Baloncesto

article title

Ser capitán, por Reyes y Navarro

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Chrtistian DÍEZ – El tercer partido de la final de la Liga Endesa nos regaló un precioso duelo de titanes. Felipe Reyes y Juan Carlos Navarro enseñaron al gran público lo que es ser capitán de los dos equipos referentes del baloncesto español. Entrega, lucha, coraje y sentimiento. Ambos fueron los grandes estandartes de sus respectivos equipos, llevándose el premio final el pívot madridista (72-84).

El encuentro no defraudó. Ambos equipos presentaron batalla desde el principio. El Real Madrid arribó a la Ciudad Condal con ansias de venganza por la derrota en el último suspiro del último encuentro en Madrid. Mirotic y Llul, escuderos de un impresionante Felipe Reyes, mostraron su garra desde el comienzo.

Palabras mayores se merece Felipe Reyes. El excelso capitán blanco volvió a demostrar que aún queda mucho baloncesto en sus piernas. En los momentos claves siempre aparece, nunca se borra, tiene la fe y la consistencia del que ama unos colores por encima de cualquier cosa. Su partido fue antológico. Genial en el rebote (5), su acierto de cara a la canasta rival fue la clave del encuentro (20 puntos), no en vano, fue el jugador mejor valorado (26), demostrando lo que significa la palabra capitán.

Cogeremos la segunda acepción de la palabra capitán del diccionario de la RAE: “Persona que encabeza una tropa”. Ese es Felipe Reyes. Definición  que encaja perfectamente para describir también a su rival en la pista, y amigo fuera de ellas, Juan Carlos Navarro. El de San Feliu de Llobregat fue de lo poco salvable del conjunto azulgrana. A él llegaron todos los balones en el último cuarto del partido. Era el turno de jugársela, y él, como siempre hizo, se la jugó, pero 20 puntos y un rebote no fueron suficientes para detener el vendaval blanco.

Mención aparte merece Nikola Mirotic. El MVP de la temporada regular demostró el porqué de este galardón. 18 puntos, 2 rebotes, 19 de valoración y un acierto de 3/3 en tiros de dos, 2/3 en tiros de tres y 6/6 en tiros libres. Pero más allá de estas estadísticas, su participación fue vital por lucirse en los momentos idóneos, cuando un equipo necesita a su estrella. El tercer partido sirvió para mostrar al mejor Mirotic.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados