Se habla de:

Fútbol italiano

article title

Serie A, en busca de la creatividad

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Llegó la tercera victoria consecutiva de la Juventus en Serie A ante un Milan que viajó a Turín a encerrarse y poco más. Mal partido en el Stadium que evidencia una crisis de creación de juego de ambos equipos. Queda demostrado que el 4-3-3 de Mihajlovic puede ser efectivo a la contra, pero a la hora de construir acciones desde los pies de Montolivo, el juego se vuelve predecible e inocuo. Por otro lado, Allegri va sacando mejores resultados y remontando en la clasificación gracias al talento de la ‘joya’ Dybala. Aun así, el entrenador de la Vecchia Signora sigue sin convencer con su juego.

Dejando el corto resultado a un lado, el primer gran partido de cartel del año en el Juventus Stadium dejo frío a más de uno. Primero, por el catenaccio que protagonizó el Milan, un equipo que se está acostumbrando a tirar solo tres veces a puerta de media cuando juega fuera de San Siro (contra la Fiorentina no tiró entre los tres palos y contra la Vecchia Signora sólo en dos ocasiones). Y segundo, por el ritmo lento del dominador de la posesión. El rombo bianconero en el centro del campo con Marchisio bajo y Hernanes alto no convence.

Una de las grandes críticas recibidas por Allegri durante su mala racha de resultados ha sido insistir en dar responsabilidad al centrocampista brasileño ex Inter. Hernanes es demasiado lento y farragoso para situarse tras las líneas del adversario. En el fútbol actual, un mediapunta debe poseer rapidez de ejecución, capacidad de desmarque y, sobre todo, disponibilidad de atacar los espacios. Características de las que el dorsal 11 bianconero no dispone pero, aun así, su entrenador se obceca en colocarle en una posición que no es la suya. Quizá quiere mandar un mensaje a Marotta para convencerle de que en enero será necesario comprar.

 

Dado que el juego por dentro no funciona, la solución está llegando por los extremos. Contra el Milan, el mejor del partido fue Alex Sandro. Segunda asistencia del campeonato y segunda vez que sirve para conseguir la victoria (la primera fue en el 2-1 contra el Torino). Con anterioridad, Cuadrado había sido el hombre más en forma y el único en poder acelerar el ritmo de juego. Sin embargo, el colombiano no encuentra su sitio en el 4-3-1-2 ni en el 3-5-2: solo actuando de extremo en un 4-3-3 es cuando se vuelve verdaderamente efectivo. Entonces vuelve a saltar a la palestra la misma pregunta: ¿por qué se insiste en jugar con un trequartista cuando no se dispone de un futbolista que actúe en dicha posición?

Para evidenciar la importancia que tuvieron las bandas en el duelo del pasado sábado basta acudir al número de centros realizados desde la banda: De un lado, los locales colgaron el balón al área en 19 ocasiones. Además, Alex Sandro creó cuatro ocasiones de gol. En la otra parte del campo, los de Mihajlovic sólo ejecutaron 4 ‘cross’. Los rossoneri sufren al partir desde demasiado atrás y en especial Cerci, bandera del Milan 2.0 del entrenador serbio. Contra la Juve, el ex Torino y Atlético de Madrid perdió 22 balones de sobre 45 tocados y solo acertó ocho pases de 19 intentados. Un desastre.

 

Berlusconi continua afirmando con el paso de las semanas que el objetivo de su Milan es clasificarse a Champions. Su entrenador, a sabiendas de que su centro del campo no da para más, realiza una táctica en la que intenta exponerse lo mínimo. Los Montolivo, Kucka y Bertolacci son incapaces de llevar el peso del partido y no queda otra que tomar una estrategia de equipo menor para competir. Los más de 90 millones gastados del mercado no parecen haber servido de mucho hasta la fecha. Se ha ganado en calidad arriba, y de hecho Bacca está aprovechando al máximo cada balón que le llega, pero sigue siendo insuficiente.

En Italia, un Juve-Milan siempre desprende un aroma especial, es a priori un partido grande, una lucha de gigantes. Por desgracia para el fútbol, lo visto en el césped el fin de semana pasado no estuvo a la altura de la épica. Los dos equipos están estancados en el resultadismo, el juego vistoso queda en segundo plano y la única necesidad es puntuar para que el tren del Scudetto no descarrile. Tristemente, en las últimas temporadas el Milan nos ha acostumbrado a esta monotonía, pero si Allegri quiere confirmar su presencia en la máxima competición necesitará mucho más. Su próxima cita será ante el Manchester City con el pase a octavos de Champions en juego y en Europa no hay espacio para fallar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados