Se habla de:

Fútbol Europeo

article title

Rostros de la English Premier League, jornada 23

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Después de ceder el protagonismo a la FA Cup durante el pasado fin de semana, la Premier League volvió a ocupar su hábitat natural y, para celebrarlo, dejó una jornada repleta de regresos señalados. Algunos de ellos histórico, como el llevado a cabo por el primer rostro destacado de la semana:

-FRANK LAMPARD (Manchester City)

Era, sin duda, el partido de la jornada y, dentro de él, la historia personal más destacada. Volvió Frank Lampard a Stamford Bridge, su casa, y lo hizo vestido de azul celeste, en un Chelsea – Manchester City en el que muchos vieron un ‘title decider’ y que, sin embargo, se resolvió con un tibio 1-1 del que pocas conclusiones taxativas se pueden extraer. ‘Super Frankie’, como exhibía la pancarta que los seguidores londinenses desplegaron al término del encuentro, apenas disputó 13 minutos y, en ellos, poco pudo hacer. Recibió una sonora ovación cuando salió a calentar poco después del inicio de la segunda parte, varios aplausos, aunque no tan rotundos, cuando saltó al verde en el 77′ y, finalmente, una nueva muestra de cariño masiva cuando el colegiado señaló el final. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurrió en la ida, cuando el eterno dorsal número ocho de los ‘Blues’ decidió el encuentro para su nuevo equipo, aquí nada cambió. Tanto Manuel Pellegrini, que nunca modificó su esquema de juego, siempre jugando con un único punta por miedo a los célebres contragolpes locales, como Jose Mourinho, que llegó a sustituir al goleador Loic Remy por Gary Cahill, parecieron dar por buena la igualada.

El técnico chileno, eso sí, no quiso afirmarlo públicamente. “No sé el Chelsea, pero nosotros hemos ido a por los tres puntos desde el minuto 1”, aseguró al término del encuentro. Jose Mourinho, sin embargo, rehusó hacer declaraciones tanto antes como al final del partido. Su actitud es achacada al enfado que la sanción impuesta a Diego Costa tras la semifinal de la Capital One Cup, en la que el hispano-brasileño pisó al turco Emre Can, habría generado en el club del oeste de Londres. Debido a dicho castigo, los ‘blues’ no pudieron contar el sábado con el máximo goleador de la Premier League, que presenció el partido desde la grada, bien flanqueado por su mejor socio sobre el verde, Cesc Fábregas, lesionado, y Filipe Luis.

¿Y ahora, qué? El gran partido del fin de semana no ha sentenciado nada y, aunque el empate pueda ser bueno para ambos, el Chelsea consigue mantenerse líder de la tabla a cinco puntos del Manchester City. El doble tropiezo, eso sí, fue aprovechado por el Manchester United, que logró vencer por 3-1 al Leicester City y, a diez puntos del primer clasificado, todavía sueña con poder pelear el título. Además, Arsenal, que vapuleó por 5-0 al Aston Villa, Tottenham Hotspur, que forzó la primera derrota de Tony Pulis al frente del West Bromwich Albion por 0-3, y Liverpool, que se impuso por 2-0 al West Ham United, tampoco fallaron en sus compromisos. Los ‘Reds’, además, pudieron celebrar otra gran noticia para sus intereses, que no es otra que el regreso del segundo protagonista de la jornada:

 -DANIEL STURRIDGE (Liverpool FC)

Le ha costado, mucho, pero el Liverpool vuelve a dar señales de vida. Después de protagonizar una preciosa semifinal de Capital One Cup frente al todopoderoso Chelsea, que tuvo que resolverse en la prórroga, los ‘Reds’ consiguieron este sábado sumar una victoria de prestigio ante uno de los equipos más en forma de la Premier League, el West Ham United de Sam Allardyce. Se trata de la quinta victoria en los últimos seis partidos ligueros para los de Brendan Rodgers, que se sitúan a solo cuatro puntos del cuarto clasificado, un Southampton que perdió por 0-1 contra el Swansea City con tanto de un ex de Anfield como Jonjo Shelvey. Aunque durante algún tiempo pudo parecer imposible, lo cierto es que el conjunto rojo está en la pelea por disputar la próxima edición de la Liga de Campeones y tienen motivos para ser optimistas. Concretamente, un argumento de peso, el regreso de Daniel Sturridge tras su prolongada baja por lesión.

Hasta la fecha, había consenso en que, a pesar de jugar algunos buenos partidos, el Liverpool poseía una profunda carencia de cara a la meta contraria que le impedía seguir el ritmo de los clubes instalados en la parte alta de la clasificación. El fichaje de Mario Balotelli no funcionó, Rickie Lambert tampoco ha sido el revulsivo esperado y Fabio Borini alterna buenas actuaciones con decisiones incomprensibles con demasiada frecuencia. Rodgers adaptó la figura del falso nueve para Raheem Sterling, pero depositar todo el peso del ataque de un club como el Liverpool en un futbolista de solo 19 años rara vez resulta una solución a largo plazo. En estas, llegó por fin el día en el que el Sturridge se volvió a enfundar la mítica camiseta ‘red’ y, en su regreso, volvió a bailar como cada vez que marca un gol. Su tanto, logrado en el minuto 80, quizá fue intrascedente de cara al desarrollo del partido. Antes, Sterling ya había abierto la lata para los suyos en el 51′. Sin embargo, el gol denota que el máximo artillero inglés de la pasada campaña ya está aquí. Con él, el Liverpool adquiere una nueva dimensión. Y lo hace justo a tiempo, antes del próximo derbi frente al Everton.

En la parte baja, las cosas siguen igual una jornada más. El Leicester City continúa como colista. Le acompañan en la zona de descenso el Queens Park Rangers, que perdió por 3-1 en su visita al Stoke City gracias al ‘hat-trick’ de Jonathan Walters, y el Hull City, que cayó por 0-3 ante el Newcastle United. Los resultados fueron aprovechados por el Sunderland de Gustavo Poyet, que se impuso por 2-0 al Burnley. En los ‘Black Cats’ encontramos al último protagonista del fin de semana:

-JERMAINE DEFOE (Sunderland AFC)

No se trata de un regreso formal, pues ya dispuso de varios minutos durante la pasada jornada ante, precisamente, el Tottenham Hotspur, el que se puede considerar como el club más importante de su carrera. Sin embargo, sí que fue la presentación ante su nueva afición de Jermaine Defoe, sin duda, uno de los futbolistas más codiciados durante el mercado de invierno, especialmente entre los equipos de la parte baja de la tabla. Finalmente fue el Sunderland quién consiguió seducir al internacional inglés, confiando en su capacidad goleadora buena parte de sus aspiraciones por lograr mantener la categoría. La apuesta, a tenor de lo visto el pasado sábado, fue la correcta. Así se demostró en el minuto 34 del partido que enfrentaba a los ‘Black Cats’ frente al Burnley, momento en el que el delantero de 32 años consiguió su gol número 125 en la Premier League, primero con la camiseta del Sunderland.

El tanto, eso sí, supuso el 2-0 para su equipo, pues 14 minutos antes Connor Wickham había abierto la cuenta para el conjunto dirigido por Gustavo Poyet. Gracias al triunfo conseguido, el segundo en el Stadium of Light de toda la temporada, el equipo del norte de Inglaterra consigue abrir un pequeño hueco de cuatro puntos respecto a las posiciones de descenso a Championship. Defoe, como no podía ser de otra manera, se mostró eufórico al término del encuentro. Después de abandonar la MLS norteamericana, el goleador afirmó estar muy contento de poder volver a la liga inglesa. “La Premier League es la mejor competición del mundo, y es por ello dónde siempre quieres estar. Creo que todavía quedan varios goles dentro de mi”, aseguró.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados