Se habla de:

Copa Confederaciones

article title

Rusia y su prueba de fuego

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La Copa Confederaciones le viene de lujo a la Selección de Rusia. En principio, para tener partidos competitivos, considerando que desde la llegada de Stanislav Cherchesov el equipo jugó nueve partidos pero todos amistosos. Pero sobre todo, para probar su nivel contra rivales de jerarquía. Conformará el Grupo A, junto a Portugal, México y Nueva Zelanda, un grupo similar al que podría tocarle el próximo año, teniendo en cuenta que estará en el Bombo 1 del Mundial.

Con el arribo del nuevo entrenador, se puso en marcha una furiosa renovación. Reflejada en que solo nueve de los 23 convocados para esta cita, estuvieron en la Eurocopa del año pasado. Sin embargo, el equipo no llega con lo mejor. Las bajas de Alan Dzagoev, Mário Fernandes, Artem Dzyuba y Roman Zobnin, deterioran bastante la idea. Más aun estimando que éstos cuatro hubiesen sido titulares.

El arco estará ocupado por Igor Akinfeev. Gran temporada en el CSKA y constante en la Selección. La línea de tres centrales, otra variación del entrenador, tiene dos puestos seguros y una duda. No estarán ni los Berezutskiy, ni Ignashevich, sino que Viktor Vasin ocupará la última línea. A sus lados, centrales con una característica particular; la capacidad de jugar como laterales. Fedor Kudryashov en la izquierda y Roman Shishkin o Georgiy Dzhikiya en la derecha pueden cubrir con facilidad los costados por su velocidad suficiente para ser centrales.

Otro puesto con variantes es el de los carrileros. El de la derecha se lo disputan Aleksandr Samedov e Igor Smolnikov. Lo más probable, como vimos en el partido frente a Chile, que ante equipos poderosos juegue Igor como carrilero y Aleksandr se adelante al mediocampo, y en encuentros accesibles como el que tendrá ante Nueva Zelanda, el que ocupe el lugar sea Samedov. En la izquierda compiten Yuriy Zhirkov y Dmitriy Kombarov, otro interrogante. Los dos con características ofensivas, pero más técnico Yuriy y más veloz Dmitriy.

Pasamos al mediocentro, donde parece haberse ganado el lugar Denis Glushakov, jugador completísimo. Capaz de recuperar, hacer jugar al equipo y además finalizar. Uno de los pocos con el puesto asegurado. Cerca suyo estará Aleksandr Golovin, una de las joyas de la cantera del CSKA. Técnico, regateador y con apenas 21 años ya es titular en su equipo y en Rusia. Según medios rusos, Arsène Wenger quiere llevárselo para el Arsenal. El otro sitio del mediocentro ofensivo será para Aleksey Miranchuk o Aleksandr Erokhin. El primero es similar a Golovin, hasta la misma edad, pero con más pausa y mejor visión. El segundo un poco más táctico pero también bueno técnicamente.

Denis Glushakov celebra con sus compañeros del Spartak

En la delantera, Fedor Smolov del Krasnodar por encima de todos. Último goleador de la liga rusa, se mueve bien y tiene la aptitud para jugar fuera del área. Quizás, el mejor del equipo. Si juega con dos atacantes, lo acompañará Dmitriy Poloz o Aleksandr Bukharov, los dos del Rostov pero absolutamente opuestos. Dmitriy es veloz, encarador y desequilibrante por lo que jugaría por los costados de Smolov. Si el elegido para acompañar a Fedor es Bukharov cambiaría todo, puesto que éste es una torre y tiene aprendido todo el manual del juego aéreo. En cuyo caso, el del Krasnodar deberá jugar más lejos del área. Sin embargo, lo más potable es que juegue solo Smolov de punta.

En cuanto a resultados, la era Cherchesov es irregular: tres victorias, tres empates y tres derrotas. Pero la cuestión que debe preocupar es la irregularidad en el aspecto más importante: el juego. La ‘Sbornaya’ no genera fútbol desde el fondo y Akinfeev o los centrales se exceden de balones largos al ‘9’ de turno. Cuando éste logra bajarla, siempre se crea una situación peligrosa sobre todo por el talento de jugadores como Golovin, Miranchuk o Smolov que combinan bien. Pero la mayoría de esos balones no consiguen otra cosa que regalársela al rival. El ingreso de Glushakov al once titular, un jugador ideal para recibirla desde los centrales y entregarla limpia a los talentosos, ilusionó. Pero tampoco. De todas maneras, tuvo ocasiones a partir del aprovechamiento del error del rival y atacando los espacios, pero como dice Bielsa, una cosa es aprovechar el error y otra es provocarlo. Atisbos de presión alta por momentos, repliegue y basculación por otros. Una verdadera incógnita la Rusia de Cherchesov.

El debut será el sábado 17 frente a Nueva Zelanda, donde se espera que, al menos, se tome la iniciativa y se empiece a jugar de manera fluida y armónica, como estos jugadores así lo requieren.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados