Se habla de:

Fútbol Europeo

article title

Rostros de la English Premier League, jornada 17

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Ecos de villancicos en todo hilo de sonido que se precie y horteras ‘Christmas jumpers’ rompiendo la monotonía que generalmente caracteriza a los hombres de negocios. La Navidad, o al menos ese periodo de durabilidad variable que la engloba, ya está aquí y, en Inglaterra, eso sólo puede significar una cosa: fútbol.

Así, cuando la mayoría de las grandes competiciones se despiden para poner comienzo a unas cuestionables vacaciones, en las Islas arrancan el periodo más trepidante de la temporada. Un maratón balompédico que comenzó este fin de semana con una jornada que fue aprovechada por el Manchester City para poner presión sobre el líder, el Chelsea, al que empató a puntos a falta de que los ‘blues’ jueguen este lunes su encuentro ante el Stoke City. Los de Manuel Pellegrini se impusieron por 3-0 al Crystal Palace y suman seis triunfos ligueros consecutivos. Disipadas las dudas iniciales, los celestes son ya candidatos legítimos al título de Liga, pelea en la que el Manchester United perdió fuelle al no pasar del empate a uno en su visita al Aston Villa -Benteke abrió el marcador para los locales y Radamel Falcao consiguió la igualada visitante en la segunda parte-.

En la cuarta plaza se consolida el sorprendente West Ham United de Sam Allardyce, que se impuso por 2-0 al Leicester City, colista situado a cinco puntos de la salvación. Andy Carroll abrió la lata para los del East End, marcando su tercera diana de la temporada y sumándose al debate sobre quién debe ser el próximo nueve de Inglaterra ante la prolongaba baja de Sturridge. Una discusión en la que mucho tiene que decir el primero de los protagonistas de la jornada:

Charlie Austin (Queens Park Rangers)

Se trata de la segunda aparición de Charlie Austin en esta sección, pero su rendimiento bien podría merecer un epígrafe perpetuo para contar sus andanzas a lo largo de la temporada 2014/15. Cuando todavía no se ha cruzado el ecuador del curso, mucho se tendría que torcer su trayectoria para que el atacante del Queens Park Rangers no sea elegido la gran revelación del año en la Premier League. Debutante en la categoría, el punta suma ya 11 dianas en lo que va de campaña y aventaja en cuatro tantos a Saido Berahino como máximo realizador inglés de la competición. Con tales credenciales, no es de extrañar que su nombre suene con fuerza entre los aficionados para vestir la camiseta de los Tres Leones. Un honor que parece, ya, sólo es cuestión de tiempo.

Al ritmo de sus goles, el QPR ha ido alejándose progresivamente de las posiciones de descenso. ‘Austin Powers’, como es apodado, es el mejor argumento que poseen los de Harry Redknapp para creer en una permanencia que les fue esquiva hace dos campañas. Así se demostró este sábado, cuando gracias a un ‘hat-trick’ de su delantero estrella los ‘Hoops’ lograron remontar el 0-2 con el que el West Bromwich Albion había logrado comenzar el encuentro. El 3-2 final mantiene a los del oeste de Londres a dos puntos de distancia del Burnley, decimoctavo clasificado. Todo gracias a un futbolista que, hasta hace cinco años, debía compaginar sus sueños de balón con un trabajo como obrero de la construcción. “Es un muchacho genial y lo único que le puedes desear es lo mejor. Él ha estado varios años ahí fuera, soportando el frío en la obra y sabe lo que es eso. Nadie le ha regalado nada y después de varios años en las categorías inferiores ha logrado una gran irrupción en la Premier. Es un gran ejemplo para todos”, dijo el técnico sobre su pupilo.

Adam Johnson (Sunderland AFC)

Seguramente, para cada aficionado su derbi es el más especial. Sin embargo, en Inglaterra, pocos superan en pasión al protagonizado por Newcastle United y Sunderland AFC. La rivalidad entre ambos clubes trasciende lo deportivo y supone el reflejo de la relación existente entre dos ciudades vecinas, separadas por apenas 20 kilómetros de distancia, pero cuyas diferencias socio-políticas datan de la Guerra Civil inglesa. Dos localidades, además, en las que sus equipos de fútbol poseen un arraigo especial, casi identitario. Generando así el caldo de cultivo para uno de los encuentros más viscerales del fútbol inglés. Es por ello que en un ‘Tyne-Wear derby’ el resultado siempre será incierto, sin importar la trayectoria o momento de forma de ambos contendientes. Así se demostró una vez más este domingo, cuando los ‘Black Cats’ lograron asaltar St James’ Park por 0-1 pese a que, sobre el papel, el conjunto entrenado por Gustavo Poyet era inferior a su archirrival.

De hecho, la victoria lograda en Newcastle upon Tyne es la tercera del Sunderland en lo que va de temporada. Un triunfo sufrido, fraguado en un encuentro en el que se vieron hasta siete tarjetas amarillas, y que no se vio materializado hasta el minuto 90, momento en el que Adam Johnson consiguió perforar la red defendida por Jak Alnwick. El autor del gol no es circunstancial. Johnson, oriundo de Sunderland, lideraba así el asalto de sus paisanos a la casa de sus máximos enemigos. Al término del encuentro, Poyet reconoció que, instantes previos al gol, tenía pensado sustituir al centrocampista. “No me preguntes porqué, porque no lo sé. Lo iba a cambiar y, en el último segundo, decidí cambiar a Connor (Wickham). Al final tuve suerte y marcó él el gol”, reconoció el técnico uruguayo.

Martin Skrtel (Liverpool FC)

 El LiverpoolArsenal se presentaba como el partido de la jornada. Un duelo entre dos grandes venidos a menos. Dos conjuntos cuyo inicio de temporada ha resultado tremendamente decepcionante para sus aficionados, y que veían en este duelo directo una oportunidad perfecta de estabilizar y encauzar su trayectoria. Sin embargo, el partido no resultó especialmente brillante por ninguna de las dos partes. Estando, quizá, especialmente desacertado el Arsenal, que cosechó su menor posesión y permitió el mayor número de tiros en contra desde que ambas estadísticas se contabilizan por la empresa Opta en 2003. El resultado final, empate a dos. Quizá el más justo teniendo en cuenta que, a pesar del mal partido realizado por los visitantes, tampoco los locales supieron trasmitir una sensación de dominio claro.

El protagonista del choque, eso sí, fue Martin Skrtel. El central ‘Red’ se dejó ganar la partida por Debuchy en el primer gol ‘gunner’ y, posteriormente, en un aparatoso encontronazo con Giroud, sufrió una brecha en la cabeza que requirió de un visible vendaje. El lance, además, provocó que el partido tuviese que contar con nueve minutos de descuento. Tiempo extra en el que el eslovaco, para cerrar su actuación individual, logró el tanto del empate con un fuerte testarazo llevado a cabo con su dolorida cabeza. En términos generales, la igualada no satisface a ninguno de los dos contrincantes, que cierran la jornada fuera de posiciones europeas. El Arsenal es sexto en la clasificación, con 29 puntos en su casillero, mientras que el Liverpool figura décimo con solo 22 puntos en su haber.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados