Se habla de:

Fútbol alemán

article title

Se nos fue “Aki” Schmidt, emblema del Dortmund en el siglo XX

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Si intentamos pensar ahora en quién es el emblema del actual Borussia Dortmund, seguro que a todos se nos viene un nombre a la cabeza: Marco Reus. Si ese es el que han pensado, no creo que haya sido un error, porque Reus es nacido y criado (deportivamente) en la ciudad del Westfalenstadion.

Hubo otro emblema antes que Marco Reus o antes de aquel BVB que conquistó la Copa de Europa en los años 90. Pero, para conocerlo, habría que retroceder varias décadas atrás. Nos debemos trasladar a los últimos años del Campeonato Alemán, antes de la creación de la Bundesliga. Hablaremos del primer Dortmund campeón de Alemania y de su jugador franquicia por excelencia, Alfred “Aki” Schmidt. Dirigido desde el banquillo por Helmut Schneider, el nombre del BVB se coló por 1ª vez entre los de los campeones alemanes en 1956, una temporada antes de que llegara al primer equipo un chaval local de 21 años llamado Alfred, que jugaba como centrocampista.

El escalón más alto al que había llegado el club fue al del subcampeonato en 1949, en año del 40º aniversario del club. El primer título dio al Dortmund el derecho a jugar la Copa de Europa al año siguiente. En la 1ª ronda, el rival fue un equipo luxemburgués llamado CA Spora Luxembourg, club que desapareció en 2005. El duelo entre alemanes y luxemburgueses fue el único de aquella primera ronda que tuvo un partido de desempate. Tras pasar aquella ronda previa, el Dortmund de Schmidt se enfrentó al Manchester United de Duncan Edwards y Bobby Charlton. La eliminatoria se decantó a favor de los ingleses, pero fue por un resultado ajustado, ya que en la ida vencieron por 3-2 y en la vuelta no pasaron del empate sin goles.

La carta de presentación de “Aki” Schmidt y su Dortmund se había producido en un campo muy especial, Old Trafford, el “Teatro de los Sueños”. Al finalizar la temporada europea para el BVB, aún quedaba el torneo nacional, en el que iban aquel año como vigentes campeones. Tras una 1ª fase, la final la disputaron en 1957  frente al HSV, un club que ya sabía lo que significaba ganar aquel torneo, ya que lo conquistó en 1923 y 1928, además de haber sido subcampeón en 1924. La final, disputada en Hannover, la ganó el Dortmund por 4-1. No fue Schmidt el protagonista de aquella final, puesto que no la disputó, sino Kelbassa y Niepienklo, autores de los goles en aquella final, por partida doble.

Amoroso, Kohler, y Aki Schmidt | Getty

Amoroso, Kohler, y Aki Schmidt | Getty

Los Borussen se habían convertido en bicampeones alemanes tras aparecer, de la nada, en las finales nacionales. Volvían a estar otro año en la máxima competición continental, la Copa de Europa. En esta ocasión, pudieron llegar a cuartos de final tras eliminar al Steaua de Bucarest. De nuevo necesitó de un partido de desempate para pasar una ronda de Copa de Europa. “Aki” comandaba una plantilla que dominó en Alemania e intentaba hacerse un hueco entre los grandes de Europa. Tras necesitar de un 3º partido para deshacerse de los rumanos, el rival con el que se topó el conjunto entrenado en aquel año por Hans Tauchert fue el que, tiempo después, acabaría siendo subcampeón del torneo, el AC Milan de Cesare Maldini y Nils Liedholm. Un gol en propia puerta de Mario Bergamaschi en el descuento dio opciones a los alemanes de poder clasificarse en la vuelta pero, para ello, debían ganar en el Giuseppe Meazza. La misión era complicada. Tanto, que el resultado final del partido de vuelta fue un claro 4-1 a favor de los locales.

No se volvió a ver al Borussia Dortmund en una fase final del campeonato alemán hasta 1961. El primer rival de aquella fase fue el HSV de Uwe Seeler, autor de uno de los goles. Schmidt seguía siendo un hombre importante e, incluso, acabó marcando uno de los goles en aquel debut, el 5º (2-5). Se volvió a ver un gol de Alfred Schmidt en la 5ª jornada de aquella fase de grupos, cuando el Dortmund se impuso al Eintracht Frankfurt por 1-2. Con un contundente 7-2 ante el HSV se cerró el grupo y, en la final, esperaba el 1.FC Nürnberg. No pudo ser. El 3º campeonato alemán no llegó. Los de Max Merkel perdieron la final por 3-0. No había un nuevo título, pero “Aki” Schmidt seguía estando ahí.

La derrota de 1961 sería vengada dos años más tarde. Aunque las cosas no empezaron nada bien para Schmidt y los demás, en la 3ª jornada se enfrentarían al HSV, club al que habían goleado en años anteriores. Ganaron por 3.2, con un gol de Alfred, pero uno de los goles en contra fue también suyo, en propia puerta. Tras ganar en su grupo, en esta ocasión se enfrentarían al 1.FC Köln en la final, el campeón de 1962. Por 1ª vez, el nombre de Alfred “Aki” Schmidt sería escrito con letras de oro en una final, ya que marcó el 3º de los goles de su equipo, que le dio el 3º campeonato germano a sus vitrinas.

Dortmund se rendía a los pies de su ciudadano estrella y él les devolvía el cariño con buenas actuaciones y algún que otro gol. Con la creación de la Bundesliga, un nuevo triunfo del Dortmund tuvo que hacerse esperar. La DFB Pokal de la 1964-65, con venganza incluida ante el 1.FC Nürnberg fue el retorno al éxito. Ese año se volvió a ver un gol de Alfred Schmidt en una final. Fue ante el Alemannia Aachen, en el minuto 11 del partido. Era el gol que abría el marcador. En aquellos meses se volvieron a ver las caras en competición europea con el Manchester United. Bobby Charlton hizo 3 goles y George Best, otro. El club inglés se marchó de Alemania con un 1-6 a favor que casi sentenciaba la eliminatoria. Eso sí, no estaba “Aki” en ese partido. Sí estuvo en la vuelta, pero de nuevo el United venció con claridad y Charlton sumó 2 goles más a sus estadísticas.

Aki Schmidt (centro) | Getty

Aki Schmidt (centro) | Getty

El culmen de la carrera de Alfred Schmidt a nivel de clubes llegó al año siguiente. Conquistó la Recopa de Europa, dejando por el camino al Floriana FC, al CSKA Sofía, Atlético de Madrid, West Ham United y, en la final, al Liverpool. Lothar Emmerich y Schmidt eran los grandes protagonistas de aquel Borussia Dortmund campeón. El primero era el máximo goleador y el segundo la imagen del equipo, el emblema.

Alfred “Aki” Schmidt dejó el Borussia Dortmund y colgó las botas en 1968. Poco tardó su nombre en volver a sonar. En 1970, ya como entrenador, Schmidt le daba la DFB Pokal al Kickers Offenbach, el, hasta ahora, único gran título del OFC. El Borussia Dortmund le hará un homenaje póstumo ante el Bayern, un escaparate mundial para un futbolista que lo dio todo por la ciudad y el equipo. Un homenaje para un hombre que disputó, además, 26 partidos con la selección alemana, marcando 8 goles. El 11 de noviembre falleció Alfred “Aki” Schmidt, el emblema del primer gran Dortmund.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados