Fútbol alemán

article title

Siete jugadores que fracasaron al dejar Dortmund

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Jugar en el Signal Iduna Park debe ser diferente. Trabajar debajo de una grada con 25000 espectadores animando, debe ser motivante. Vestir la elástica aurinegra tiene que ser especial. Jugar más allá del 100% de tus posibilidades es complicado lejos de Dortmund.

Los últimos años en la Cuenca del Ruhr han sido realmente fascinantes. A mediados de los años 90, el BVB fue campeón de Europa y en la etapa de Jürgen Klopp, casi dos décadas después, el club volvió a estar entre los mejores del viejo continente. En ambas etapas, el club dispuso de futbolistas por los que suspiraban media Europa. Eso sí, el modus-operandi del BVB estaba claro. La dinámica del equipo provocaba un rendimiento casi insuperable en sus jugadores. Cuando éstos se marchaban, llegaban otros que de igual manera, ofrecerían su mejor versión en el Westfalenstadion. Repasaremos los siete futbolistas que fracasaron tras vivir su mejor época en Dortmund.

 

Mohamed ZIDAN

El egipcio vistió la elástica del BVB durante 3 temporadas jugando un total de 73 partidos y anotando 15 goles. Llamarse Zidan sin que tu apellido termine en E debe ser como estar solo delante de la portería rival, sin portero, y mandarla fuera. Pero en el caso de Mohamed, el peso de un apellido similar al del mejor futbolista de la historia de Francia no fue tal en Dortmund. Allí, Zidan ganó 2 Bundesligas. Eso sí, tras abandonar el Signal Iduna Park en 2012, su carrera ha ido cuesta abajo. Volvió al Mainz, donde nunca recuperó su nivel y acabó jugando en ligas como la de Emiratos Árabes o Egipto.

 

Philipp DEGEN

Muchos pensaron que el Liverpool completó una de las mejores operaciones de su historia cuando el suizo llegó con la carta de libertad procedente de Dortmund. Allí, Degen demostró su proyección a lo largo de 3 temporadas, ofreciendo su mejor versión en el carril derecho. Sin embargo, al llegar a orillas de Merseyside se lesionó y nunca tuvo la oportunidad de demostrar su valía en la Premier League, donde solo disputó 7 partidos. Volvió a la Bundesliga cedido al Stuttgart aunque nunca volvería a ser aquel jugador que fichó el BVB del Basel, precisamente, el club donde acabó retirándose la pasada temporada.

 

David ODONKOR

Allá por 2005, un joven velocista alemán sorprendía en los estadios alemanes con su velocidad y capacidad de llegar a línea de fondo. Tal fue así que Jürgen Klinsmann no dudó en convocarle con la selección alemana, con la que disputó 16 partidos como internacional disputando el Mundial de 2006, celebrado en su país. Odonkor se marchó a probar suerte a la liga española, concretamente al Real Betis Balompié. En Sevilla, su carrera fue en declive, quedando como un hombre que solo sabía correr, como diría JB Toshack, como pollos sin cabeza. Tras su etapa en el Betis, Odonkor se quedaría sin equipo hasta encontrar hueco en Aachen. Ucrania sería su último destino, donde también pasó sin pena ni gloria antes de retirarse definitivamente. Todo quedó en un sueño tan fugaz, como el propio Odonkor.

 

Nuri SAHIN

Jürgen Klopp se sacó de la chistera a uno de los centrocampistas más determinantes del fútbol europeo allá por 2011. En aquel momento, Sahin era el mediocentro ideal. Fiable en el pase, fantástico desplazamiento en largo, disparo peligroso a media distancia… Tanto fue así que el Real Madrid no dudó en ficharle para que se convirtiese en el eje del centro del campo merengue. Pero nada más lejos de la realidad. El turco no encontró continuidad en la liga española y nunca llegó al nivel de sus compañeros, notándose una clara falta de adaptación. Sahin no estaba cómodo y su fútbol nunca volvería a ser el mismo. La seguridad y confianza que mostraba en Dortmund se transformó en nerviosismo y errores contínuos vistiendo de blanco. Sahin acabó cedido en Liverpool y devuelto al club donde mejor rindió, aunque como dice la canción, ya nada volvería a ser como antes.

 

Marcio AMOROSO

El brasileño de 42 años cuenta con una dilatada carrera, llegando a estar en activo en este momento a pesar de su avanzada edad. Antes de llegar a Alemania, Amoroso jugó en Brasil, Japón e Italia, llegando a Dortmund procedente del Parma en su mejor momento como futbolista. Con el club aurinegro disputó 59 partidos anotando 28 goles y ofreciendo 10 asistencias, más que en el resto de sus equipos hasta la actualidad. Málaga, Sao Paulo, Milan, Aris de Salónica…todos contaron con un Amoroso que llegó a estar en la élite del fútbol mundial defendiendo la camiseta del BVB. En la actualidad, y tras unos siete años inactivo, el brasileño se ha convertido en el flamante fichaje de Boca Raton FC, de la cuarta división de EEUU.

 

Lucas BARRIOS

El paraguayo era el ídolo de la afición de Dortmund en los primeros años de Klopp como entrenador aurinegro. Tal es así que hasta al propio Robert Lewandowski le costó desplazar de la titularidad al delantero nacido en Argentina. Desde su llegada de Colo Colo, Barrios demostró su implicación y su olfato goleador con la camiseta aurinegra. Hasta 49 goles y 17 asistencias en 102 partidos como futbolista del BVB antes de abandonar el club en 2012 preso del dinero chino. Uno de los primeros jugadores en emigrar a Asia en busca de engordar su cuenta corriente. Evidentemente, su cartel cayó en declive y el internacional paraguayo pasaría de la élite a la oscuridad. Tras China, Lucas Barrios ha pasado por el fútbol ruso, el francés y el brasileño, donde se encuentra actualmente. A sus 31 años y jugando en el Palmeiras, Barrios ha tenido la posibilidad de volver a donde un día fue feliz, aunque nunca se terminó de concretar su vuelta.

 

 

Mario GÖTZE

Quizás se trata del último caso, aunque seguro que no será el último. Götze dejó Dormtund para jugar en el rival que competía en Alemania con el que fuese su club durante unos años. Mario formaba una pareja letal con Marco Reus y ambos se compenetraban a la perfección dentro y fuera del terreno de juego. En 2013, el Bayern apostó fuerte por una de las promesas del fútbol alemán, pagando 37 millones de euros por sus servicios. Sí, Götze anotó el gol de la final del Mundial de Brasil que convirtió a Alemania en tetracampeona del mundo, pero a nivel de clubes, nunca sería tan determinante como lo fue en Dortmund. Con Guardiola, Mario nunca se sintió titular en Baviera y a pesar de su triste salida, Götze desea volver al lugar que le convirtió en uno de los mejores. Su amigo le espera con los brazos abiertos.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados