Egipto

article title

Salah, el héroe egipcio

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

A falta de una fecha para culminar con las Eliminatorias Africanas, la selección de Egipto se apuntó como uno de los clasificados al Mundial de Rusia. El partido que así lo confirmó fue el angustioso 2-1 contra Congo, encuentro que tuvo como protagonista a Mohamed Salah.

Nacido el 15 de junio de 1992 en la ciudad de Basyoun en Egipto, Mohamed Salah Ghaly ha tenido una carrera en la que, recién a sus 25 años, ha encontrado estabilidad. Futbolísticamente, nació en El Mokawloon, un club mediano de su país en el que vivía a la sombra del Zamalek y del Al Ahly. A pesar de la pequeñez de su equipo, el delantero se las arregló para destacar, haciendo 11 goles en 38 partidos desde su debut en 2010, atrayendo así la atención de un gigante suizo, el Basel. De hecho, el club que dirigía entonces Heiko Vogel le siguió los pasos durante un tiempo antes de ficharle. Es así que, tras organizar un amistoso contra el equipo olímpico sub 23 de Egipto con el objetivo de ver más de cerca a Salah, quedaron maravillados con el hábil extremo, quien se hizo presente dos veces en el marcador. Pronto fue invitado a entrenar con ellos, y no tardaron en ofrecerle un contrato para que se quedara con el equipo principal.

Salah jugó menos de dos temporadas a muy buen nivel en Basilea antes de dar el gran salto europeo con dirección a Inglaterra. Y es que el Chelsea de José Mourinho le había apuntado el nombre y se lo llevó en el mercado invernal del 2014. No obstante, a pesar de no haberlo hecho mal durante su estancia en Londres, la feroz competencia con jugadores de la talla de Hazard, Willian, Schürrle y Oscar, mandaron al africano a ser un habitual en los banquillos y no le permitieron muchos minutos en campo.

Sin embargo, dos cesiones muy productivas en Italia hicieron recordar al fútbol europeo de la calidad de Salah. Primero en Fiorentina, donde solo permaneció por seis meses, pero dejando sello de su habilidad, y luego en la Roma, donde anotaría más de 30 goles divididos en dos temporadas haciéndose pieza fundamental del equipo, le llevaron de nuevo a Inglaterra, aunque ahora a militar por el Liverpool de Jurgen Klopp. En el inicio de su nuevo periplo en la Premier ha sabido destacarse, tomando desde el inicio un puesto de titular y formando un tridente muy respetable con Roberto Firmino y Sadio Mané en la delantera.

Pero un jugador del nivel y potencial de Salah tenía que encontrar premio también con su selección, y este fin de semana así lo ha hecho. Egipto acumulaba solamente dos presencias en citas mundialistas, la última de ellas en la edición de 1990 disputada en Italia. 28 años de ausencias parecían demasiado para una selección que había ganado cuatro ediciones de la Copa Africana de Naciones desde ese último Mundial, incluyendo tres de manera consecutiva (2006, 2008 y 2010). Y como dicta la frase, “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”, así que Egipto tenía claro que esta vez tenía que darse.

VER MÁS: La locura tras la clasificación de Egipto

En la Federación Egipcia de Fútbol se decantaron hace dos años por Héctor Cúper, técnico que es lamentablemente recordado por su récord perdiendo finales. El argentino llegó el 2015 a una selección que estaba en curva descendente y la devolvió a pelear, primero, por una Copa Africana. En Febrero del presente año cayeron en la final ante Camerún tras una destacada campaña, con el delantero del Liverpool como gran figura con 6 goles y 6 asistencias; sin embargo, a pesar del golpe, se sabía que el gran objetivo apuntaba a la clasificación a Rusia.

Tras doblegar a Chad en la Segunda Ronda de las Eliminatorias, los egipcios fueron emparejados con Uganda, Ghana y Congo de camino a la cita mundialista. En su grupo, los de Cúper y Salah se hicieron muy superiores, ganando tres de sus cuatro primeros partidos, abriéndose así la posibilidad de clasificarse con una fecha aún pendiente si vencían a Congo. En un encuentro de infarto, Salah guió a los suyos a la victoria tras un gol agónico a los 90+5 minutos de juego, después de que Congo empatase a los 86′. El Borg El Arab Stadium explotó con el gol en los descuentos.

No caben dudas de que el autor intelectual del pasaje es Héctor Cúper, pero es Mohamed Salah el gran héroe. Un jugador que a sus 25 años ya puede jactarse de haber llevado a su país a un Mundial.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados