Fútbol inglés

article title

Sam Allardyce contra las cuerdas por presunta corrupción

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Una información tras previa investigación de The Telegraph puede implicar al recientemente nombrado seleccionador inglés Sam Allardyce en un caso de corrupción por pagos no autorizados. El medio inglés utilizó cámaras ocultas para obtener la información y asegura que solo es el principio. Serios problemas para ‘Big Sam’.

Dos periodistas encubiertos quería cerrar un acuerdo ficticio para incorporarse a una empresa de inversión y gestión deportiva, ayudados por Scott McGarvey como señuelo, consiguieron que Allardyce confesara el delito. De hecho, en presencia de McGarvey, Sam Allardyce asume haber metido la pata al hablar sobre dar unos miles a los jugadores para reclutar a sus compañeros para una empresa de gestión deportiva. Lo que violaría una de las normas de la FA (Federación inglesa de fútbol) que prohíbe que los agentes no pueden ofrecer recompensas a los jugadores para promocionar sus negocios.

 

Allardyce explica a los supuesto empresarios también como saltarse las reglas de la FA para obtener dinero de los traspasos de la Premier League. “No es un problema”, afirmó el actual seleccionador de los ‘Three Lions’ aludiendo a las trabas fiscales. Además, promete recompensas económicas de varios miles de libras a los dos periodistas infiltrados para asesorarlos en las operaciones y asegura que otros muchos lo llevan haciendo durante mucho tiempo.

La investigación dura varios meses e incluso The Telegraph ha tomado vídeos en dos reuniones de más de dos horas de duración. Allardyce creía que McGarvey era un consultor de la compañía que los supuestos empresarios regentaban. El asunto ha despertado la atención en la FA que solicitará información al medio británico para abrir su propia investigación. Se puede haber destapado de esta forma una red de corrupción y sobornos por pagos no autorizados a jugadores y participación ilegal de empresas y terceros en la propiedad de los jugadores y los traspasos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados