Sevilla

article title

Sevilla FC, noche y día

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Los primeros días de verano del año 2010 en Sevilla sirvieron para rodar una de ésas películas de Tom Cruise que no pasarán a la historia del cine. Junto a él, Cameron Díaz recorría en moto el centro de la capital andaluza grabando una de las escenas peligrosas en las que se podían ver los San Fermines en las calles hispalenses. El film pasaría a titularse ‘Noche y día’, como si su nombre quisiese explicar las dos caras de la película en el que el día sería el reparto y la noche, el guión.

Casi 6 años después, en Sevilla parece volver a revivirse aquel rodaje. La noche y el día se han adueñado del conjunto que dirige Unai Emery, mostrando su cara más oscura lejos de Sánchez-Pizjuán, y la más alegre, en el feudo nervionense. A estas alturas de temporada, el Sevilla FC no ha sido capaz de vencer fuera de casa en lo que va de Liga, consiguiendo victorias exclusivamente cuando se jugaba competición copera. Ni siquiera en Europa, los de Unai han logrado sacar rédito si el encuentro no se disputaba en terreno conocido.

La noche. Cuando la oscuridad se hace aún más lúgubre mientras el sol duerme. El murmullo en la escasez de colores se vuelve misterioso aumentando el nivel del inquietud y desasosiego. Para el Sevilla FC, la noche es cuando se toma un avión con billete a algún lugar, con fecha cualquiera y con ausencia de planes. La noche llega en el momento que empieza a rodar la pelota en estadios cuyas gradas no están teñidas de rojo y blanco con el ‘casta y coraje’ como lema. La noche se vuelve aún más angustiosa cuando pasan los días, y se sigue sin encontrar el día. La noche pesa aún más, cuando los objetivos se alejan por culpa de la propia noche. Hasta que al poco, aparece de manera momentánea la luz, la terminal de llegadas del aeropuerto de San Pablo, Sevilla. El día.

sevillanochedia2

 

El día. Sevilla siempre tuvo una luz especial. El color de sus casas, el azul del río Guadalquivir, la algarabía de su gente en las calles. Todo lleno de vida. Los de Emery saben que con la afición sevillista todo es más fácil, los jugadores son conscientes que los rivales, ya salen perdiendo cuando escuchan el himno del Arrebato a la salida de vestuarios. Es el momento de vivir el día. Los balones divididos siempre acaban en las botas locales, el empuje de la grada retrocede la posición del equipo contrario, el sol brilla como nunca mirando cara a cara al contrincante. La sonrisa aparece en cada rostro, radiante con la luz del cielo de Sevilla.

Las 2 caras de un equipo que aspira a seguir creciendo, reinventándose año tras año sin dejar de perder de vista sus objetivos, cada vez más exigentes. Con la luz del día, ésos objetivos se hacen visibles y accesibles, mientras con la noche, la meta se vuelve oculta e inalcanzable. Ahora bien, si existe un equipo capaz de convertir la noche en día es el Sevilla FC, de aquel que dicen que nunca se rinde. Queda mucho guión por escribir…

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados