Ciclismo

article title

Sagan sin premio, Trentin gana por milímetros

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZ – La regularidad de Peter Sagan en esta primera semana del Tour de Francia es digna de alabar. 2º-4º-2º-4º-4º-5º-2º es la sucesión de puestos que ha conseguido en las siete primeras etapas. En todo tipo de terrenos, sin importarle si era un sprint puro, una etapa de cotas o el pavés de hace un par de días. Siempre está ahí, y su valentía siempre es reseñable. Pero el premio se le resiste todavía, más allá del maillot verde. Una dificultad para alzar los brazos, pese a su teórica superioridad y sus arriesgadas propuestas, que se está acentuando de manera preocupante.

Cannondale trabajó a destajo durante toda la jornada de hoy para controlar la escapada del día. Huzarski, Elmiger, Edet, Delaplace, Buschè y Vichot nunca contaron con más de cuatro minutos de ventaja, y por tanto, sin esperanzas para llegar a meta. El recorrido por el norte de Francia, zona de trincheras hace cien años en la Gran Guerra mantuvo esta tónica hasta la parte final de la etapa.

Antes de la llegada a la preciosa ciudad de Nancy, la altimetría presentaba dos cotas en los últimos veinte kilómetros que permitieron menear el árbol. Los principales velocistas -Kittel, Degenkolb, Greipel, Demaré, Coquard- quedaron cortados enseguida. Ataquillos de Thomas Voeckler primero, luego de Gautier, Roche o Daniel Oss en la última rampa. Antes de coronarla y de iniciar el descenso a meta, Greg Van Avermaet y Peter Sagan saltaron del grupo principal.

Nada que reprochar hoy al eslovaco. Tras el trabajo de su equipo, atacó en el último ascenso, resistió en el descenso colaborando con Van Avermaet, aunque el dueto no llegó finalmente a buen puerto. Reposó, una vez neutralizados a un par de kilómetros y compitió en el sprint final. Pero apareció el genial rodador Matteo Trentin, ya vencedor de etapa en el pasado Tour merced a una escapada, y en un apurado final, resuelto solamente gracias a la photofinish, batió a Sagan.

El italiano enrolado en OPQS, tan sorprendido como feliz en meta, se confirma como un ciclista completo, discretamente veloz pero más que apto para este tipo de volatas reducidas. Contrastaba con la cara de Peter Sagan en el podio, para recoger los maillots verde y blanco, serio y pensativo. Otra oportunidad perdida, y ya van muchas. Las que siempre aprovecha Trentin.

Nibali continúa con el maillot amarillo de líder, que mantiene desde el segundo día. Entre los favoritos, tranquilidad excepto por las caídas. Tejay Van Garderen se enganchó en la primera cota entre sus compañeros y Rojas, cayó y perdió algo más de un minuto. Van den Broeck también tocó suelo en una caída en los últimos dos kilómetros, también Andrew Talansky tras un bandazo en el sprint final. Estos dos últimos no perdieron tiempo al estar dentro de la zona de protección.

Mañana comienzan los Vosgos, primer contacto con la media montaña. Etapa llana en su inicio hasta el veloz encadenado final. Dos puertos de segunda antes del final en el muro de La Mauselaine, un par de kilómetros a más del 10% de pendiente media, en Gerardmer, todavía en la Lorena francesa, cerca de Alemania.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados