Fútbol italiano

article title

Serie A 13-14: Italia quiere sacarse brillo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZ – La nueva temporada de Serie A llega con una cierta sensación de ilusión y esperanza que hacía ya algún tiempo que no se veía por Italia. La llegada de fichajes extranjeros de nivel así como el asentamiento de jóvenes talentos locales con protagonismo en sus equipos permiten al aficionado soñar con que por fin este año el Calcio volverá, o al menos comenzará, a levantar la cabeza después de tanto tiempo en franca decadencia. Y por supuesto estará ese ambiente, esa pasión, esa historia y esas peculiaridades que hacen de la Serie A, pese a las evidentes carencias y algunas fobias de otra época, uno de los campeonatos más atractivos del mundo.

PRINCIPALES FICHAJES

Al contrario que años anteriores, esta temporada, mientras solo se ha producido la salida destacada del campeonato de Edinson Cavani rumbo París, numerosos jugadores de gran nivel han llegado a Italia procedentes de otras ligas. El más renombrado sin duda es Mario Gómez, que tras ganar el triplete con el Bayern refuerza la parca parcela goleadora de la Fiorentina. El campeón Juventus también refuerza su delantera, con las llegadas de Tévez, por apenas 9 millones más variables, y Llorente, gratis. Higuaín tendrá la difícil papeleta de hacer olvidar a Cavani en Napoli, a donde también llegan procedentes de España Callejón, Albiol y Reina, amén del técnico Benítez. Por su parte, Roma y Lazio han reforzado la medular con dos jugadores de nivel como el prometedor holandés Strootman y el argentino, consolidado en Bélgica, Lucas Biglia.

RELACIONADO | Mercado de fichajes Serie A 2013-2014

Movimientos destacables también dentro de las fronteras italianas. El Inter ha reforzado su delantera con dos de los mejores jóvenes de la pasada temporada: Icardi (Sampdoria) y Belfodil (Parma). Antonio Cassano tratará de relanzar su carrera en Parma, mientras en la Samp el sustituto lo han encontrado en Gabbiadini. El central Ogbonna cambia de acera en Torino, camino de la Juve, a cambio de la copropiedad de Immobile, que estaba en el Genoa, a donde llega el regista Lodi (Catania) y vuelven el goleador Gilardino (Bologna) y el meta Perin (Pescara). Por su parte, el nuevo goleador del Bologna será Rolando Bianchi, hasta ahora en Torino.

CANDIDATOS AL TÍTULO

La Juventus, bicampeona italiana parte indudablemente como máxima favorita al título. La plantilla, que ya estaba un peldaño por encima del resto, como demostró su superioridad para vencer el último campeonato, se ha visto reforzada con tres futbolistas de primer nivel: Tévez, que heredará la '10' de Del Piero, llega para redimirse de su etapa en el City; Llorente será la referencia en ataque, por fin un delantero centro clásico en la plantilla; Ogbonna, que llega por 13 millones, es uno de los mejores centrales de Italia y dará refresco a la inamovible línea que forman Barzagli, Bonucci y Chiellini. En el 3-5-2 clásico de Antonio Conte, la manija  la tendrá un año más Andrea Pirlo, flanqueado por sus escuderos Marchisio y Vidal, amén de Pogba. Sin olvidarnos de los Buffon, Vucinic, Lichtsteiner… Están un paso por delante.

En un segundo escalón tras la Juventus se encuentran tres equipos: Napoli, Milan y Fiorentina. El Napoli vive un año de cambios, tras la marcha del entrenador Mazzarri y su jugador más determinante, Cavani. La llegada de Benítez provoca el abandono del clásico 3-5-2, cambiando el rol de los carrileros, especialmente Maggio, y aumentando la importancia de los extremos -Insigne, Mertens, Callejón-, aunque el jugador clave será el mediapunta Hamsik. Habrá que ver que tal digiere estas modificaciones la ciudad partenopea, y si al recién llegado Higuaín no le pesa la losa de Cavani a la hora de tomar responsabilidad goleadora.

El Milan vivió la temporada pasada una etapa de transición tras la pérdida de sus baluartes, pese a lo cual, el equipo se clasificó in-extremis para Champions League. La explosión de El Shaarawy en la primera parte de temporada y la llegada de Balotelli en la segunda fueron claves, aunque todavía hay dudas sobre sus prestaciones cuando juegan juntos. Poli llega para reforzar un mediocampo muy físico, donde se espera la recuperación de Nocerino y De Jong para acompañar al nuevo capitán Montolivo, mientras Saponara supone más talento joven para el ataque.

Finalmente, está el ilusionante proyecto de la Fiorentina. Montella ha sido capaz de regenerar un equipo destruido y convertirlo en ganador con el talento, la combinación y el balón como bases. Mediocampistas como Borja Valero, Aquilani o el eje Pizarro, la profundidad de Cuadrado en banda, mediapuntas como Ljajic a los que ahora se unen Ilicic y Rossi. Ahora, con la llegada de Mario Gómez, la figura de goleador de la que adolecía el equipo la pasada temporada, el equipo viola debería dar un salto de calidad suficiente para, no solo entrar en Champions, sino también para hacerle frente a la Juventus.

Sin embargo, el gran problema de estos tres equipos se encuentra en la misma parcela del campo: La defensa. El Napoli debe reorganizarse con el cambio de sistema y puede tener problemas con unos laterales que tienen unas nociones defensivas más bien dispersas. El Milan tiene una defensa impropia de su historia, con los volátiles Mèxes y Zapata, el discreto Abate o un mediocampista reconvertido como Constant, en la que el joven De Sciglio debería dar un paso al frente. Y la Fiorentina no ha reforzado una defensa demasiado expuesta, dado el estilo del equipo de Montella, y que provocó pérdidas de puntos determinantes el pasado año. El paso de las jornadas descubrirá si este defícit, frente a un equipo con una defensa tan potente como la Juve, será determinante en las opciones de Scudetto de Napoli, Milan y Fiorentina.

LUCHA POR EUROPA

Difícilmente Inter y Roma, dos grandes venidos a menos en los últimos tiempos, podrán estar en la lucha por los títulos a pesar de sus refuerzos.  A San Siro ha llegado Walter Mazzarri, después de su exitoso ciclo en Napoli, para tratar de poner orden en un club que se sumió en el caos deportivo con Stramaccioni -para finalizar la liga noveno- y que institucionalmente se tambalea con la sombra de la compra del club por parte del indonesia Thohir siempre presente. Los jóvenes (Belfodil, Icardi, Kovacic, Taider) deben dar un paso adelante en sus carreras y tomar galones si este equipo quiere llegar a algo. En Roma la situación es comparable, con una situación delicada en los despachos, una nueva apuesta por el talento en el banquillo, con Rudi García, y una plantilla en la que siguen mandando los de siempre, Totti y De Rossi y en la que se han perdido elementos importantes como Marquinhos, Osvaldo o Stekelemburg. El rendimiento de Strootman, Gervinho y Mattia Destro  marcará el devenir de este equipo.

Lazio y Udinese están en una situación parecida y opuesta a la vez. Tampoco tienen nivel suficiente para aguantar la lucha por el Scudetto, pero llegan con proyectos estables y en crecimiento constante y equilibrado. Udinese continúa su política de comprar barato y vender caro -este año el central Benatia- pero mantiene la competitividad siempre, con Antonio Di Natale al frente, mientras la Lazio cuenta con un bloque muy fuerte, con jugadores clave -Marchetti, Dias, Ledesma, Candreva, Hernanes, Klose- en todas las líneas, a los que se une el pulmón y criterio en la medular de Biglia.

Hay que recordar que en Italia solo hay cinco puestos de clasificación para Europa, tres de ellos de Champions League -más uno de Europa League dependiendo de la Coppa- por lo que, con cuatro equipos a priori más destacados, la lucha será enconada por entrar en competición europea. Este año ya se quedaron fuera Inter y Roma. Y cuidado con que Parma o Bologna puedan dar más de un susto.

EQUIPO REVELACIÓN

El Sassuolo es el debutante de la categoría. Un club de una pequeña ciudad a la sombra de Modena que ni siquiera puede jugar en el estadio de su ciudad -jugará en Reggio Emilia, a 25km-. Sin embargo, sostenido por una gran empresa como la MAPEI, con un proyecto deportivo e insitucional sólido y estable, puede dar más de una sorpresa en su estreno en la élite. El equipo neroverde, dirigido desde el banquillo por Di Francesco, apuesta por un fútbol ofensivo, combinativo y alegre. Jugadores como Missiroli o Berardi, además de los recién llegados Kurtic, Zaza y Alexe lo permiten, equilibrados por el mediocentro Magnanelli y con una defensa decente con el mariscal Terranova o el lateral zurdo Longhi. Su gran debe, la juventus y la inexperiencia. Les pesará cuando se pongan las cosas cuesta arriba. De todas formas, van a dar que hablar. Otros equipos a tener en cuenta, al menos para estar cerca de Europa, son el Parma -sobre todo si Cassano recupera su mejor nivel- y el siempre fiable Bologna de Stefano Pioli.

EQUIPO DECEPCIÓN

El Catania viene siendo desde hace un par de años uno de los grandes animadores del campeonato. La pasada temporada superó la pérdida de su entrenador Montella -que se fue a triunfar a la Fiorentina- y Maran gestionó a la perfección su legado para terminar octavo en Serie A. Sin embargo, este verano ha perdido a tres de sus jugadores clave: El lateral zurdo Marchese, el extremo 'Papu' Gómez y especialmente el regista Francesco Lodi. De sus sustitutos, Monzón puede mejorar incluso a Marchese, el rendimiento del argentino Leto es una incógnita, dadas sus lesiones e inconsistencia, mientras Tachtsidis, pese a su enorme potencial, ya comenzó con mal pie en su debut en la élite como mediocentro de la Roma. Por tanto, es probable que bajen su nivel respecto de los últimos años. Otros equipos se pueden considerar como decepción serán los que no se clasifiquen para Europa entre los grandes, como ocurrió en el último campeonato con Inter y Roma.

DESCENSO

Como casi todos los años, mucha emoción y muchos equipos implicados en evitar los tres puestos que mandan directamento al descenso a la Serie B. Los recién ascendidos parece que parten con más papeletas que el resto, aunque, como ya comentado, el Sassuolo puede dar la sorpresa si no le pensan la juventud, la inexperiencia y los nervios. Livorno a priori es el equipo con la plantilla más débil. Mantiene el bloque del ascenso, con muy buenos nombres, poco curtidos eso sí -Belingheri, Dionisi, Siligardi y especialmente Paulinho- pero puede pecar de poca contundencia bajo la imberbe dirección desde el banquillo del inteligente Nicola. Por su parte, el Verona un clásico -venció el Scudetto en 1985- que vuelve a la máxima categoría 11 años después, con un buen bloque y óptimos centrocampistas como Jorginho, Hallfredsson, Martinho, Donati o Cirigliano, además del sempiterno Luca Toni en ataque.

El Torino puede estar en las quinielas para el descenso si acusa las bajas de su mejor defensa, Ogbonna, y su goleador, Bianchi, aunque se mantiene Cerci y han llegado buenos peloteros como Immobile, El Kaddouri o Bellomo. El Genoa también rondará la zona baja con el enésimo tambaleante proyecto de Preziosi, con Liverani como entrenador debutante. El Cagliari, que continúa con el mismo bloque desde hace unos años, y el Chievo, que con Sannino será aun más competitivo que de costumbre, siempre están en la lucha, pero están perfectamente mentalizados para salir airosos. Atentos también a las prestaciones de la Sampdoria, que puede caer si se descuida en exceso -aunque tiene un fantástico goleador en Gabbiadini- y el Catania, si no supera la marcha de Lodi.

[Toda la actualidad del fútbol italiano, en @CalcioSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados