Tenis

article title

Sharapova y Bouchard, un duelo de alto voltaje en Madrid

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La rusa Maria Sharapova se enfrentará mañana en la segunda ronda del torneo de tenis de Madrid con Eugenie Bouchard, un duelo que promete tensión tras las duras críticas de la canadiense a la ex número uno del mundo. Bouchard llamó recientemente “tramposa” a Sharapova y consideró que no debería volver a jugar al tenis tras su sanción por doping.

La rusa, sin embargo, está de regreso y ahora tendrá la posibilidad de responderle a su rival dentro de la cancha en uno de los duelos estelares del lunes por la noche en la Caja Mágica. Sharapova, que hoy venció por 4-6, 6-4 y 6-0 a la croata Mirjana Lucic-Baroni, no quiso responder a los comentarios de Bouchard, que el sábado logró su primer triunfo en el circuito principal de la WTA desde enero al derrotar a la francesa Alize Cornet por 6-4, 4-6 y 6-1.

“Ya dije mi opinión sobre esos comentarios. Seguro la WTA podrá pasarle con gusto una transcripción de la semana pasada”, fue la glacial respuesta de Sharapova, de 30 años, a la primera pregunta que recibió de la prensa. La semana pasada, en su regreso al circuito en Stuttgart, Sharapova también quiso evitar la polémica. “Estoy por encima de eso“, se limitó a responder entonces.

Pero Bouchard no se muerde la lengua y el sábado reconoció en Madrid, donde logró su primera victoria después de caer tres años seguidos en el debut, que jugará con una motivación extra ante Sharapova. “Una vez que entro a la cancha, dejo todo de lado. Pero dentro mío, pienso que habrá un poco más de motivación”, dijo la número 60 del ranking. “Pero debo enfocarme en el tenis, sino puedes perder la concentración”, añadió la canadiense, que cayó ante la rusa en sus cuatro enfrentamientos previos.

Sharapova está en la mira de muchas de sus colegas tras recibir varias invitaciones de los torneos, entre ellos el de Madrid, en su regreso al circuito después de su sanción de 15 meses por doping. Y una de las más duras fue Bouchard.

“Creo que la WTA está enviando un mensaje equivocado a las jugadoras jóvenes: ‘Hagan trampa, que después las recibiremos con los brazos abiertos‘”, dijo la canadiense de 23 años a la cadena turca TRT World. “No creo que sea lo correcto. Ella es una tramposa y, para mí, no creo que alguien que hace trampa en cualquier deporte se le debería permitir que compita de nuevo. Es algo injusto para los jugadores que hacen las cosas de la manera correcta y que cumplen las reglas”, expresó la que fuera finalista en Wimbledon 2014.

En Madrid, Bouchard se mostró más diplomática, aunque no se movió ni un centímetro de sus convicciones. “Es mi opinión personal. Siempre me he manejado con la verdad en mi carrera“. Más allá de lo emocional, será un encuentro importante para ambas en cuanto a lo tenístico. Un par de triunfos más le permitirían a Sharapova seguir subiendo en el ranking (actualmente es 262) y asegurarse una plaza directa, por ejemplo, en torneos como Wimbledon. Bouchard, en tanto, aspira a recuperar su nivel tras un pésimo inicio de temporada.

La canadiense, considerada una de las grandes promesas del circuito hace unos años, recibió en los últimos tiempos más atención de los medios por su cita a ciegas con un fan en Twitter tras perder una apuesta o por sus producciones en Sports Illustrated que por su juego. Pero la ex número cinco del mundo, que en 2014 sorprendió al tenis al alcanzar las semifinales de Australia y Ronald Garros y la final de Wimbledon, quiere volver a dar pelea en la elite.

“Han sido meses difíciles, con momentos duros. Estoy en un proceso de búsqueda interior y haber ganado este partido es un paso adelante“, dijo la canadiense. También fueron meses difíciles para Sharapova tras ser suspendida por dar positivo de meldonium en el Abierto de Australia de 2016. La rusa argumentó que consumía el producto con fines médicos desde hace años y alegó desconocer que la sustancia había sido incluida en la nueva lista de la Agencia Mundial Antidoping,, lo que le permitió conseguir que la Corte Arbitral del Deporte reduzca el castigo de dos años a 15 meses.

Su retorno, sin embargo, la sigue teniendo en el ojo de la tormenta. “Estoy en el centro de la opinión pública desde que era una chica muy joven. He escuchado muchas cosas. Sería muy complicado si me dejara afectar por todo lo que se dice”, dijo la rusa, imperturbable ante los comentarios.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados