Atletismo

article title

Río 2016 en datos (XI)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Ya adentrados en la última semana de Juegos Olímpicos, el atletismo sigue siendo protagonista en Rio de Janeiro, aunque hay más eventos reseñables en el décimo día de competición: el retorno de Italia a la pista, las sorpresas en el hockey hierba femenino, el dominio cubano en la lucha grecorromana o las extrañas cuentas que salieron de la fase de grupos del baloncesto masculino.

El Rey David (Atletismo)

David Rudisha revalidó su oro en 800 metros en una carrera marcada por la salida suicida de Alfred Kipketer, que le condenó a la séptima plaza. Rudisha es el tercer atleta capaz de repetir oro en la prueba tras el británico Douglas Lowe (1928) y el neozelandés Peter Snell (1964).

De cabeza (Atletismo)

La bahameña Shaunae Miller entró casi a rastras en la meta del 400, agotada por el esfuerzo realizado para batir a Allyson Felix. Miller, de 22 años, es la segunda campeona más joven en la historia del 400 superada por Monika Zehrt (RDA) oro con 19 años en Múnich 1972.

El milagro de Thiago (Atletismo)

Con Lavillenie saltando a la primera hasta 5,98m, el oro parecía asegurado para el francés porque su rival, Thiago da Silva, tenía como mejor marca 5,93m y necesitaba salta diez centímetros más. Pero el brasileño fue capaz de superar esa marca (primera vez en la historia que alguien pasa de los seis metros en Juegos) y dio a Brasil su primer título masculino en atletismo desde la victoria en 800 de Joaquim Cruz en Los Ángeles 1984.

Triple Corona (Atletismo)

Anita Włodarczyk no tuvo rival y ganó la final de martillo llevando el récord mundial hasta 82,29m. Włodarczyk, vigente campeona mundial y europea es la primera lanzadora de martillo en poseer a la vez los tres grandes títulos de una especialidad que debutó en los Juegos en 2000.

 

El primer oro (Atletismo)

Exhibición de Ruth Jebet en la final femenina de 3000 obstáculos donde realizó la segunda mejor marca de la historia, 8’59’’75, a 0’’94 del récord mundial. Con este triunfo Bahrain logra el primer oro olímpico de su historia en cualquier deporte.

Italia vuelve al velódromo (Ciclismo en pista)

Polémica final del ómnium, la combinada de seis pruebas, con Mark Cavendish provocando la dura caída del surcoreano Park y tirando de rebote al líder de la prueba, Elia Viviani. Pero el italiano se recuperó y acabó venciendo la combinada dando a Italia su primer título olímpico en el velódromo desde Sydney 2000 (puntuación femenina) y el primero a nivel masculino desde Atlanta 1996 (Martinello en puntuación y Collinelli en persecución).

Ganó el mejor (Gimnasia artística)

Aunque no eran los favoritos, según las notas en la clasificación, Eleftherios Petrounias en anillas y Sanne Wevers en barra de equilibrios se proclamaron campeones olímpicos.

Petrounias es el tercer griego oro en anillas tras Mitropoulos en 1896 y Tampakos en 2004, en ambas ocasiones en Atenas. El título de Wevers es mucho más especial al ser el tercero de toda la historia de la gimnasia neerlandesa y el segundo a nivel femenino tras el título por equipos en Amsterdam 1928.

En el otro aparato que disputó su final sí venció el mejor en la clasificación, Se-Gwang Ri en salto, segundo norcoreano campeón olímpico tras Gil-Su Pae (compartido con Vitaly Scherbo) en el caballo con arcos de 1992.

Victoria extraña (Halterofilia)

Ruslan Nurudinov ganó el peso pesado (105 Kg), la primera medalla y el primer título de Uzbekistán en halterofilia. Y lo hizo de una manera curiosa, con 14 kilos de ventaja (récord en la categoría desde 1988) pero siendo superado (por peso corporal) en la arrancada.

Nurudinov es el primer halterófilo que gana un título olímpico con 14+ Kg de ventaja sin ser el mejor en las dos modalidades, desde el soviético Leonid Taranenko en el peso pesado de 1980 (segundo en arrancada y 17,5 Kg de ventaja).

 

Cosa de mujeres (Hípica)

Tres amazonas se repartieron las medallas en doma, como ha ocurrido en todos y cada uno de los cuatro últimos Juegos. Revalidó el título la británica Charlotte Dujardin con Valegro, superando a las alemanas Werth y Sprehe. La plata de Isabell Werth es su décima medalla olímpica igualando a Franziska van Almsick como la segunda persona alemana (incluyendo la RDA) con más preseas olímpicas y por detrás de las doce de Birgit Fischer.

El heredero (Lucha grecorromana)

Mijaín López ganó su tercer título consecutivo en el peso superpesado (130 Kg) y lo hizo sin recibir un solo punto en sus cuatro combates. El cubano es el tercer hombre con tres oros en grecorromana y el segundo que gana sus tres títulos en tres Juegos consecutivos tras el ruso Alexander Karelin (1988-1996), también en el peso superpesado.

En el despacho (Natación en aguas abiertas)

El podio final en la carrera femenina de 10 Km lo decidieron los jueces con la descalificación de la francesa Muller, en principio segunda, por acciones ilegales en la lucha por la plata con la italiana Bruni. Ajeno a todo ello estuvo la ganadora Sharon van Rouwendaal que, unido al título masculino de Maarten van der Weijden, hacen de Países Bajos la primera nación con título masculino y femenino en aguas abiertas.

Otro desastre de Australia (Hockey hierba)

Países Bajos-Alemania y Nueva Zelanda-Gran Bretaña serán las semifinales femeninas. Las neerlandesas batieron a Argentina por la mínima dejando a Las Leonas sin semifinales por primera vez desde Atlanta 1996. Pero la sorpresa estuvo en el derbi oceánico que Nueva Zelanda ganó por 4-2 a Australia, igualando la peor derrota australiana en el torneo, un 0-2 ante Países Bajos en 1984.

 

Primeros y terceros (Waterpolo)

Italia-Rusia y Hungría-Estados Unidos se las verán en semifinales de waterpolo femenino tras unos cruces ganados por los campeones de grupo (Italia y Estados Unidos) y donde los subcampeones (España y Australia) fueron eliminados.

Australia cayó por penaltis ante Hungría, suerte que siempre le había sido favorable en Juegos (dos de dos). Hungría está entre los cuatro mejores habiendo ganado un único partido, algo que sólo había conseguido Países Bajos en 2008 y acabó llevándose el oro.

La calculadora (Baloncesto)

La jornada final en baloncesto tenía multitud de combinaciones y las victorias de Brasil, España y Croacia dejan unos cuartos apasionantes: Croacia-Serbia, España-Francia, Estados Unidos-Argentina y Australia-Lituania. Una ronda donde no estará Brasil, eliminado en fase de grupos por primera vez desde 1984.

Croacia ganó su grupo teniendo una diferencia de puntos negativa (400 a favor y 407 en contra) algo sin precedentes en baloncesto masculino pero que le ocurrió a Australia en el torneo femenino de Seúl 1988.

Todos pierden (Balonmano)

El balonmano masculino ha sido, junto al voleibol masculino, el único deporte colectivo donde todos los países han perdido al menos una vez en fase de grupos. En balonmano ganaron sus grupos Alemania, por primera vez desde 1984, y Croacia, aunque tendrán cruces duros, Alemania ante el subcampeón del mundo (Qatar) y Croacia ante el vigente bronce mundial (Polonia). El resto de emparejamientos son Eslovenia-Dinamarca y Francia-Brasil.

¡Oh, Canadá! (Voleibol)

Canadá logró el resultado más llamativo de toda la primera fase al vencer en la última jornada a Italia, que ya sabía que era campeón de grupo, por 3-1. Es la primera victoria canadiense en la gran competición internacional sobre Italia tras 15 enfrentamientos perdidos. Esto complicó la clasificación de Brasil pero los anfitriones solventaron su final ante Francia y ahora disputarán un morboso partido de cuartos ante Argentina.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados