Fútbol italiano

article title

Roma-Napoli, historias de una amistad rota

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El partido Roma-Napoli evoca miles imágenes y nombres que han hecho la historia no sólo de estos clubes sino del Calcio y del fútbol mundial. El ‘Derby del Sole’, como se le conoce en Italia a este clásico, tuvo nombres propios en los años 80, por ejemplo, cuando la Roma era de Falcao y Maradona era el Napoli.

Este viernes, se reedita una vez más este clásico del ‘Calcio’ con Totti e Higuaín como protagonistas, con ambos equipos separados apenas por dos puntos en la tabla de posiciones con la Roma que tiene siete victorias en igual número de partidos y el Napoli que es su inmediato perseguidor. La ciudad estará blindada como medida preventiva para evitar cualquier enfrentamiento entre bandos, algo a lo que lamentablemente ya nos han acostumbrado los derbis alrededor del mundo. Sin  embargo, el mismísimo ‘Derby del Sole’ fue protagonista de una insólita amistad entre bandos por más de una década.

Hace 30 años, romanistas y napoletanos iban al estadio juntos. Porque sus clubes eran las dos grandes potencias del fútbol italiano que luchaban contra el dominio del Norte (Juve, Inter y Milan, principalmente). Fue entonces como en 1976 nació un hermanamiento entre ambos bandos de ‘tifosi’ que se mezclaban en las tribunas del Olímpico y el San Paolo sin hacer distinciones.

Ya a mediados de los años 80, la Roma vivía los mejores años de su historia ganando un Scudetto, dos Copas Italia y hasta alcanzar una final de Copa de Europa que perdió sólo en los penales frente al Liverpool. El Napoli, por su parte, daba sus primeros pasos rumbo a los años dorados con Maradona, Careca y compañía. Los aficionados de uno y otro lado comenzaban a discutir si era sostenible la amistad con un equipo que luchaba por los mismos objetivos y si bien la amistad venía deteriorándose paulatinamente, el 25 de octubre de 1987 se vivió en el Olímpico la gota que derramó el vaso.

Se jugaba Roma-Napoli en una calurosa tarde de otoño con los locales que ganaban 1-0 gracias a un gol de su ‘cannoniere’ Roberto Pruzzo, mientras que las expulsiones de Renica y Careca habían dejado al Napoli con nueve hombre. A pocos minutos del final, un saque de equina de Maradona llega directo al área chica donde Francini aparece para anotar un inesperado 1-1. Al final del partido, Salvatore Bagni (foto) ‘celebra’ debajo del sector de los hinchas romanistas dedicándoles un corte de manga. Bastó y sobró ese gesto para que aquella amistad llegara a su fin. Desde entonces, ‘Il Derby del Sole’ ha sido una colección de enfrentamientos y arrestos entre sus hinchadas.

“Lamento mucho que la amistad entre bandos se haya roto por culpa mía. Mi gesto no tiene justificación y he pedido perdón muchas veces al público de la Roma. Ahora Salvatore Bagni ya no juega y creo que ha llegado el momento de detener este hastío”, declaró el proprio Bagni en días recientes.

Los grandes resultados deportivos obtenidos por Roma y Napoli en este inicio de temporada han dejado en segundo plano ese odio entre sus seguidores. Sabiendo que la amistad no volverá, la esperanza es que al menos se olviden viejos rencores aunque, posiblemente, no basten las palabras de Bagni.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados