Se habla de:

Fútbol alemán

article title

SC Friburgo, el espíritu de los Breisgau-Brasilianer

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Echemos una vista atrás solo para contar una cosa que pasa ahora mismo. Temporada 1992-93, en la 2.Bundesliga hay 24 clubes y cinco de ellos forman parte de la actual máxima categoría. El campeón de aquella división fue el SC Friburgo, un equipo cuya media de edad no llegaba a los 24 años y que consiguió ascender a la 1.Bundesliga por primera vez en su historia, marcando 102 goles. Mérito tiene esta cifra, debido a que su máximo goleador aquel año fue el albanés Altin Rraklli (actual seleccionador femenino de Albania) que anotó 16 tantos. Todo un éxito para un club situado en la Selva Negra de Alemania, un equipo que jamás había participado en la máxima categoría del fútbol alemán, pero al que ya formaba parte desde ese momento.

En su temporada de estreno, el SC Friburgo se salva del descenso por la diferencia de goles, cayendo el FC Núremberg a la 2ª División. La revolución llegó a la temporada siguiente. Con Rodolfo Esteban Cardoso como máximo goleador, justo con 16 goles, como Rraklli dos temporadas atrás, el SC Friburgo acabó la temporada en 3º puesto, la mejor clasificación de su historia. Al contrario que en la actualidad, la competición estaba muy igualada. Tanto, que el campeón, el Borussia Dortmund, le sacó al 6º, el Bayern Múnich, tan solo 6 puntos. El Friburgo terminó a 3 del líder aquel año. El equipo fue bautizado por los entendidos como “Breisgau-Brasilianer”, los Brasileños de Breisgau (“Brisgovia” en español), debido a su juego vistoso y su lucha constante. Los entrenaba Volker Finke, actual seleccionador de Camerún. Finke tiene en su honor el récord de mayor número de años en un banquillo alemán, siendo 16 los años totales que permaneció, desde 1991 hasta 2007.

De eso hace ya 20 años. Y el tiempo ha cambiado. Las diferencias entre el campeón y los perseguidores son amplias para una liga que, se supone, tiene mucho nivel (que lo tiene, pero es que el Bayern, club dominador, está a años luz del resto). Ha cambiado para muchos y también para el SC Friburgo. A poco del comienzo de la 2ª vuelta del campeonato, los de Christian Streich, que jugaron en competición europea dos décadas después de estrenarse en la 1.Bundesliga, ahora son colistas, con tan solo 15 puntos y con mucho temor de que vayan a ser candidatos claros al descenso, con permiso de clubes históricos como Borussia Dortmund, Hamburgo SV o Werder Bremen.

Si Finke puso al SC Friburgo en el mapa del fútbol alemán, en la actualidad fue Streich quien lo ha puesto en el mapa europeo y será, si no lo despiden, el encargado de hacer permanecer al club de la Selva Negra una temporada más en la máxima categoría. El equipo no ha bajado de la 13ª plaza en la 1ª vuelta. Es el 2º equipo menos goleador, con 17 tantos, empatado con el Colonia, superando sólo al Hamburgo SV. Y las sensaciones no son buenas. La plantilla cambió en verano con muchos jugadores, con respecto a la que jugó Europa League la temporada pasada y eso se nota. Tanto, que algunos hombres importantes como Mehmedi, Darida o Guédé no están dando todo lo que de ellos se espera y además, se echa mucho de menos a gente como Ginter, Baumann o Fernandes, piezas clave en temporadas anteriores.

Son dos décadas. Sí, hace 20 años que el SC Friburgo encandiló al fútbol alemán siendo un recién aterrizado en la máxima categoría y quedando en 3º lugar. Ahora, a 17 partidos de conocer si su futuro sigue ligado a la 1.Bundesliga o no, el club del Mage Solar Stadion (antiguo Dreisamstadion) está con solo dos puntos de diferencia con respecto al sueño de la permanencia. ¿Posible? No hay nada imposible para ellos. En la ciudad esperan que les invada el espíritu de aquel Breisgau-Brasilianer, aquellos humildes futbolistas que llevaron a un club novato al podio de una competición tan importante como la Bundesliga.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados