Se habla de:

Atletismo

article title

Río 2016 en datos (XII)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Estos son los datos más relevantes y curiosos que dejó la undécima jornada de competiciones en los Juegos Olímpicos de Rio 2016.

Con vallas, también Jamaica (Atletismo)

Omar McLeod fue muy superior a todos sus rivales en la final de 110 metros vallas dando a Jamaica su primer título en la prueba. Su marca, 13’’05, fue la peor del campeón de los 110 vallas desde Mark McCoy en 1992 (13’’12).

Completaron el podio el español de origen cubano Orlando Ortega y el francés Bascou. Es decir que, Estados Unidos participó y se quedó sin medalla por primera vez en la historia de la prueba (en Moscú 1980 no compitió).

Concursos fantásticos (Atletismo)

Todos los concursos están teniendo algo que contar y los tres de esta jornada también.

En triple salto hubo doblete estadounidense con Christian Taylor por delante de Will Claye, igual que hace cuatro años. Es la cuarta vez que este “doble-doblete” ocurre en un concurso tras pasar en la longitud 1988-1992 (Lewis-Powell), la jabalina 1996-2000 (Železný-Backley) y el disco femenino 1976-1980 (Schlaak-Vergova).

En disco femenino un único lanzamiento válido fue suficiente para que Sandra Perković repitiera título. Sólo otro concurso femenino se ha ganado con un intento válido, el triple de Sydney 2000 con la búlgara Tereza Marinova.

Y en altura el campeón mundial, Derek Drouin, también es campeón olímpico tras un concurso sin nulos hasta que se aseguró el oro. Drouin, primer oro olímpico de Canadá en concursos desde Duncan McNaughton en la altura de 1932, es el segundo hombre campeón olímpico y mundial a la vez en altura tras Javier Sotomayor (oro en Barcelona 1992 y Stuttgart 1993).

Precedentes lejanos (Piragüismo)

Sebastian Brendel (C1 1000), Lisa Carrington (K1 200), Szabó/Kozák (K2 500) y Marcus Cooper Walz (K1 1000), fueron los campeones del día.

Brendel revalidó su título, algo que no pasaba en su prueba desde 1952 (Josef Holeček), Danuta Kozák es la segunda mujer con los títulos olímpicos de K1, K2 y K4 500m tras Birgit Fischer (1988) y la antológica remontada del español Cooper Walz le hace ser el primer campeón olímpico de su prueba sin haber sido antes campeón mundial desde el australiano Clint Robinson en 1992.

 

El reino de Biles (Gimnasia artística)

La gimnasia artística se cerró con las tres últimas finales por aparatos ganadas por Verniaiev (paralelas), Hambüchen (barra y tercer podio seguido en la prueba, récord histórico) y Simone Biles en suelo.

Biles se va de Río 2016 con cuatro oros: individual, equipos, salto y suelo, igualando el récord histórico de una mujer, que ahora comparte con Latinina y Keleti en 1956, Čáslavská en 1968 y Ecaterina Szabo en 1984.

Decisión unánime (Boxeo)

Tercera final del boxeo y tercera resuelta por unanimidad. Esta vez el vencedor fue, en el peso ligero (60 Kg), Robson Conceição, que dio a Brasil el primer título olímpico de su historia en este deporte.

Dueños del velódromo (Ciclismo en pista)

Gran Bretaña confirmó su supremacía en el ciclismo en pista, que acabó su competición con tres finales. En velocidad femenina perdió la finalista británica, Becky James, batida dos veces por Kristina Vogel, primera alemana campeona de la prueba.

Pero en las otras dos competiciones triunfaron las dos estrellas de los británicos. Jason Kenny ganó un keirin con dos salidas nulas en la final (e inexplicablemente sin descalificaciones) para igualar los récords históricos de medallas (siete) y de títulos (seis) de un pistard entre todas las pruebas, que tiene Chris Hoy con siete. Laura Trott ganó la combinada, el ómnium, un título que le hace igualar el récord de más títulos de una mujer entre todas las modalidades de ciclismo, los cuatro oros de la neerlandesa Leontien Zijlaard.

La prueba de Europa (Halterofilia)

El Viejo Continente se desquitó en la prueba reina, +105 Kg, de su mala actuación en las otras categorías donde ningún europeo se colgó un oro. Y es que en el peso superpesado hubo triplete europeo, gracias a los tres nulos en dos tiempos del iraní Salimikordasiabi, que había establecido el récord mundial de arrancada en 216 Kg.

El georgiano Lasha Talakhadze se llevó el título y lo hizo levantando en total 473 Kg, nuevo récord mundial, batiendo por un kilo la marca de Hossein Rezazadeh en Sydney 2000, que era el segundo récord mundial más antiguo en este deporte (aún sobrevive la marca del griego Kakhiasvilis en arrancada de 94 Kg desde 1999).

La edad no importa (Vela)

La vela estrenó en Río la clase mixta Nacra 17 cuyos ganadores, Santiago Lange y Cecilia Carranza, han hecho historia por dar a Argentina su primer título en este deporte.

Santiago Lange, de 54 años, se convirtió en el regatista más veterano campeón olímpico desde que el australiano Bill Northam venciese con 59 años en Tokio 1964 en la clase 5,5m, que era de tres tripulantes.

 

Vencer al mito (Vóley playa)

Las brasileñas Ágatha y Bárbara se metieron en la final derrotando a la pareja estadounidense Kerri Walsh/April Ross por 22-20,21-18. Una derrota que es la primera en Juegos que sufre Kerri Walsh, ganadora de sus 26 partidos anteriores (21 con Misty May, junto a quien ganó tres títulos, y cinco en esta edición con April Ross).

La excepción USA (Baloncesto)

Tres victorias ajustadas en los cuartos de final femeninos. Serbia dejó a Australia sin medallas por primera vez desde 1992, España se metió en las primeras semifinales de su historia y Francia remontó a Canadá.

Quien no tuvo ningún problema, especialmente en la segunda parte, fue Estados Unidos que consiguió su 47ª victoria olímpica seguida venciendo a Japón por 110-64, mayor diferencia de la historia en partidos eliminatorios.

La remontada (Balonmano)

Noruega, Países Bajos y Rusia se metieron en las semifinales femeninas con resultados cómodos. España llevaba el mismo camino ante Francia, a la que dominaba por 12-5 al descanso, pero Francia forzó la prórroga, ganó por 27-26 y protagonizó la mayor remontada de la historia del balonmano olímpico (masculino o femenino) tras el descanso, siete goles.

No hace falta ganar (Fútbol)

La final olímpica femenina será europea por primera vez en la historia. Suecia llega a ella con una única victoria, en el partido inaugural, algo sin precedentes, tras haber eliminado por penaltis a Estados Unidos en cuartos y a Brasil en semis. Alemania lo ha hecho ganando y sin recibir gol en cuartos y semis (1-0 a China, 2-0 a Canadá), algo que sólo había hecho Brasil en su subcampeonato de Atenas 2004.

 

Final ni soñada (Hockey hierba)

Doble sorpresa en las semifinales de hockey hierba. Argentina, con tres goles de penalti-córner de Gonzalo Peillat, aplastó a Alemania por 5-2 (llegando a ir 5-0), la peor derrota alemana en Juegos desde 1984. Y luego Bélgica superó a sus vecinos de los Países Bajos por 3-1, en su primera victoria olímpica en el duelo particular.

Así tenemos una final entre dos equipos que se estrenarán en un partido por el oro olímpico, algo que no ocurre en este deporte desde el India 3-0 Países Bajos de 1928.

Ser primero no vale para nada (Waterpolo)

Los dos campeones de la fase de grupos, Hungría y España, fueron eliminados en cuartos de final. España cayó ante Serbia (10-7, el único partido de estos Juegos en los que Serbia no ha ido por detrás en el marcador) y Hungría sucumbió en penaltis ante Montenegro.

Desde Italia y Hungría en 1968, cuando se pasaba directamente a semifinales, los dos campeones de la fase de grupos no quedaban eliminados en su primer partido eliminatorio.

Desastre histórico (Natación y gimnasia)

Dos deportes tan diferentes como la natación y la gimnasia tienen algo en común en estos Juegos, la debacle a nivel de medallas de dos de sus grandes potencias, Alemania en natación y Rumanía en gimnasia, que se fueron de vacío.

Son los primeros Juegos con participación de Alemania y sin preseas en natación desde Los Ángeles 1932. A Rumanía no le ocurría lo mismo pero en gimnasia desde Múnich 1972.

En casa, a peor (Voleibol)

Tres victorias cómodas de Países Bajos, Estados Unidos y Serbia dieron paso al gran partido de los cuartos de final femeninos, el China-Brasil ganado por las chinas en el quinto set y que supuso que Brasil se quedara fuera de las cuatro mejores por primera vez desde 1988, justo la última edición en la que habían perdido ante China.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados