Fútbol inglés

article title

Rostros de la English Premier League en la jornada 7

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Javier MERCADAL | Corresponsal en Londres – Intenso fin de semana de fútbol en la Premier League, marcado especialmente por un 'Super Sunday' que tuvo programado dos encuentros de máximo interés que se resolvieron con las victorias de Manchester United y Chelsea sobre Everton (2-1) y Arsenal (2-0) respectivamente. Además, la jornada del sábado dejó los triunfos de Manchester City, que derrotó por 0-2 al Aston Villa y ya asciende a la segunda plaza, y Liverpool, que se deshizo del West Bromwich Albion por 2-1.

Por si fuera poco, el Tottenham Hotspur, que acumulaba cuatro jornadas consecutivas sin ganar, volvió a la senda del triunfo tras imponerse por 1-0 al conjunto revelación del inicio liguero, el Southampton de Ronald Koeman, actualmente tercer clasificado en la tabla.

Aunque, más allá de resultados, estos son los tres protagonistas del fin de semana en las Islas:

David de Gea (Manchester United)

Poco a poco, aunque no sin sufrimiento, el Manchester United comienza a carburar. O, al menos, a cosechar resultados positivos. Este domingo, los 'Red Devils' encadenaron su segundo triunfo consecutivo y, aunque a ocho puntos del líder, consiguen asomar la cabeza en la parte alta de la clasificación, ocupando una cuarta posición más acorde con la inversión realizada durante el verano. En un partido de alta exigencia, el cuadro dirigido por Louis Van Gaal recibió a un Everton mermado por las bajas pero fuertemente presionado por la necesidad de puntos.

Los locales se adelantaron con un tanto de Di María en el minuto 27 y, después de que Naismith empatase el partido con un soberbio testarazo en el 55', vieron como Falcao se estrenaba como goleador en el 62'. El 'Tigre' cazó en el área un desviado disparo del 'Fideo' y, con un movimiento de instinto depredador, logró canalizarlo hasta el fondo de la red. Sin embargo, el protagonista del encuentro se iba a encontrar en el extremo contrario del campo.

Sin ninguna duda, David de Gea fue el factor diferencial que decantó la balanza en favor del cuadro de Manchester. El internacional español, que paró un penalti a Leighton Baines en el descuento de la primera parte, el primero que falla el lateral izquierdo en Premier League tras haber acertado en sus 14 tentativas previas, se agigantó en la segunda mitad para procurar la victoria a su equipo. Así, en el añadido, con el Everton volcado sobre el área contraria, el arquero realizó dos paradas de inmenso mérito a disparos de Leon Osman y Bryan Oviedo que valieron tanto o más como cualquier gol que se pueda marcar. Lejos todavía de ser un equipo sólido o fiable, el propio Van Gaal aseveró al final del partido que durante la segunda mitad su equipo careció de “organización” para defender el resultado, poco a poco el United parece ir levantando cabeza tras su dubitativo comienzo.

Eden Hazard (Chelsea)

No es el de mayor rivalidad pero, por dimensión de los dos clubes, especialmente durante la última década, el Chelsea-Arsenal podría considerarse como el actual gran derbi de Londres. Un partido que desprende una especial intensidad, perfectamente representada en la mala relación existente entre las dos cabezas visibles de ambos bandos: Arsene Wenger y Jose Mourinho. En esta ocasión, tras una dura entrada de Gary Cahill sobre Alexis Sánchez, los dos managers llegaron a empujarse mutuamente en la banda de Stamford Bridge. Reflejos de la batalla que se estaba librando sobre el césped entre ambos conjuntos. Pese a la teórica superioridad de los locales, único equipo invicto en la Premier League y destacado líder de la clasificación, los 'Gunners' salieron agresivos y, tras unos compases de dominio azul al comienzo del choque, consiguieron revertir la situación. Hasta que  Eden Hazard apareció en escena, claro.

Existen unos pocos futbolistas elegidos para marcar la diferencia. Aquellos capaces de, con su sola presencia, cambiar el rumbo completo de un encuentro. Son los llamados fuera de serie y, sin ninguna duda, el dorsal número 10 del Chelsea es uno de ellos. Con unas cualidades técnicas y una velocidad de ejecución al alcance de unos pocos, el genial mediapunta belga trazó un vertiginoso eslalon que Koscielny solo pudo frenar cometiendo un clamoroso penalti. Pena máxima que el propio Hazard se encargó de ejecutar y convertir. “Se trataba de no cometer errores y no conceder ningún gol. Después del 1-0 estábamos tumbados”, declaró Arsene Wenger al término del encuentro. En su análisis, Mourinho coincidía con su colega -que no amigo-: “Una vez que logramos ponernos 1-0 el partido estaba en nuestro bolsillo”.

Diafra Sakho (West Ham United)

El Chelsea-Arsenal no fue el único derbi londinense que se vivió en la tarde del domingo en la Premier League. Aunque de una trascendencia menor, West Ham United y Queens Park Rangers midieron sus fuerzas en Upton Park en un choque en el que los 'Irons' lograron el triunfo por 2-0, dejando a los del oeste de la ciudad en una delicada posición como colistas de la tabla con solo cuatro puntos en su haber. El cuadro dirigido por Sam Allardyce volvió a rentabilizar al máximo su fútbol pragmático y, con goles de Onuoha, en propia puerta, y Diafra Sakho sumó tres puntos que le aúpan hasta la séptima posición de la clasificación. Especialmente llamativa es la producción del punta senegalés, que ha logrado marcar en los cuatro partidos que ha comenzado como titular esta temporada en Liga. En total, el delantero africano suma esta temporada cinco dianas, incluida la que consiguió en Capital One Cup ante el Sheffield United, en un partido en el que también fue de la partida.

Gracias a la irrupción goleadora de Sakho, el West Ham ha logrado paliar una de sus principales carencias como conjunto, esto es, la existencia de un hombre gol una vez que Andy Carroll parece pasar más tiempo en la enfermería que sobre el verde. La otra gran apuesta de los 'Hammers' para el presente curso, el colombiano Enner Valencia, por el momento, tampoco ha podido repetir las cifras anotadoras que registra con su selección mientras que el incombustible Carlton Cole queda reducido a una opción de fondo de banquillo. Allardyce tiene claro el patrón de juego que quiere para su equipo, con prioridad absoluta para la fase defensiva. Un estilo que, eso sí, precisa de alguien capaz de dar la réplica en la otra área. Finalmente, parece que 'Big Sam' ha encontrado, quizá de manera imprevista, la pieza que faltaba en su decimonónico rompecabezas.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados