Tenis

article title

“Si estudiaras sacarías sobresaliente”

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Javier Marín | Seguro que alguna vez en tu vida tu madre o tu padre te habrá dicho la frase que define a mi artículo. “Si estudiaras hijo mío sacarías sobresaliente”. Nos encontramos ante un joven que aprueba sin casi utilizar un 50% de su potencial, una persona que podría ser magistral se queda en ordinario por falta de esfuerzo. Ya no hablo de un hijo, ni de aprobar, ahora hablo de tenis, ahora hablo de Bernard Tomic.

Bernard Tomic es un jugador especial, todo jugador que potencialmente puede llegar a ser el mejor tiene que ser especial. Rafa Nadal es especialmente trabajador. Roger Federer es especialmente técnico. Novak Djokovic es especialmente luchador. Y Bernard Tomic es especialmente “pasota”. El australiano ha conseguido una posición bastante importante, es el número 22 del mundo, algo con lo que todo niño sueña conseguir, estar entre los 25 mejores jugadores del tenis. Para él, es sacar un cinco.

Larga es la lista de ordinarieces, comentarios fuera de lugar y de tono, y actitudes que no se pueden permitir para una persona que es el modelo o el héroe de muchos niños que lo ven como el ejemplo a seguir. Cabe destacar que intentara restar un punto de partido con el mango, menospreciando al rival y a esos aficionados que se dejaron parte de su sueldo por ver ese partido. La explicación que dio al respecto “¿A ti te importaría un punto si ganases diez millones al año?”. Tomic no quiere estudiar para sobresaliente, le vale con un aprobado mientras pueda vivir de él.

Bernard Tomic es un jugador que está en el puesto 22 del mundo sin apenas haber ganado cinco partidos en tierra, una de las giras (la de arcilla) más largas de la temporada. El australiano es con 23 años un posible top-8 pero con un hándicap de esfuerzo muy pronunciado. Tomic, a día de hoy, sigue en el sofá de su casa con el mando de la tele en la barriga, estudiando el día de antes porque le vale para ir aprobando, mientras la gente que le rodea se tira de los pelos porque ven en lo que se podría convertir.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados