barcelona. Tras el descanso, Simeone ordenó una presión alta para recuperar cerca de la portería de Pinto, el Atlético gozó de dos claras ocasiones incluido un disparo de David Villa al palo. Un córner sacado por Gabi encontró la cabeza de Diego Godín que remató de manera inapelable a la red haciendo el definitivo empate a uno y dando el título liguero al Atlético de Madrid.

 

 

En Liga de Campeones, la trayectoria del conjunto de Diego Pablo Simeone fue excepcional, pasó la primera fase como primero de grupo con una suficiencia insultante ante Porto y Zenit. Los octavos le llevaron a visitar Milán donde en los dos partidos se derrotó al conjunto de Seedorf; los cuartos depararon viaje a Barcelona, dónde un gran gol de Diego Ribas desde 30 metros dio ventaja a los colchoneros aunque Neymar dejaba el definitivo empate (1-1). La vuelta en el Vicente Calderón se vio al conjunto local con una fuerte convicción en los primeros minutos dónde mandó 3 balones a los postes y consiguió el definitivo 1-0 por mediación de Koke. El sorteo de semifinales deparó el enfrentamiento ante el Chelsea, el partido de ida dejó un 0-0 frustrante en el Calderón, sin apenas ocasiones ni juego, la vuelta en Stamford Bridge empezó con un gol del ‘ídolo del Calderón’ Fernando Torres, Simeone obró el más difícil todavía remontar la eliminatoria en el casi inexpugnable Stamford Bridge, el Atlético remontó con goles de Adrián, Costa y Arda para dar el pasaporte a Lisboa a la segunda final del Atlético de Madrid en el máximo torneo continental.

El equipo llegó a la final de la Champions League con la duda del rendimiento de su goleador, Diego Costa, duda que se disipó en los primeros minutos de partido cuando fue sustituido por lesión. El partido se desarrolló con normalidad hasta el gol a balón parado del Atlético de Madrid, de nuevo Godín, puso en ventaja a los rojiblancos pero como ya conoce todo el mundo, esa final se truncó en la última jugada del encuentro y dio el título al eterno rival en una prórroga en la que el Atlético no pudo competir.

A parte de las finales ganadas, los títulos conseguidos, los reconocimientos otorgados por prensa y organismos, el mejor título de Diego Pablo Simeone es inculcar a la afición de una filosofía con la que identificarse, no sólo en el ocio del fútbol sino en el día a día, en la vida o el trabajo, la filosofía del ‘cholismo’ se ha instaurado en la sociedad. Frases como:

‘partido a partido’
‘si se cree, y se trabaja, se puede’
‘no ganan siempre los buenos, sino los que luchan’
‘el esfuerzo no se negocia’
‘sólo en el diccionario la palabra éxito, está antes que trabajo’

Estas frases que forman parte de una filosofía basada en el trabajo y el carácter luchador, han hecho que una legión de seguidores se adhieran a ellas para afrontar el presente social y económico con unas perspectivas y ánimos distintos, ha demostrado que en la Liga de Messi y Cristiano Ronaldo (dos de los mejores jugadores de la historia) haya sido posible arrebatarles, al menos por una vez, un título tan regular como el de Campeón de Liga y ha sido el finalista de Champions League con menor presupuesto en la última década.

Tras el complicado y tumultuoso verano donde hubo demasiadas bajas, Diego Pablo Simeone ha vuelto a crear un equipo nuevo con más de 10 novedades en la plantilla y a pesar del poco tiempo de entrenamiento con la totalidad de los jugadores, el entrenador argentino llevó a la consecución de la Supercopa de España ante el Real Madrid.

La actualidad del conjunto rojiblanca es positiva, está defendiendo el título de campeón liguero y está en 1/8 de final de Champions League tras su reciente y contundente victoria ante el Olympiacos. El futuro del ‘Cholo’ Simeone y del Atlético de Madrid no va más allá del próximo partido, si la unión permanece en el tiempo, el Atlético marcará una época como equipo.

Méritos Diego Pablo Simeone – 2014.

Campeón de Liga 2013/2014
Campeón de Supercopa de España 2014
Subcampeón Champions League 2013/2014
Equipo menos goleado Liga 2013/2014
71’2 % de victorias en todas las competiciones oficiales 2013/2014

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados