Se habla de:

Sevilla

article title

Sergio Rico y Llorente hacen realidad el mal menor

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Una vez eliminados de UEFA Champions League, al Sevilla Fútbol Club de Unai Emery solo le quedaba optar a jugar la UEFA Europa League o bien, quedarse sin competición europea a primera de cambios. Para ello, era estrictamente necesaria la victoria ante la Juventus de Turín y además, el Borussia Mönchengladbach no debía ganar en Inglaterra.

Hubo un momento en el que pasaba todo lo contrario. Los alemanes de Schubert daban la vuelta al marcador en el Etihad Stadium, mientras en Nervión, lucía el 0-0 en el marcador a pesar de varias ocasiones claras de una y otra escuadra. Pero todo cambió. El fútbol y la Champions le debían una gran noche al sevillismo, y aunque tarde, llegó. A medida que pasaban los minutos en el Ramón Sánchez-Pizjuán, la grada más se encendía. Con el transcurso del partido, crecía el Sevilla. La frialdad y la pesadumbre previa al partido se convertirían en fuego e ilusión de manera progresiva.

 

Banega quiso tener la batuta. El marcaje de los jugadores italianos no parecía impedir al argentino entrar en contacto con el balón, cayendo a banda y ofreciéndose cada vez que había que buscar una salida de balón aseada. Por su parte, la mejor versión de Krychowiak también apareció sobre el terreno de juego. Luchador, guerrillero y omnipresente, barriendo todos y cada uno de los balones que quedaban en terreno de nadie. Pero si hay dos nombres que brillaron como las estrellas de la Champions fueron los de Fernando Llorente y Sergio Rico. El primero de ellos se fajó durante todo el partido con los 3 centrales de la Juve. El riojano ganó cada duelo individual con cada uno de los centrales con los que se emparejaba. Un uno contra 3 en el que siempre vencía el delantero sevillista. Empujones, duelos aéreos, agarrones…de todo ello, Llorente sacó rédito, culminando su partido con un fantástico gol al más puro estilo Llorente. Su mejor partido desde que viste la elástica sevillista. Mientras tanto, Sergio Rico se ocupaba de despejar todas las ocasiones de peligro que creaban los delanteros bianconeris, que no fueron pocas. El guardameta sevillano se hizo gigante cada vez que Morata, Dybala o Pogba intentaban perforar su portería. El internacional español se consagró en Europa delante de una eminencia como Buffon, testigo del doctorado de Sergio Rico en el viejo continente. 

Sergio y Fernando, Fernando y Sergio. Dos hombres, dos nombres. Los encargados de devolver la ilusión a la grada del Sánchez-Pizjuán, los culpables del mejor partido de Champions del Sevilla FC esta temporada, los que han guiado a su equipo a la competición que más alegrías les ha dado en los últimos años.

Hasta luego orejona, ¿cómo estás mi querida Europa League?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados