Fútbol italiano

article title

Sampdoria – Genoa, el latido del norte de Italia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

No es un fin de semana cualquiera en Génova. La ciudad despierta con sensaciones peculiares a la par que naturales. Se desprende un aroma distinto en el ambiente. Desde el barrio pesquero de Boccadasse, a orillas del Mediterráneo, hasta el Monte Reixa, en los Apeninos de Liguria. Las calles se engalanan de rossoblù y blucerchiati. Si el faro de la Torre della Lanterna pudiera enfocar un punto más allá del puerto, éste sería sin duda el Stadio Luigi Ferraris. Y es que el día ha llegado. Estamos refiriéndonos al Derby della Lanterna entre Sampdoria y Genoa.

531437114

Un Deby di Genova que se juega desde los inicios del balompié. El Genoa CFC es el equipo más antiguo de Italia. En sus vitrinas cuenta con nada menos que nueve Scudettos; si bien es cierto que su época más gloriosa data de comienzos del siglo XX hasta los años ’30. Su rival, la UC Sampdoria nació hace relativamente poco, en 1946, de la unión de los otros dos equipos de la ciudad, el Sampierdarense y el Andrea Doria. De la unión de ambos clubes proviene su nombre.

Los aficionados genoani son mayoritarios en el núcleo urbano, siendo más común su ubicación en las zonas céntricas del mismo. En cambio, los seguidores sampdoriani se encuentran de manera minoritaria en los barrios portuarios del oeste de la ciudad. De ahí que su escudo esté protagonizado por la silueta de un marinero, emblema popular de Génova conocido como Baccicia.

503474422

Para cualquier tifoso rossoblu de raza, la Sampdoria ha nacido única y exclusivamente para ir en contra del conjunto Zena. Sin embargo, el pensamiento de un tifoso blucerchiati viene a ser bien distinto. A pesar de ser el equipo de menor longevidad, el Doria supera en el ranking histórico italiano al Genoa y tiene un mayor reconocimiento en competiciones europeas. Ello es debido en parte a su época dorada, finales de los ’80 y principios de los ’90. Aquellos años en los que la Samp consiguió un Scudetto, cuatro Copas italianas, una Supercopa y una Recopa europeas. Fue en el viejo continente donde tuvieron sus sueños más plácidos y sus despertares más amargos. Esas finales de Recopa (1989), Supercopa (1990) y Copa de Europa (1992) perdidas sin reparo.

En cualquier caso, tanto Genoa como Sampdoria son dos clubes legendarios del Calcio italiano. Para el recuerdo esos derbis míticos de comienzos de los ’90. Del lado blucerchiato jugadores de la talla de Gianluca Pagliuca, Pietro Vierchowod, Moreno Mannini, Attilio Lombardo, Gianluca Vialli o Roberto Mancini. En representación del Grifone: Gianluca Signorini, Vincenzo Torrente, Gennaro Ruotolo, Mario Bertolacci, Tomas Skuhravy o Carlos Alberto Aguilera. Y cómo no, el componente brasileiro del sampdoriano Toninho Cerezo y del rossoblù Claudio Branco.

503475108

El único derbi italiano disputado tanto en Serie A como en Serie B no disfruta actualmente de figuras fetiche de reconocido prestigio. Se podría decir que los ídolos no son los jugadores sino las camisetas que éstos se enfundan. Es preciso saber que el Derbi della Lanterna no es un partido en el que se decidan títulos. Actualmente, la Sampdoria pelea por no descender en las posiciones indeseables de la tabla. Por su parte, el Genoa sí que ha encarrilado un buen comienzo de temporada, contando incluso con un partido menos que de ganar le auparía a puestos europeos.

Realidades muy dispares que se cruzan en un choque que trasciende más allá de la clasificación. Sin duda, el evento futbolístico del año en Génova. Una ciudad que se paraliza durante 90 minutos para sentir a flor de piel el derbi más pasional, caliente y eufórico del país la bota. Es una cita tan clásica y querida en Italia que incluso la televisión le concede una franja horaria propia.

Y no sólo es un encuentro que se dispute sobre el verde de la cancha. Ambas aficiones preparan durante meses y con mucha dedicación los tifos que enarbolaran en las gradas antes del pitido inicial del colegiado. La Gradinata Nord del Genoa y la Gradinata Sud de la Samp rivalizan incluso para imponerse a su rival en este aspecto. Es un derbi entre tifosi.

503475990

Un ambiente sin igual que se puede apreciar bajando la calle que conduce al estadio desde la zona alta de la ciudad. Conforme desciendes por el empedrado se puede observar una panorámica mágica del Comunale Luigi Ferraris. Un coliseo que conserva su encanto antiguo por fuera, que huele a fútbol por los cuatro costados. Todo ello envuelto en un festival de colores rossoblù y blucerchiati que se aprecian con más notoriedad al aproximarse al recinto. En el interior de Marassi, tanto los ultras Tito Cucchiaroni de la Samp como los de la Fossa dei Grifoni del Genoa (junto con el resto de grupos y aficionados) entonan con estruendo los cánticos propios mientras izan las banderolas y bufandas de sus respectivos equipos.

Una vez que el partido da comienzo, su desenlace cada vez está más cerca. No sabemos si el Grifone genovés extenderá sus alas pintando el cielo de rossoblù o si el Baccicia sampdoriano hará resoplar su pipa con humo de tonos blucerchiati. Lo que sí sabemos es que en este partido, con el latido de una ciudad entera y de toda una región, batte il cuore del Nord d’Italia.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados