Miscelánea

article title

Se instaura la rivalidad bajo los tres palos

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Santy MENOR.- Se acabó lo de tener un portero titular y otro suplente. Al menos eso es lo que se puede extraer de las decisiones de los mejores entrenadores del mundo en los últimos tiempos. Contar en la plantilla con un meta contrastado, secundado por un canterano o un guardameta veterano que haga grupo parece pasado de moda, como así atestiguan contrataciones como las de Claudio Bravo, Pepe Reina, Ospina, Caballero, Courtois, Diego López o Keylor Navas.

Mourinho tenía en su Chelsea a toda una muralla, el checo Petr Cech, pero no dudó en repescar este verano a Courtois, posiblemente el mejor guardameta del mundo en estos momentos junto a Neuer, al que Guardiola le ha buscado un suplente de auténtico lujo: Reina. Casillas ya no tiene el puesto asegurado en el Real Madrid. Diego López le ganó la partida la pasada temporada y este año espera una oportunidad Keylor Navas, para la mayoría el cancerbero más destacado del pasado Mundial de Brasil.

Sonado es el caso del Manchester City. Hart, portero con tan buenas condiciones como irregular, no acababa de convencer, por lo que Manuel Pellegrini decidió llevarse a Inglaterra a un hombre de su confianza, Willy Caballero, que venía de ser una pieza fundamental en el Málaga. Pero, curiosamente, el argentino todavía no ha sido capaz de hacerse un hueco en el equipo inicial citizen. El paso adelante de Hart, y que quizá Caballero aún no se haya adaptado al fútbol inglés, ha derivado en que el canterano del City siga siendo titular tanto en Premier como en Champions, pero queda claro que no se puede permitir el lujo de bajar la guardia.

En la portería del Barcelona no existe ya la figura de titular indiscutible. La marcha de Valdés, a quien no lograron hacer sombra ni Jorquera ni Pinto, guardametas fichados expresamente para cubrir sus ausencias y disputar la Copa del Rey, ha propiciado que Andoni Zubizarreta se decantase por firmar a dos porteros que venían de ser básicos tanto dentro como fuera del vestuario en sus clubes de origen, Ter Stegen y Claudio Bravo, que además había cuajado un muy buen Mundial con Chile. La lesión del alemán ha dejado en bandeja la titularidad en Liga al sudamericano, pero la temporada es muy larga y Ter Stegen ya ha debutado con buen pie en Champions.

Volviendo a Inglaterra, Wenger firmó para competir con Szczesny a Ospina, guardameta colombiano que evidenció en la Copa del Mundo las buenas maneras que venía mostrando las últimas temporadas en el Niza. Pese a que algunos apostaban por su titularidad, de momento el entrenador del Arsenal ha mantenido su confianza en el guardameta polaco, pero como ocurre con Keylor en el Real Madrid, en el banquillo hay un portero con mucha ilusión por seguir agrandando su carrera futbolística, algo que, como vemos, se está convirtiendo en habitual en el fútbol de élite.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados