Atletismo

article title

Río 2016 en datos (XVI)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El penúltimo día de competición en Río 2016 dejó grandes historias y protagonistas que merecen mención especial. Vamos con ello.

A la altura (Atletismo)

Ruth Beitia culminó su ciclo olímpico extra (había anunciado su retirada tras Londres 2012) convirtiéndose en la primera mujer española campeona olímpica en atletismo.

La discreta marca que le dio el oro, 1,97m, la peor desde 1980, no desmerece su trayectoria en estos últimos cuatro años y, especialmente en 2016, donde ha sido la más regular.

Aparte del oro de Beitia pasaron muchas más cosas en la última jornada en el estadio de atletismo. Centrowitz dio a Estados Unidos su primer título en 1500m desde 1908, Mo Farah repitió doblete 5000-10000, algo que sólo había hecho Lasse Virén en 1976 y Estados Unidos se llevó los dos relevos en 4×400 permitiendo que Allyson Felix, con nueve medallas, igualase el récord de más preseas olímpicas de una mujer de Merlene Ottey.

Maleficio sin fin (Bádminton)

El malasio Chong Wei Lee afrontaba su séptima gran final (tres en Juegos, cuatro en Mundiales) y la perdió por séptima vez, en esta ocasión ante el chino Long Chen.

Lee es el quinto deportista subcampeón en tres Juegos seguidos en una misma prueba individual tras los luchadores de grecorromana Polyák y Tomov, el saltador (de clavados) Liangde Tan y el jugador de tenis de mesa Hao Wang.

Dos de dos (Boxeo)

La británica Nicola Adams ganó por unanimidad sus tres combates y tiene el honor de ser la primera mujer que gana dos oros olímpicos consecutivos al haberse impuesto en el peso mosca en las dos ediciones disputadas.

Suecia va a la montaña (Ciclismo mountain bike)

Jenny Rissveds se llevó el oro en el exigente circuito de MTB. Es el primer título de Suecia en cualquier modalidad de ciclismo desde que Bernt Johansson ganase el oro en ruta individual masculina en 1976.

Error sin castigo (Gimnasia rítmica)

Margarita Mamun sólo fue la mejor en uno de los cuatro aparatos (las mazas, donde había fallado en la clasificación) pero fue suficiente para ganar el oro olímpico. La rusa es la segunda campeona que sólo gana un aparato en la final tras Yulia Barsukova en 2000 (en su caso con el aro).

Cosas de Asia (Golf)

Pese a que el sistema de clasificación sólo permitió competir a cuatro surcoreanas una de ellas, In-Bee Park, se llevó el oro olímpico, sucediendo en el palmarés, 116 años después, a la estadounidense Margaret Abbott. Park es la segunda golfista con el oro olímpico y algún major en su palmarés tras Babe Didrikson, cuyos oros olímpicos fueron en atletismo en 1932.

Podio extraño (Pentatlón moderno)

Alexander Lesun completó su palmarés con el oro olímpico superando a Pavlo Tymoshchenko, plata (primer ucraniano con medalla en la prueba), y al mexicano Ismael Hernández, bronce y primer medallista americano desde el bronce del estadounidense Robert Beck en 1960.

Coleccionistas de medallas (Piragüismo)

Sebastian Brendel, Isaquias Queiroz y Danuta Kozák fueron los protagonistas de la jornada. El alemán Brendel por, tras ganar el C1 1000, ser campeón también en C2 1000, un doblete que jamás se había visto en una misma distancia de canoa.

El brasileño Queiroz, dos platas y un bronce, es el primer hombre con tres medallas en piragüismo en unos mismos Juegos desde el neozelandés Paul McDonald en 1988.

Y para la húngara Danuta Kozák, oro en K1, K2 y K4 500 metros, su triplete de títulos es el primero de una mujer en piragüismo y el tercero en total tras Parfenovich en 1980 e Ian Ferguson en 1984.

Más China que nunca (Clavados)

La histórica eliminación en semifinales de Tom Daley (primera persona que gana la preliminar y no se mete en la final en cualquier prueba) facilitó el título de Aisen Chen, haciendo que China ganase los cuatro títulos individuales, algo que el gigante asiático no había hecho jamás y que no ocurría desde 1952 con Estados Unidos.

La mejor corriendo (Triatlón)

Gwen Jorgensen desequilibró el mano a mano con Nicola Spirig, campeona olímpica en 2012, en la última vuelta de la carrera para ganar el triatlón y ser la primera persona de Estados Unidos campeona olímpica en este deporte.

Deporte global (Taekwondo)

Las dos últimas finales del taekwondo demostraron que este es un deporte donde puede lograr el éxito cualquier atleta casi de cualquier país. Así la final masculina del peso pesado enfrentó a Isayev contra Issoufou, con triunfo del primero, el primer oro de Azerbaiyán en este deporte.

Abdulrazak Issoufou hizo historia por ser la segunda persona de Níger con medalla olímpica tras Issaka Daboré, bronce en boxeo en peso superligero en 1972.

Dinastía serbia (Waterpolo)

Todas las dudas que dejaron los serbios en la fase de grupos se convirtieron en superioridad en las eliminatorias, final incluida, que Serbia ganó por 11-7 a Croacia.

Serbia, campeona de todo a nivel absoluto, es el cuarto equipo de la historia en tener la Triple Corona (oro olímpico, mundial y continental) y el primero desde Italia en 1996.

Equipo de ensueño (Baloncesto)

Estados Unidos ganó su sexto oro olímpico femenino consecutivo venciendo con facilidad a España por 101-72. La racha de títulos es récord en deporte colectivo femenino y en el masculino sólo lo iguala India (seis en hockey hierba) y lo supera Estados Unidos (siete en baloncesto).

Tres de las leyendas del equipo, Sue Bird, Diana Taurasi y Tamika Catchings, ganaron su cuarto oro consecutivo, igualando el récord femenino en una misma prueba (Lisa Leslie también en baloncesto y las jugadoras canadienses de hockey hielo Hefford, Ouellette y Wickenheiser).

La defensa gana campeonatos (Balonmano)

Rusia ganó su primer oro olímpico en deportes colectivos femeninos venciendo a Francia por 22-19, en la final con menos goles de la historia.

Noruega se llevó el bronce arrollando a Países Bajos (36-26) e igualó el récord de ediciones seguidas con medalla, tres, como Corea del Sur (1988-1996) y Dinamarca (1996-2004).

Drama y gloria (Fútbol)

Brasil conquistó el único título que le faltaba a su fútbol, el oro olímpico, y lo hizo en una apasionante final decidida en penaltis por la resistencia alemana ante las acometidas brasileñas.

Brasil mantuvo su invicto en tandas de penaltis olímpicas (tres de tres, dos de ellas ante Alemania) y la marca perfecta de los anfitriones en finales, cinco de cinco títulos.

Perder no importa (Voleibol)

La mala fase de grupos de China fue irrelevante porque fue capaz de sacar adelante todos sus cruces, incluyendo las victorias ante el anfitrión en cuartos y ante Serbia en la final. China es el primer equipo en la historia del voleibol, masculino o femenino, que se proclama campeón olímpico tras haber sufrido tres derrotas durante el torneo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados