Copa Confederaciones

article title

Rusia endurece la lucha contra sus hooligans

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Los violentos choques entre “hooligans” de Rusia e Inglaterra en la Eurocopa de Francia hace un año quedaron como un triste recuerdo en la memoria del fútbol. El Gobierno ruso anunció ahora que actuará con dureza para evitar que se repitan en la Copa Confederaciones que comienza el sábado o en el Mundial 2018.

Y es que, si bien las imágenes vividas en Marsella generaron consternación en todo el mundo, el problema de la violencia es bien conocido desde hace tiempo en los estadios rusos: los “hooligans” del país más grande del mundo son famosos.

Los del Spartak y el CSKA de Moscú están considerados los más radicales y suelen protagonizar peleas callejeras con decenas e incluso cientos de implicados cuando se enfrentan los equipos de la capital. Pero también equipos más modestos como el Ural Yekaterimburgo o el Arsenal Tula tienen sus hinchas radicales.

La situación rozó el surrealismo cuando Igor Lebedev, vicepresidente del Parlamento ruso, propuso tratar las peleas de fans como un nuevo deporte. “Estoy seguro de que un espectáculo como ese no atraería menos espectadores que los partidos de fútbol”, lanzó en marzo. “Quizá se pueda dar así una dirección pacífica a las agresiones”.

Una figura central en el complejo mundo de la violencia es Alexander Shprygin, presidente desde 2007 de la Asociación de Fans Rusos que él mismo creó. Shprygin fue expulsado de Francia y detenido luego en Moscú, acusado de haber participado en una multitudinaria refriega callejera.

El problema es que la policía rusa suele mirar para otro lado, al menos mientras los disturbios tengan lugar fuera de los estadios. Pero esa situación parece comenzar a cambiar con el país puesto ahora bajo la lupa por la Copa Confederaciones y dentro de un año con el Mundial 2018.

El jefe del Comité Organizador del Mundial, Alexei Sorokin, anunció cambios en las leyes para poder responder con mayor contundencia y eficacia al drama de la violencia en el fútbol. Los “hooligans” identificados tendrán por ejemplo prohibido acudir a partidos de la Copa Confederaciones y del Mundial.

El Ministerio del Interior ruso aseguró haber elaborado una lista negra tras trabajar estrechamente con las autoridades francesas para vetar a los implicados en los incidentes de la Eurocopa. De acuerdo a la agencia Tass, la lista está conformada por 191 ultras.

Además, la FIFA anunció el miércoles que en la Copa Confederaciones probará un nuevo mecanismo de tres pasos para hacer frente a otra pata de la violencia en el fútbol, la de las actitudes discriminatorias y racistas por parte de los hinchas.

Si se llegara a detectar durante un partido, el árbitro podrá detener el juego y pedir una advertencia por megafonía. Si el gesto continúa, podrá suspender el encuentro hasta que la situación se normalice o incluso cancelarlo de forma definitiva.

“Nos complace que Rusia haya sido encargada con la misión de ser el primer país que acoge la Copa Confederaciones y la Copa Mundial en implementar estas iniciativas”, señaló Vitali Mutko, viceprimer ministro ruso. Moscú quiere dejar claro que se toma en serio la lucha contra la violencia en el fútbol.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados