Ciclismo

article title

Sagan sonríe de nuevo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Ver a Sagan cariacontecido en el podio del Tour de Francia, al final de cada etapa, recibiendo el maillot verde, se había convertido en un hecho demasiado habitual. Mientras nadie le hacía competencia en la clasificación de la regularidad, Peter Sagan era incapaz de conseguir un triunfo de etapa. Siempre protagonista y en las posiciones punteras, había alzado los brazos en meta solo cuatro veces: tres en 2012 y una en 2013. Basta.

 

Igual que Cavendish resucitó ayer en la primera etapa y vistió por primera vez el amarillo, hoy el turno fue para Peter Sagan. En una segunda etapa del Tour, todavía en la región de la Mancha, que terminaba en un repecho de tres kilómetros, Sagan superó con maestría la presión de Alaphilippe -en su debut en el Tour, segundo- y Valverde para volver a ganar tres años más tarde. Lo hizo además vestido de arcoíris, siempre icónico: Sagan está acabando por fin con cualquier atisbo de maldición sobre el campeón del mundo. 

La etapa fue entretenida gracias a la fuga y la lluvia: de nuevo el equipo Bora colocó a dos de sus ciclistas, Voss -líder de la montaña, repitió ayer- y Benedetti, en la escapada del día, junto a Breen y el prometedor Jasper Stuyven. El pelotón se tomó con excesiva calma la persecución y Stuyven, un magnífico proyecto de clasicómano veloz – ha ganado Kuurne y una etapa en la Vuelta a sus 24 años recién cumplidos- se quedó a 400 metros de la victoria y el liderato. Curiosamente, Peter Sagan, como reconoció al final de la etapa, no sabía que le había neutralizado y cruzó la meta pensando que no era el ganador.

Lo que nadie se esperaba es que esta segunda etapa fuera decisiva para la general. Alberto Contador, que tras su fuerte caída de ayer volvió a caerse al principio de la jornada, sufrió las consecuencias en el repecho final. Sin apenas ayuda de sus compañeros -Kreuziger lanzó el sprint a Sagan, llevando consigo al resto de favoritos- Contador perdió 48 segundos. Lo peor las sensaciones.

Por otro lado, el caso Richie Porte. Pese a partir como uno de los máximos favoritos al triunfo final y, supuestamente, en igualdad de condiciones que su compañero Tejay Van Garderen, parece que el equipo BMC ha elegido al estadounidense como líder: Porte, un habitual de la mala suerte cuando acude como jefe de filas, sufrió un pinchazo a 4km de meta, con el pelotón lanzado. Ningún compañero se quedó a ayudarle y perdió cerca de dos minutos en meta.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados