La Liga

article title

Sensaciones azulgrana

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Luis Enrique y los suyos llegan en una posición ventajosa al clásico. En el caso de que se diese una derrota, el Barça seguiría estando por encima del eterno rival, lo que puede dar más rienda suelta a Lucho de cara a plantear el partido con más o menos atrevimiento. ¿Será conservador o intentará ir a por todas? 

Si algo ha mostrado el entrenador asturiano estos años es que siempre quiere ganar. Por eso, una salida especulativa  en el Bernabéu sería toda una sorpresa. Es uno de los años que más expectación está levantando el posible once titular del equipo. Las dudas sobre el estado de Busquets y las constantes rotaciones de Luis Enrique tienen gran parte de culpa.

El estado del Barça
El Barça cosechó tantas victorias en Liga como incertidumbres sobre su plan. Sin ir más lejos, contra Eibar no sólo sufrió algún susto, sino que llegó a aburrir al respetable, dejando caer los goles por su propio peso. Una sociedad como la de Neymar y Messi es demasiado demoledora cuando funciona bien, y casi inaguantable para rivales recién llegados a la categoría. Los resultados seguían siendo buenos, pero los partidos sólo eran una excusa para ver con qué nos deleitaba esta vez Messi o de qué asombrosa manera convertía Neymar un tanto.

Hasta que llegó la primera parte vs. Ajax. El camino a seguir. Los 45 minutos más impresionantes en cuanto a la ejecución de la presión en línea alta. El Ajax, que se plantó el año anterior con muchas ganas de jugar el balón, se vio ahogado esta vez. Las sensaciones fueron tan buenas que hasta el técnico se permitió el lujo de hacer descansar a Messi con un exiguo 2-0 en el marcador. El partido había sido bueno, pero el Barça había perdonado demasiado y terminó sufriendo hasta que salió Sandro a finiquitar, un lujo que quizás no se pueda permitir este sábado si quiere sacar algo de provecho en la Castellana.

Messi
La mayor ventaja que poseen los azulgranas en su visita a Madrid se llama Leo Messi. Un Leo Messi transformado. Ha dejado de acaparar todos los goles del equipo para ponerse el mono y convertirse en el jugador total. Asiste, da goles, y ya no sólo se encarga de definir las jugadas, también de iniciarlas. Llega en muy buen estado de forma, tras volverse a encontrar muy a gusto en su nuevo rol y repartiendo asistencias como si de caramelos en las puertas del colegio se tratase.

Las sorpresas
El once que presente Lucho mañana definirá su plan final. La mayor incógnita es (una vez más) el eje central de la defensa, dónde la pubalgia de Busquets puede macarlo todo. Si juega el de Badia, Mascherano puede ser una opción para la posición de central derecho. Su capacidad para llegar al corte y corregir las subidas de Alves gusta mucho en ese sentido. Piqué sigue buscándose. Fue tan bueno no hace tanto que es posible que Lucho crea que puede reencontrarse consigo mismo en Madrid. Mathieu al centro o al lateral y un Bartra en forma conformarán otras incógnitas a resolver.
En el medio, Xavi ocupa todas las atenciones, aunque la línea de Busquets-Rakitic-Iniesta se presupone titular. No sería la primera vez que un técnico del Barça innovara en el Bernabeu para encontrar acomodo a 4 centrocampistas y generar superioridades en el centro del campo. En ese sentido, también asomaría la cabeza un olvidado Rafinha que todavía tiene mucho que ofrecer. Su versatilidad en banda derecha, incluso arriba como compañero de Neymar y Messi, sería toda una apuesta del entrenador blaugrana.

En la delantera la principal duda es si Luis Suárez debutará al fin o no. Ya con la sanción levantada, el efecto psicológico podría ser un argumento a su favor, unido al trabajo sin resultados que está obteniendo en los últimos partidos Pedro. Munir y Sandro estarán expectantes a los acontecimientos, tras haberse mostrado solventes en las oportunidades que han tenido.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados