Se habla de:

Fútbol Europeo

article title

Rostros de la English Premier League, jornada 27

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Pese a que la disputa de la Capital One Cup hizo que el Chelsea no jugase este fin de semana, la vigésimo séptima jornada de la Premier League pudo resultar trascendental en la lucha por el título. Y lo fue, claro, por la derrota del Manchester City en su visita Anfield Road (2-1). Los ‘Citizens’, que días antes habían caído en la ida de su eliminatoria de Liga de Campeones frente al Barcelona, se vieron ampliamente superados por el conjunto más en forma del campeonato inglés, un Liverpool que en sus diez últimos partidos suma ocho victorias y dos empates. En ello mucho tiene que ver su hombre de moda, el mismo que repite aparición en este espacio por segunda semana consecutiva:

– Philippe Coutinho (Liverpool FC)

De golazo en golazo, así es cómo Philippe Coutinho entiende el fútbol. The Kop tiene un nuevo ídolo; es brasileño, juega de mediapunta, aunque suele partir desde un costado, y posee en su pie derecho un mortero capaz de mandar los proyectiles más devastadores del planeta Premier. Ante el Manchester City, el número 10 de los ‘Reds’ volvió a rubricar un tanto tremendo cuando, en el 75′, agarró el balón en el borde del área y, tras recortar a Martín Demichelis, lo facturó al fondo de la red a través de la escuadra izquierda de Joe Hart. Todo un ‘screamer’, que dicen los ingleses. Eso es, una acción que, de forma irracional, apelando a los sentimientos más primitivos, hace gritar al aficionado por lo inesperado y bello de su realización. El gol, impecable en lo estético, sirvió además para dar el triunfo al conjunto local, un Liverpool imparable que, gracias al tropiezo del Southampton, ya ocupa la quinta plaza con 48 puntos.

Antes, mucho antes, en el minuto 11, Jordan Henderson había marcado otro golazo rotundo. Quizá, el disparo en sí, fue mejor que el de Coutinho. Aunque el hecho de que el inglés estuviese totalmente libre de marca dotaría de más valor al del brasileño. En el 25′, Edin Dzko empató el partido y, a través de las botas del Kun Agüero mayoritariamente, el City tuvo sus oportunidades. Sin embargo, todo quedó eclipsado por la obra de arte de Coutinho. Los de Manuel Pellegrini desandan el camino andado la pasada semana y se quedan a cinco puntos del Chelsea, pero con un partido más en su haber. Además, por detrás, aprieta el Arsenal, que logró vencer al Everton por 2-0, tantos de Olivier Giroud (39′) y Tomas Rosicky (89′). Los ‘Gunners’, estabilizados en la tercera plaza, ya ven a los celestes a cuatro puntos de distancia y sueñan con poder asegurarse una nueva participación en la Champions League a través del subcampeonato.

En lo que a la lucha por eludir el descenso se refiere, la jornada dejó también algunos avances de importancia. Especialmente para el West Bromwich Albion, que de la mano de Tony Pulis está protagonizando la más notable de las escapadas. El sargento de hierro ordena desde la banda y su hombre más destacado ejecuta sobre el verde.

Saido Berahino (West Bromwich Albion)

Solo se llevaban disputados 71 segundos de partido cuando Saido Berahino anotó su décimo séptimo tanto de la temporada (11 de ellos en Premier League). 1-0 para el West Bromwich Albion y la sensación generalizada de que los tres puntos no se iban a escapar de The Hawthorns. Bajo el férreo mandato de Tony Pulis, diez partidos en total, el WBA ha logrado dejar a cero su portería en seis ocasiones. Concediendo, únicamente, una sola derrota frente al Tottenham Hotspur por 0-3. La fórmula del éxito, esa que el genio de la gorra y el chándal, el sábado anormalmente en traje y corbata, aplica allá dónde va. En su último destino, claro, no pueden estar más contentos. Si una vez hubo peligro claro de descenso, en el presente no parece factible que los ‘Baggies’ vayan a perder la categoría. Situados a ocho puntos de la décimo octava posición, el WBA está instalado en la zona cómoda de la tabla. Y, como cada vez que marca un gol, parece difícil que alguien le pueda mover de ahí.

Diferentes son las sensaciones de su rival el sábado, el Southampton de Ronald Koeman. Los ‘Saints’, que han pasado gran parte de la campaña en la planta noble de la clasificación, han perdido fuelle durante las últimas jornadas y ya se han visto adelantados por Arsenal, Manchester United, que venció por 2-0 al Sunderland con doblete de Wayne Rooney, y Liverpool. Un solo punto cosechado en sus tres últimos partidos es un bagaje demasiado pobre para un club que, contra pronóstico, quería estar entre la élite de la Premier League. El objetivo, que no era otro que la salvación, más tras la tremenda remodelación de plantilla acometida el pasado verano, está de sobra cumplido pero, ahora, la fiel afición del St Mary’s quería soñar. Veremos si a los rojiblancos les quedan fuerzas para ello.

Claro que si se habla de la lucha por evitar el descenso, es inevitable no comentar la situación del Aston Villa. Seguramente, el gran drama de la presente edición de la Premier League. Aunque sea en su vertiente negativa, los ‘Villanos’, reflejados en la figura de su nuevo manager, son protagonistas de la jornada.

Tim Sherwood (Aston Villa FC)

Demasiado poco, demasiado tarde. Lerner fuera”. La pancarta, mostrada en el sector visitante de St James’ Park, muestra el descontento de la afición del Aston Villa con el propietario de su club. La situación así lo parece requerir, claro, pues los de Birmingham acumulan siete derrotas consecutivas, son penúltimos con 22 puntos y, a pesar del reciente cambio de entrenador, el equipo no muestra ningún síntoma de mejora al que aferrarse. En su visita a Newcastle, club que desde la marcha de Alan Pardew parece estar más pendiente de la próxima temporada que en la presente, los de burdeos y azul volvieron a dejar una preocupante mala imagen. A los locales les sirvió el solitario tanto de Papiss Cissé para quedarse con los tres puntos. “No ha sido un partido bonito”, resumió John Carver, entrenador interino de las ‘Urracas’, confirmado hasta final de curso en el puesto. La debacle queda para los visitantes.

Tim Sherwood, que en dos partidos al frente del Villa no ha conseguido ningún punto, intenta mantenerse optimista en un entorno totalmente deprimido. “No hay falta de espíritu en el vestuario. Los chicos realmente están preocupados con esta situación, este es un gran club y por ello hay una gran presión”, afirmó. El técnico quiso ver una “mejora” en la actuación de sus pupilos y aseguró que, de seguir en ese camino, “al final los resultados se acabarían dando”. Claro que el ex del Tottenham es consciente de que tiempo, precisamente, no le sobra para ello. “Nunca dije que esto iba a ser sencillo. Sabía que iba a ser duro y se está poniendo más complicado. Pero una victoria va a llegar”, sentenció.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados