Portada

article title

“Si hemos esperado 36 años, podemos esperar 180 minutos”

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Si hemos esperado 36 años, podemos esperar 180 minutos, dicen los hinchas peruanos en las redes sociales sobre la última oportunidad que tiene su selección de fútbol para clasificarse al Mundial de Rusia 2018: ganar el repechaje contra Nueva Zelanda en noviembre.

El esperanzador escenario para un Perú ansioso de victorias y que no clasifica al Mundial desde España 1982 se definió el martes en Lima, después de empatar 1-1 con Colombia en un dramático partido y quedar quinto en la tabla de las eliminatorias sudamericanas.

“Estar en esta situación era una de las metas que teníamos al inicio de la eliminatoria y que ahora nos mantiene con vida. Faltan 180 minutos. Lo logramos. Me queda felicitar a los muchachos por el gran esfuerzo“, afirmó el seleccionador del equipo, el argentino Ricardo Gareca.

Los “incas” se enfrentarán a la selección de Nueva Zelanda el 6 de noviembre de visitantes y el 14 de noviembre de local. El escenario para el partido en Lima será el estadio Nacional.

Recién vamos a analizar a Nueva Zelanda, todo lo que concierne a la logística del viaje y al equipo que vamos a enfrentar. Por ahora estuvimos muy concentrados en el partido (con Colombia)”, apuntó el “Tigre” Gareca, quien pidió tranquilidad en medio de la euforia.

En la mente de los peruanos no existía hace unos meses ninguna posibilidad de que el Perú clasificara. El sueño, dormido entre varias generaciones, se reavivó cuando los “incas” se colocaron cuartos en la tabla de posiciones tras vencer a Bolivia y Ecuador y recibir tres puntos en el escritorio.

“Hace un año nos tenían como muertos y ahora estamos a un paso de estar en un torneo mundial”, dijo el portero de la selección, Pedro Gallese, consagrado por los hinchas por su empeño para defender el arco.

El partido del martes contra los “cafeteros” paralizó a todo el Perú. La atención y el corazón de los más de 30 millones de peruanos estuvieron puestos en 11 jugadores que no querían defraudar a su país.

Nos tocó enfrentar algo muy fuerte que hace tiempo no se veía: el cariño increíble de la gente. Lo emocional puede jugar un papel importante, el temor de defraudar a tanto cariño en cada lugar que fuimos. Salir de esta situación es complicado. Más allá de lo difícil, el equipo no bajó los brazos y siempre jugó la pelota”, reconoció el entrenador.

Esa noche el infatigable goleador Paolo Guerrero devolvió el alma a los peruanos al empatar el partido contra Colombia. En la televisión, las cámaras enfocaban a un hincha en el estadio Nacional que derramaba lágrimas tras el gol del “Depredador”, quien también pidió calma para el repechaje.

Sigamos unidos, sigamos creyendo. Quedan dos partidos más y juntos vamos a demostrar que sí podemos“, alentó a los peruanos Edison Flores, una de las grandes figuras del equipo en la eliminatoria junto a Guerrero y Christian Cueva.

Los peruanos ya no tienen que sacar las calculadoras para evaluar las posibilidades de ingresar al Mundial. La esperanza ahora está puesta en un hecho concreto: lograr el triunfo ante Nueva Zelanda. El Perú está a 180 minutos de la gloria y solo depende de sí mismo para alcanzarla.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados