Fútbol portugués

article title

Ricardo Quaresma, el mago del Dragão

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

A pesar de ser canterano del Sporting Clube de Portugal, si tenemos que ponerle una camiseta a la trayectoria futbolística de Ricardo Quaresma, esa es la del Porto. Llegó a los ‘dragones’ (para el momento, actuales campeones de Europa) proveniente del FC Barcelona, como parte de la ‘Operación Deco’ en verano de 2004, y su fútbol, para bien o para mal, jamás pasaría desapercibido.

En su primera temporada con la blanquiazul, Quaresma, ayudó al Porto a ganar la Copa Intercontinental y la Supercopa de Portugal; con todo y eso, el portugués recibió duras críticas por su estilo de juego un tanto individual y exhibicionista. La afición portista aún no apreciaba la magia de Ricardo.

En 2006, Jesualdo Ferreira llega a la dirección técnica del Porto, y convierte a Quaresma en titular indiscutido. En el equipo de Jesualdo, el extremo luso sacaría toda su clase, y junto a una buena base de jugadores (Bruno Alves, Lisandro López, ‘Lucho’ González, Hélder Postiga, etc) lograría el tricampeonato con los dragones.

En esas tres temporadas de gloria, Quaresma se consagraría en Portugal ganando varios premios individuales. Sus elegantes regates (amén de sus raíces gitanas) eran capaces de dejar atrás a cualquier defensor; Jesualdo le dio libertad de movimiento por ambas bandas del campo, lo que le permitía ostentar de su fabulosa pegada con el borde externo del pie derecho, ‘La trivela’, que se convirtió en su marca personal.

En 2008 se marcha a Chelsea donde prácticamente no juega; luego pasa a Inter, bajo el ‘cobijo’ de José Mourinho, pero su juego no se adapta al duro fútbol italiano; los pocos minutos que ve en Milan le impiden ser convocado para el Mundial de Sudáfrica en 2010.

En 2010 encontraría un nuevo hogar, el Beşiktaş del fútbol tuco. Con las ‘águilas negras’ viviría un renacer futbolístico; se acomoda a la perfección a la Superliga de Turquía, y en 2011 es nombrado mejor jugador de la Copa del mencionado país. Cuando en 2013 ficha por el Al Ahli de la Liga Árabe, todo parecía indicar que sus días en la élite europea habían llegado a su fin, pero con tan sólo unos meses en el club se desvincula del mismo y llega libre al FC Porto en enero de 2014. Con los de Julen Lopetegui, Quaresma fue titular de manera intermitente, y ayudó en la gran campaña que realizó el Porto en la Champions League 2014-2015, cayendo eliminados ante el poderoso Bayern alemán en cuartos de final.

Con la selección portuguesa, Harry Potter (como también era conocido en Portugal), no pudo desarrollar todo su potencial; siempre fue opacado por alguno de los extremos de la selección ‘Das Quinas’; famosa en el mundo entero por la cantidad de buenos jugadores que tiene en las bandas. Aún así, fue convocado para las Eurocopas de 2008 (con actuación discreta) y 2012 en la que no disputó un sólo minuto. Se habla mucho que el carácter de Quaresma lo alejó de varias convocatorias con Portugal, los técnicos temían algún tipo de choque con otras de las figuras de la selección o que su actitud con algún rival los dejara con un jugador menos en un partido importante.

Actualmente el Beşiktaş disfruta el talento del portugués, que semana a semana regala una que otra jugada que queda en la retina de la afición turca (donde ya es ídolo absoluto); y aunque siempre será muy criticado por preferir hacer una finta antes que un pase, Quaresma representa un tipo de jugador que está en extinción; en un fútbol que cada vez le presta más atención a la táctica y a las estadísticas, poco espacio queda para esas almas libre que nos recuerdan, como dijo Bertolt Brecht, que el arte, cuando es bueno, es siempre entretenido.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados