Se habla de:

Baloncesto

article title

Los 6 escoltas a seguir en la NCAA

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Cada año, la NCAA, acoge a jóvenes jugadores repletos de ganas e ilusión por mostrar todo su talento. Las canchas de basket no dan abasto con tanto genio suelto por ellas, pero solo serán algunos, los que tras esta bonita etapa, den el salto a la NBA. Aún así, el futuro de la mayoría se encuentra en el mundo del baloncesto. En esta temporada 2016 – 2017, estos son algunos de los escoltas a seguir.

MALIK MONK (Kentucky)

Con una estatura de 1.92, podría ser un perfecto base, pero su clara vocación ofensiva, olvidándose de asistir en muchas ocasiones, le convierten en uno de los escoltas más prometedores este curso en la NCAA.

A las órdenes de Calipari en los Wildcats, Monk pretende mostrar todo su arsenal de recursos en ataque, comenzando por su tiro, tanto de media como larga distancia, donde se maneja en cifras aceptables, pero mejorables si selecciona mejor cuando tirar. Sin embargo, destaca sobre todo por su entrada a canasta, con un salto descomunal en carrera, que le permite dejar grandes mates y bandejas igual de complicadas. Además, debajo del aro, gracias a su capacidad de elevación, no es manco, y puede rematar de manera igual de “violenta”.

No es mal defensor, pero tiene que concentrarse y trabajar más en el gimnasio para poder aguantar en el poste a jugadores con mayor capacidad física. Tiene todo lo necesario para estar en la NBA en un futuro cercano, pero también le quedan muchos flecos que perfilar en su juego.

GRAYSON ALLEN (Duke)

Una de las estrellas este cuso universitario en la NCAA. Un reconocimiento merecido que se viene ganando a pulso desde el pasado curso con los Blue Devils, promediando 21.6 puntos, 4.6 rebotes y 3.5 asistencias.

Grandes condiciones atléticas, que le permiten correr, entrar a canasta y finalizar con buen resultado, además de ayudarle en una defensa que va mejorando y le va dando ese rol de jugador total. Tiene un gran tiro de tres, y puede generarse su espacio para anotar, pero también para que anoten sus compañeros, ejerciendo, gracias a su su liderazgo, de base en algunos momentos.

Un icono para Duke, que en este curso, buscará guiar a los suyos hacia la conquista del título. Si lo consigue, a buen seguro que ganará boletos para llegar a la NBA con una posición elevada en el draft, que ya de por sí tiene, debido a todo el talento que acumula en sus 195 centímetros de estatura.

JOSH HART (Villanova)

Escolta completo, capaz de aportar en ataque y defensa. En el aspecto ofensivo no destaca en ningún apartado, pero tanto entrando a canasta, como tirando, de dos o desde el perímetro, acaba por sacar buenos números, que le llevaron a promediar 15.5 puntos en la pasada campaña.

Es capaz de girar con rapidez para cambiar de dirección cuando penetra, lo que le permite sacar puntos en la pintura, donde se maneja realmente bien para jugar de dos. En cuanto al tiro desde el perímetro, se defiende, y poco a poco va progresando en cuanto a su selección y porcentajes. Buena capacidad reboteadora, tanto defensiva como ofensiva.

En defensa aporta mucho, gracias a una enorme intensidad, capaz de activar a todo su conjunto, y con la que además aporta en robos. Le da igual salir fuera de la zona para pelear con un base, que meterse en la pintura y batallar con un alero. Versátil como pocos, Hart, apunta a ser la estrella en este nuevo curso con Villanova.

ALLONZO TRIER (Arizona)

Un pistolero anda suelto en Arizona. El bandido más peligroso de los Wildcats. Un escolta, que en este, su segundo año en la NCAA, buscará dar un paso adelante, para lograr alargar la temporada de su equipo lo máximo posible.

Puede entrar a canasta con potencia, y si tiene la posibilidad no dudará en colgarse del aro. Es difícil de para una vez se encuentra liberado de marca y dirección a canasta. Tiene un gran primer paso, y un cambio de ritmo con los que se zafa de su defensor. En cuanto al tiro, tiene buena mano, y a falta de entrenamiento y mejora en porcentajes, es un anotador con rachas apabullantes. 14.8 puntos por partido fue su promedio el pasado curso, unos números que pretende elevar en esta campaña.

En defensa, y en el apartado de asistencias, podría subir claramente sus prestaciones, por lo que en este curso, su entrenador, Sean Miller, seguro que trabaja en estos apartados para dotar de nuevos conceptos el juego de su pupilo. Tiene condiciones técnicas y físicas como para triunfar en la NCAA, y posteriormente, alcanzar la NBA.

DONOVAN MITCHELL (Louisville)

Explosivo en ataque hasta decir basta. Un jugador con un salto prodigioso que puede volar por encima de su defensor para encontrar el aro. No tiene ningún tipo de miedo al contacto, y sabe aprovechar su enorme capacidad atlética. Puede sorprender en cierta medida, ya que con su estatura, 1.92, podría cuadrar más en el puesto de base, pero con su vocación anotadora, es un escolta en toda regla.

Le falta tiro de tres, como demuestra su bajo porcentaje el pasado curso, con apenas un 25% de acierto, pero tiene margen de mejora, y además puede conseguir con el dribbling buenas situaciones de canasta, por lo que con trabajo no será un problema incrementar esas cifras.

Gran movimiento lateral, que le permite ser muy dinámico en defensa. Su capacidad física le habilita para ser un defensor rocoso, que con más consistencia, y algunos apuntes que irá puliendo con el paso de los años, puede ser todo un “perro de presa” en el perímetro. En definitiva, un jugador con mucha posibilidades de ser determinante en el devenir de Louisville este año, y de alcanzar la NBA en un futuro cercano.


ANDREW WHITE (Syracuse)

La nueva adquisición de los oranges de Syracuse. El encargado de convertirse en la gran amenaza desde el perímetro en el conjunto dirigido por Jim Boeheim. Con 2 metros de estatura, este escolta nacido en Richmond, tiene experiencia de sobra en la NCAA, donde ya ha jugado para Kansas y Nebraska, embarcándose ahora en su tercera aventura en la liga universitaria.

Su fama de anotador le precede, y con ella llega a Syracuse para demostrar lo que no pudo hacer con los Jayhawks, pero si con los Huskers. Mientras defendió la camiseta de estos últimos, promedió unos fantásticos 16.6 puntos y 5.9 rebotes por partido.

Con un gran instinto ofensivo, sabe moverse por la cancha rival, buscando sus espacios, y consiguiendo buenas situaciones de tiro, que aprovecha, demostrando su gran elevación, muñeca y puntería, con las que tan buenos resultados ha obtenido, y que le han ayudado a consolidar su gran mecánica de tiro. Con su talla y físico, podría tener más presencia en la zona, posteando a escoltas más pequeños, pero este es un punto a trabajar para White. De momento, a falta de ver qué pasa con su futuro, este curso en la NCAA espera ser de gran ayuda para un equipo siempre competitivo como Syracuse.

Fuente principal: Draftexpress

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados