Fútbol alemán

article title

Schalke 04, nuevo sistema con Di Matteo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Suelen decir que año nuevo, vida nueva. En el fútbol lo podríamos asemejar con entrenador nuevo, juego nuevo. El FC Schalke 04 hace algo más de un mes cambió de técnico, sustituyó al tan cuestionado por prensa y afición, Jens Keller, y contrató a Roberto di Matteo.

En este caso, el cambio de sistema ha tardado bastante, posiblemente por la falta de jugadores debido a las lesiones, Farfán, Goretzka, Matip, Kolasinac, Sam, Draxler, Obasi y Giefer están actualmente en la enfermería, la cual abandonaron reciente Höwedes, Santana y Kirchhoff. Después de la derrota sufrida contra el Friburgo (2-0) el 8 de noviembre, Roberto di Matteo cambió el sistema de juego. Tras más de un año jugando con el 4-2-3-1, el técnico italiano alineó ante el Wolfsburgo un 4-3-3 con variante defensiva de 5-3-2.

La pregunta es si el Schalke mejora con este sistema. El equipo es discutido por su déficit defensivo, su falta de creatividad y su actitud pasiva en largos chances del encuentro. La recuperación de efectivos (Santana, Kirchhoff y Höwedes) y la baja de Draxler han sido los detonantes para que Roberto di Matteo cambiara el estilo de juego. El Schalke lleva dos encuentros de Bundesliga jugando así, ambos los ha ganado. Con tres centrales a la hora de defender, el Schalke repliega mejor, además a la hora de salir con el balón desde atrás obtiene más posibilidades de juego, Aogo y Höger realizan las coberturas posicionales a los laterales y por el centro obtienen mayor consistencia y despliegue de juego. Este fin de semana, ante el Mainz 05 vimos esa estrategia, Neustädter hace de tercer central cuando defiende, así el equipo gana más consistencia y mejora en la libertad del engache. Sin embargo, no termina de convencer la actitud de los jugadores, que siguen relajándose cuando van por delante en el marcador.

Es pronto para saber si este sistema es adecuado o no. Pero si es cierto que desde hace dos años, el equipo minero no tiene un signo de identidad y un estilo de juego, por tanto, un cambio de este calibre abre un hilo de esperanza para la afición blanquiazul.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados