Se habla de:

Multideporte

article title

Seis ala-pívots a seguir en la NCAA

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Cada año, la NCAA, acoge a jóvenes jugadores repletos de ganas e ilusión por mostrar todo su talento. Las canchas de basket no dan abasto con tanto genio suelto por ellas, pero solo serán algunos, los que tras esta bonita etapa, den el salto a la NBA. Aún así, el futuro de la mayoría se encuentra en el mundo del baloncesto. En esta temporada 2016 – 2017, estos son algunos de los ala-pívots a seguir.

LAURI MARKKANEN (ARIZONA WILDCATS)

Un finlandés con cara de niño pero 2,13 de estatura. Esta joven promesa, procedente del norte de Europa, es sin duda uno de los mayores talentos a seguir en la NCAA. Con su talla no pasa desapercibido en la calle, pero tampoco en la pista por su juego. Es un coloso con muchas habilidades para marcar la diferencia.

En ataque puede moverse con gran fluidez, siendo bastante ágil para un jugador de su estatura. Puede desenvolverse bien, tanto por dentro, como por fuera de la zona, y desde el perímetro es un buen tirador. Poco a poco va mejorando en este apartado, pero se espera que llegue a ser un jugador letal cuando reciba el balón y mire a canasta. De momento sus mejores porcentajes llegan cuando tiene espacios y tiempo para pensar. Buenas prestaciones para el rebote.

En defensa es un jugador rocoso, con opciones para cubrir tanto a un 4 como a un 5, aunque para esto último necesita trabajar más en el gimnasio, como ya está haciendo. Interesante ver cómo va aumentando sus prestaciones, pero apunta a que puede ser un jugador muy a tener en cuenta para desembarcar y quedarse, en un futuro, en la NBA.

HARRY GILES (DUKE)

La gran estrella para muchos entre todos los freshman que disputan este año la NCAA. Un verdadero portento físico al que se le augura un futuro exitoso.

Sus condiciones atléticas están fuera de toda duda. Solo hace falta verle jugar un partido para ver que tiene lo necesario para triunfar, eso sí, no sin antes trabajar mucho. Sus principales virtudes se apuntalan en esta capacidad física, que le permite ser bastante rápido, para su estatura. Es muy peligroso en transiciones ofensivas. Saltar y hundir el balón en el aro no es un problema para un jugador con muelles increíbles. Además, reboteando, es todo un genio, llegando a alcanzar cifras vertiginosas. Continuando con el ataque, tiene mucho margen de mejora en el tiro, y necesita trabajar la mecánica para lograr resultados exitosos.

En defensa es un gran trabajador, y con su agilidad, buen juego de pies, y brazos largos, puede ser una pesadilla para todos aquellos que se intenten adentrar en su pintura, o busquen en ella a alguno de sus compañeros. En definitiva, un serio aspirante a dejar su huella este curso en la NCAA, y posiblemente, hacer lo mismo más adelante en la NBA. El futuro le depara mucho éxito, siempre y cuando le respeten las lesiones que desde hace tiempo castigan su juego.

TYLER LYDON (SYRACUSE)

Versátil y ágil. Excelentes conceptos en ataque y defensa. Multitud de recursos ofensivos, desde poder pasar de un lado a otro de la pista con rapidez, hasta recibir en el poste y sacar el gancho. Bueno números desde el perímetro, exhibiendo su gran muñeca. No tiene problemas en colgarse del aro, gracias a sus buenos mulles y capacidad atlética. Es un excelente reboteador, tanto en ataque como en defensa (6.3 de media en el pasado curso).

Y siguiendo por la defensa, es un jugador con “facilidad” e instinto en este apartado. Es un gran taponador, tanto en la zona, como saliendo a la línea de tres para defender a su par, y además sabe ubicarse para cortar las líneas de pase.

Demuestra mucho temple sobre la pista, y a pesar de que tiene mucho margen de mejora, es uno de los talentos a seguir en este curso a la NCAA, sin lugar a dudas. Se le puede ver como alero, pero por condiciones, si trabaja más en el gimnasio, sería un digno ala pívot de ver en la NBA. Puede aportar mucho a cualquier equipo.

IVAN RABB (CALIFORNIA)

California acoge en su seno a una de las estrellas de la liga universitaria norteamericana. Este ala pívot, de 210 centímetros de estatura, es sin lugar a duda un diamante en bruto, al que eso sí, le falta trabajo para pulirse y brillar con más fuerza. Por ahora, presenta recursos de sobra para ser dominante en la NCAA, pero no por ello tiene margen de mejora.

Centrándonos en este curso, su principal virtud en ataque puede venir cerca del aro, o en media distancia, pero nunca muy alejado de la pintura, lugar donde realmente se desenvuelve como pez en el agua dentro de la cancha. Tiene un gran juego de pies, y sabe cómo hacerse hueco con el cuerpo ante sus rivales, aprovechado esto, para recibir el balón de espaldas a canastas, y sacarse las castañas del fuego con multitud de recursos, para sumar dos más a su equipo.

En defensa destaca por su dominio del rebote, aunque también es realmente bueno en esta faceta cuando se trata de la ofensiva. Faltan detalles por pulir pero se le puede considerar como un jugador intimidante, y capaz de aguantar bien a su par, aunque como digo, no es un experto en la materia.

Con todo esto, Rabb, está llamado a liderar California un año más, buscando llegar lo más lejos posible con ellos, y provocar que su nombre suene con fuerza entre los ojeadores NBA que le llevan siguiendo desde hace algún tiempo.

BENNIE BOATWRIGHT (USC)

No es ni el más alto, ni el más rápido, ni el más atlético, pero tiene cualidades de sobra, para ser determinante en la NCAA. Un jugador que sabe que virtudes exprimir, y que demuestra un buen instinto y conocimiento del juego.

Se muestra muy agresivo dentro de la cancha, buscando sin miedo el uno contra uno, y sacando todos los tiros que pueda, quizás más de la cuenta en ocasiones. Tiene que mejorar en este apartado, y que a pesar de tener la posibilidad y calidad para asistir, puede rendir mucho más en esta faceta.

Tiro de tres interesante, aunque con margen de mejora. Si recibe el balón en el perímetro con espacio es muy eficaz, de lo contrario puede tener algún problema, pero con práctica y entrenamiento acabará por ser un jugador con altos porcentajes desde la línea de tres. No es especialmente atlético, pero sabe crearse su espacio, si es necesario, para anotar.

Reboteando se maneja en números aceptables (5.2 de media el pasado curso), pero con mucho margen de mejora para un jugador de su talla (210 cm). En definitiva un prometedor ala pívot, con nivel suficiente para alcanzar en un futuro la NBA.

ALEC PETERS (VALPARAISO)

Un tirador. Con su estatura, 209 centímetros, lo primero que piensas es que papel jugará en la pintura, pero lo que descubres después de verlo jugar, es que fuera de ella es realmente donde brilla con luz propia.

Es capaz de fabricarse sus propios tiros, gracias a una buena coordinación de su cuerpo, y uso del paso atrás, entre otros recursos, provocando espacios a partir de lo cual usa su buena muñeca para sumar en ataque. No tiene un rango de distancia en el que flojeé, pero si es verdad que desde el triple tiene especial devoción por intentarlo. Hasta 43% de acierto desde el perímetro el pasado curso.

En cuanto a otras habilidades, destacar su rebote, donde ha demostrado ser realmente consistente. El pasado curso promedió 10.6 rebotes por encuentro. Tiene el instinto para saber moverse tanto en ataque, como en defensa, de manera adecuada, en entrando la posición idónea para pelear por el rebote.

Asistiendo parece ir progresando, y en cuanto a la defensa, le cuesta salir al perímetro. Pero con estos pequeños matices a mejorar, su rendimiento de competición ha quedado probado de sobra en la NCAA, y un curso más, estará entre los talentos a seguir por todos los amantes del baloncesto, así como por las franquicias NBA, que a buen seguro no le pierden de vista.

Fuente principal: Draftexpress

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados