Fútbol italiano

article title

Se incendia Roma: no sonríe Totti y llora la loba

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

José Carlos De Celis | Jesé acababa de marcar el 0-2 que le daba al Real Madrid más de medio pase a cuartos de final de la Champions, con casi cien minutos de eliminatoria por disputarse. En la banda esperaba Francesco Totti para convertirse en el tercer cambio de la Roma, y la grada visitante no dudó en responder a la sustitución con sinceros aplausos. Se reflejaba en esa ovación, al unísono con el resto del Stadio Olimpico, la admiración por una leyenda que jamás abandonó su casa pero que siempre tuvo palabras positivas para el equipo español. Admiración y respeto.

Del mismo modo actuó la afición giallorossa, una vez más, en un nuevo reconocimiento a su capitán y escudo. Había en aquella bienvenida algo gris, con un rival vestido de ese mismo color volviendo a su campo victorioso, mientras Totti ingresaba a ese césped (que es su césped) quizás por última vez en la máxima competición continental, esa que asegura que habría ganado en al menos tres ocasiones de haber cambiado Roma por Madrid.

Que el italiano no quisiera realizar declaraciones en zona mixta se convirtió en noticia pese a ser algo habitual, pero no estaba ahí la novedad. Horas antes de aquel partido que disputó de manera casi anecdótica el veterano jugador, su entrenador, Luciano Spalletti, respondió a AS con una importante declaración de intenciones: “Entreno a la Roma, no a Totti. Para mí el objetivo primero son los resultados de la Roma y busco en función a eso, no en función de la historia de un futbolista”.

 

Francesco, poco dado a hablar fuera del campo, recogió el guante, y contestó en la RAI: “Admiro a Spalletti como entrenador y como persona, la Roma tiene que confiar su futuro en él, pero esperaba que varias cosas leídas en los periódicos me las dijera a la cara”. Mientras que para el míster la relación entre ambos es perfecta, el ‘10’ no lo ve igual: “Tenemos una relación de darnos los buenos días y las buenas tardes”. En rueda de prensa, Spalletti había insinuado su titularidad en el partido ante el Palermo y asumía su parte de culpa: “Puede participar desde el minuto 1, ¿por qué no? Esta semana entrenó bien. A veces fue mi culpa que se sintiera alejado del grupo, y esto no ayudó ni al equipo ni a él”.

Sin embargo, tras la entrevista con la RAI, ni titularidad, ni convocatoria. Totti fue apartado de la concentración y Roma se incendia como si estuviera bajo el mandato de Nerón. Fuera de la Coppa TIM, casi fuera de la Champions, con la cabeza de la Serie A en torno a los diez puntos de distancia, la Curva Sud en huelga de animación por las medidas de seguridad tomadas por parte del club y problemas entre entrenador y emblema: los tres meses de temporada que le quedan al equipo capitalino pueden hacerse largos.

 

El regreso de Spalletti, con el que ‘Il Capitano’ mostró una gran versión en su etapa anterior, fue recibido con esperanza, y esa ilusión se ha traducido hasta ahora en el verde: un empate inicial, una derrota por la mínima ante la Juventus y cuatro victorias consecutivas en el campeonato nacional. Tampoco ante el Madrid mereció tanto castigo, pero desde entonces nada ha ido bien en el club y el ambiente se ha enrarecido. Totti es asunto de estado.

El contrato de Francesco termina el 30 de junio, y aún no está confirmada ni su retirada, ni su marcha a otro club, ni su renovación. Tendrá que sentarse a negociar con el presidente Pallota: “El dará su opinión y yo la mía. Solo espero honradez”. A sus 39 años, sabe que nada es eterno salvo su ciudad, pero pide para su final, si es que tiene que llegar ahora, lo que merece: “Quiero respeto por todo lo que di a este equipo y a esta entidad, siempre di la cara por ello”. Desde que debutó en el primer equipo hace 23 años, jamás pareció el crack tan lejos de la Roma, ni siquiera cuando, en la cima de su carrera, le llovían los cantos de sirena de los clubs más importantes de Europa. Tampoco nunca pareció tan triste y, si Totti no sonríe, la loba del escudo llora.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados