Fútbol inglés

article title

Salomón Rondón: El gladiador en un muro

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El trabajo de un delantero se evalúa generalmente por la cantidad de goles que anota. Esta valoración en muchos casos puede ser odiosa, pues en el análisis se deben tener en cuenta los contextos que vive cada delantero. No es lo mismo ser el número nueve de un equipo grande, con mucho volumen de juego y con muchas llegadas, que serlo de un conjunto con una postura más conservadora, en el que la prioridad es no perder más que ganar. En ese escenario, el rendimiento de un atacante debe juzgarse más allá de la suma de los goles que anote y en la Premier League tenemos un buen ejemplo de ese tipo de delantero trabajador: el venezolano Salomón Rondón.

Rondón es el delantero centro del West Bromwich Albion, que se encuentra en la 11ª posición en la Premier League, una posición bastante estable, lejos del descenso y con algunas oportunidades de entrar a Europa. Tony Pulis ha logrado mantener este equipo a salvo usando su conocida filosofía: equipo físico, organizado en defensa, bueno a balón parado y que prescinde de la posesión en la medida de lo posible. Para entender numéricamente lo que es el West Brom actualmente, estos números reflejan de mejor forma su estilo: los de Pulis son los que menos rematan al arco en la Premier (solo 282 remates en lo que va de temporada, 10 remates por partido y tan solo promedian 3 de ellos a puerta), son los que han generado menos oportunidades de gol en total (208), son el conjunto con menos posesión de balón (42.4% en promedio), son el cuarto equipo en pases largos (2049 en toda la campaña), son los que concretan menos pases cortos (7401 en lo que va temporada, 254 por partido) y han anotado apenas 30 goles, cifra que solo Aston Villa, Newcastle, Swansea y Watford no logran superar. De igual manera, el West Brom es el segundo equipo que realiza más entradas por partido (17 en promedio), así como también están en segundo lugar como el club que bloquea más remates del rival (5 por partido).

Con estos datos, es evidente que es sumamente complicado que un delantero brille. Trabajar bajo las órdenes de Pulis requiere que el delantero centro haga un trabajo de desgaste importante, porque debe luchar contra los centrales rivales prácticamente solo y jugar gran parte del tiempo de espaldas, esperando bajar pases largos que le lleguen y así habilitar a sus compañeros, Rondón no es extraño a esta situación: en la selección venezolana, dirigida por Cesar Farías, el estilo de juego que proponía el técnico vinotinto, era relativamente similar al de Pulis y Salomón fue clave para su selección, anotando 10 goles en todo el periodo Farías.

Aun así, nunca en su vida a nivel de clubes se había enfrentado a un contexto similar. Su paso por España (Las Palmas, Málaga) y por Rusia (Rubin Kazan, Zenit), le ubicó en equipos que generaban oportunidades de gol y con técnicos con una visión de ataque: Pellegrini en Málaga y Villas-Boas en Zenit por ejemplo. Más allá de eso y que se sentía cómodo en Rusia, Salomón tenía aspiraciones de jugar en Inglaterra o Alemania por la importancia del físico en estas ligas, juego con el que se siente más cómodo. Así, el 10 de agosto de 2015, por una cifra récord de 12 millones de libras, llegó al West Bromwich Albion, el equipo más físico de la Premier League.

Hasta el mes de marzo Rondón ha logrado anotar siete goles en Premier League, cuatro de ellos en los últimos seis partidos. El último de ellos sirvió para vencer 1-0 al Manchester United en The Hawthorns, complicando de gran forma las aspiraciones de los diablos rojos de meterse en Champions League la próxima temporada. Si se llevan los goles de Salomón a niveles de puntuación, estos representan 13 puntos de los 39 que llevan actualmente los Baggies. el venezolano ha sido responsable del 33% de los puntos que ha logrado su equipo y su cuota goleadora representa el 23% de los goles del West Brom en toda la temporada liguera. Estos números sumados a su sacrificio y compromiso hacen que el primer año de Rondón en Inglaterra sea bastante destacable. Es difícil pensar en un equipo en donde sea más difícil anotar con regularidad que en uno dirigido por Pulis, pero el delantero ha logrado ser constante y está demostrando que la cifra que pagó West Brom por él, no fue exagerada.

Lo más resaltable del momento de Salo, es que nunca ha perdido el norte, siempre ha trabajado con la misma humildad y seriedad desde comienzos de su carrera, desde que debutó con el Aragua FC con 17 años, hasta ahora que tiene 26 y juega en la Premier League. Salomón sigue demostrando por qué ha logrado ser reconocido en Europa como un delantero con calidad probada, distinción que no es fácil de conseguir para un futbolista vinotinto. Pero más allá del éxito personal, ha logrado algo más importante aún: que un país como Venezuela con muchísimos problemas políticos, económicos y sociales, se despierte temprano todos los fines de semana para darle apoyo a su compatriota, con ganas de celebrar un gol suyo en una de las mejores ligas en el mundo. Ese hecho de por sí, es uno de los éxitos más grandes que un jugador puede conseguir: llevar en su espalda a su nación.

Rondón por su contextura física, por ser un luchador que mientras está en la cancha, por no parar de combatir, batallar y sudar la camiseta, es conocido como ‘El Gladiador’. Y como decía Máximo Décimo Meridio en la famosa película del mismo nombre: “Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad”. Y lo que está haciendo Salomón Rondón en la Premier League, vivirá por mucho tiempo en el recuerdo de los venezolanos que lo siguen con orgullo, pues es un modelo a seguir para los deportistas de su país, demostrando, siempre con la misma actitud y profesionalidad, que más allá de los contextos que se le presenten, el trabajo duro es el camino para el éxito en cualquier lugar del mundo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados